Crónica: Hondureño que ingresó a la cancha se mete en tremendo lío

Crónica: Hondureño que ingresó a la cancha se mete en tremendo lío. Conozca al joven catracho que paró el partido de su equipo contra México.

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Mario Guevara/MH
  • Crónica: Hondureño que ingresó a la cancha se mete en tremendo lío
  • Conozca al joven catracho que paró el partido de su equipo contra México
  • Denis acabó en prisión simplemente por buscar una foto con su estrella favorita

Crónica Hondureño cancha lío. En Estados Unidos hay un joven güerito y colocho que, de la noche a la mañana se hizo famoso tras interrumpir el partido que su selección de Honduras jugaba contra la de México en el majestuoso estadio Mercedes Benz de Atlanta (Georgia) ante más de 70 mil espectadores y esto sin contar los posiblemente millones que veían el encuentro por televisión.

Denis Romero Lizardo, de apenas 17 años, es un claro ejemplo de como una simple reacción ante la emoción de tener cerca a alguien que uno admira, puede llevarlo hasta a infringir la ley y por consiguiente a la cárcel, pues se atrevió a hacer algo que no cualquiera haría y todo por retratarse y saludar al futbolista que ha admirado desde que era un niño.

Se saltó la barda y se metió a la cancha: Crónica Hondureño cancha lío

Crónica Hondureño cancha lío
Fotos por Mario Guevara/MH

El juego ya estaba por terminar. De hecho, apenas el cuarto réferi caminaba para anunciar los minutos que daría como tiempo extra, cuando de repente, Denis sintió un tremendo impulso de hacer algo que, hasta ahora, ni siquiera él mismo se explica: “ve a saludar a Maynor”, le dijo una voz dentro de sí, y él muy obediente, se brincó al estadio con la bandera de su país en su espalda.

Milagrosamente ningún guardia de seguridad lo vio a tiempo, así es que caminó hacia el interior de la cancha sin importarle que el partido aún no culminaba. Fue hasta que ya había avanzado muchos metros que lo detectaron y que comenzaron a seguirlo, pero a pesar de que corrían, ya les llevaba mucha ventaja.

Con celular en mano y tremenda sonrisa en su rostro: Crónica Hondureño cancha lío

Fotos por Mario Guevara/MH

La alegría de Denis era notoria. Las cámaras de todos los fotógrafos y videografos que estábamos detrás de las porterías podíamos captarla con nuestros lentes. Llevaba el celular en una de sus manos ya listo para captar ese momento al lado de su estrella favorita: el capitán de la H, Maynor Figueroa.

Estaba apenas a unos cuantos pies de lograr su gran sueño. Lo tenía tan cerca, que hasta el mismo Maynor lo vio y extendió sus manos para abrazarlo, pues no necesitaba ser adivino para saber cuáles eran sus intenciones. Lamentablemente, Denis nunca llegó siquiera a tocar al deportista, pues fue derribado justo antes de alcanzarlo.

Acabó en el suelo rodeado de muchos hombres: Crónica Hondureño cancha lío

Fotos por Mario Guevara/MH

A leguas se notaba que se trataba de un muchachito. Su carita de niño lo delataba, pero hasta ese instante solo sus allegados que habían llegado al estadio con él y quienes lo vieron en la TV lo reconocieron. Nadie más. Quizá por eso fue por lo que le cayeron entre tantos. Hombres del doble de la edad y tamaño que él se le fueron encima como tipo jugadores de futbol americano.

La fuerza con la que el personal de seguridad pretendía abalanzársele también era notoria al punto que varios jugadores trataron de evitarlo, pero fue en vano. Cuando menos lo sintió ya estaba en el suelo completamente inmóvil. “Él viene con nosotros, por favor suéltenlo”, les pedía Maynor, pero no le hicieron caso. Seguro no le entendían, pues se los decía en español.

Fue directito a la cárcel de la ciudad: Crónica Hondureño cancha lío

Archivado como: Crónica Hondureño cancha lío

El pobre Denis fue sacado por la fuerza del estadio y entregado a los policías de la Georgia State Patrol (GSP), quienes lo trasladaron al centro de detención de Atlanta, donde lo ficharon bajo el cargo de conducta desordenada e irrumpir en un importante evento deportivo local. Le tocó pasar toda la santa noche en una fría celda porque no portaba ningún documento de identidad.

No fue hasta que apareció su papá en horas de la madrugada con su acta de nacimiento que certifica que era menor de edad que lo dejaron salir sin pagar siquiera una fianza, aunque claro, le dieron un citatorio para que comparezca ante un juez estatal en un par de meses. El padre de Denis estaba tan molesto con él por su acción que hasta lo regañó frente a todos.

Pero lo vivido nadie se lo quita: Crónica Hondureño cancha lío

Fotos por Mario Guevara/MH

A pesar de tremendo reproche, Denis estaba satisfecho con el simple hecho de al menos, haber estado tan cerca de sus ídolos. Seguía tan emocionado que ni siquiera sintió el camino de regreso a Raleigh (Carolina del Norte) a unas siete horas del Mercedes Benz. Eso sí, su teléfono no paraba de sonar. Lo llamaban de Honduras y de muchas partes de Estados Unidos.

Sus familiares y amigos que vieron su hazaña por la televisión estaban preocupados por su destino. Y es que su acción también se hizo viral en las redes sociales al punto de que algunos hasta llegaron a comentar que eso fue lo más emocionante del partido, a lo mejor porque todos esperábamos goles, pero el marcador final fue un empate a cero.

En casa lo esperaban con un banquete: Crónica Hondureño cancha lío

Archivado como: Crónica Hondureño cancha lío
Foto: cortesía Denis Romero

La familia de Denis sabía que había pasado una mala noche y que seguramente estaba hambriento, así es que le prepararon su platillo favorito al chico (pescado frito con sus tradicionales acompañantes) para que pudiera al menos olvidarse del trago amargo que acababa de vivir.

Degustándolo estaba cuando le informaron de una tremenda noticia: Maynor lo estaba buscando por cielo y tierra. El legendario jugador hondureño de 38 años estaba tratando de identificarlo y contactarlo para hacerle realidad su deseo de saludarlo, aunque sea por Facetime y no solo eso, sino también de regalarle su uniforme, el cual le envió ahora lunes por correo. Archivado como: Crónica Hondureño cancha lío

Su sueño se hizo realidad

Foto: cortesía Denis Romero

También hablé con Denis sobre su experiencia y el resultado final, según me dijo, lo ha dejado más que satisfecho. Sabe bien que está metido en un problema legal, pero le tranquiliza el hecho de saber que no se trata de un delito grave, así que confía en que saldrá bien librado. Cuando le pregunté que si estaba arrepentido de lo que hizo, su respuesta fue tajante: “NO’.

“Fue un error meterme. No pensé que me llevarían preso, solo me imaginé que me echarían del estadio, pero valió la pena. Solo así pude vivir lo que ahora estoy pasando”, me dijo Denis, quien juega fútbol desde que tenía cuatro años. Aquí en Estados Unidos es parte de un equipo juvenil como lateral derecho. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima. Archivado como: Crónica Hondureño cancha lío

Etiquetas: , ,
Continua artículo relacionado