Crónica: Hispano viola a niña y la contagia con su enfermedad

  • Crónica: Hispano viola a niña y la contagia con su enfermedad.
  • Esperó a que su mujer se durmiera para sacar su instinto salvaje.
  • La pequeña víctima no lo delataba por miedo a que dejara de mantener su familia.

Hoy quiero exponerles el caso de una niña de Georgia que le pasó algo terrible y en su propio hogar, que se supone que es el lugar donde más seguros deben de estar.

Su verdadera identidad se mantendrá en el anonimato por obvias razones, pero para fines de narrar mejor esta historia la llamaré ‘Anita’.

Durante varios años, la niña trató a su padrastro cómo si fuera su padre biológico y él también la veía como a su propia hija.

A la vista de todos, daba la impresión de que ambos se amaban y respetaban, pero conforme la pequeña fue creciendo y su cuerpecito tomando la forma del de una mujer, el sujeto comenzó a verla con otros ojos.

Edwin Morán, de 34 años, no pudo controlar sus instintos animales e hizo algo que, además de arruinar su vida para siempre,  marcó la de esa inocente criatura que lo respetaba tanto y que hasta había llegado a amarlo.

Esperó a que su mujer se durmiera y en medio de la noche se levantó y se fue de puntillas hacia al lugar en donde Anita se encontraba descansando.

El pervertido se metió en la cama de la menor y la abusó sexualmente, pero para su mala suerte, su novia se levantó justo en ese instante para ir al baño y al ver que él no estaba a su lado, comenzó a buscarlo.

Tremada sorpresa se llevó cuando encontró a su marido semidesnudo y saliendo del sitio de la casa donde dormía la chica, entonces de 13 años.

De inmediato comenzó una discusión fuerte entre ellos y, aunque él trató de dar un millón de excusas y justificaciones, ella no le creyó.

Comenzó entonces a interrogar a la adolescente y esta solo lloraba y guardaba silencio, pero no decía nada, por lo que la madre llamó sin dudarlo al 911.

En cuestión de minutos, la vivienda estaba llena de policías de la ciudad de Marietta.

Todos querían saber qué había pasado esa noche en la casa y si Anita había sido violada o manoseada por su padrastro, pero ninguno de los dos decía nada. La respuesta de la nena siempre era la misma “yo no sé que pasó, yo estaba dormida”.

Para salir de la duda, las autoridades decidieron llevar a la niña a un centro m��dico, donde tras examinarla exhaustivamente, confirmaron el peor temor de la familia: presentaba las lesiones típicas de un ultraje sexual.

Pero eso no es todo. Los doctores también le dieron a la madre y a los investigadores otra mala noticia: la chica tenía una enfermedad venérea, o sea una de esas que se contagia exclusivamente por vía sexual.

Edwin Morán, de 34 años. (Sheriff de Cobb)

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+