Crónica: Hispano llega a fiesta infantil solo para arruinarla

Crónica Hispano fiesta infantil solo para arruinarla y acabar con la felicidad . Eloy Hernández se creía muy machito ante los demás invitados.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Eloy Hernández Martínez (Oficina del Alguacil de Gwinnett)
  • Crónica: Hispano llega a fiesta infantil solo para arruinarla
  • Eloy Hernández se creía muy machito ante los demás invitados
  • Al final, se cansaron, lo confrontaron y terminaron entregándolo a la policía

Crónica Hispano fiesta infantil. Dudo mucho que los amigos de Eloy Hernández Martínez vuelvan a invitarlo a las fiestas de sus hijos. Y es que, recientemente acudió a una de esas invitaciones, pero terminó aguándoles el ‘party’ cuando al calor de los tragos comenzó a hacer una serie de estupideces que casi terminan en tragedia.

De acuerdo con el reporte de las autoridades del condado de Gwinnett (Georgia) Eloy, de 36 años y de origen mexicano, llegó al festejo la noche del 7 de noviembre y luego de unos minutos comenzó a fantasear con un arma de fuego. Al parecer era la primera vez que el hombre andaba armado porque se sentía realizado.

Comenzó a jugar con la pistola en medio de todos

Crónica Hispano fiesta infantil
Eloy Hernández Martínez (Oficina del Alguacil de Gwinnett)

La policía afirma que el sospechoso empezó a manipular su arma en medio de varias personas que estaban en la cocina de la casa sirviéndose unos bocadillos. Eso obviamente incomodó a uno de los anfitriones le pidió cortésmente que dejara de hacer eso, porque era peligroso y que alguien podría salir herido si llegaba a disparársele.

“Que no miras que aquí hay muchos niños”, le dijo la persona al imputado, que en lugar de entender que ella tenía la razón y que él estaba equivocado, se alteró. El reporte policial indica que lo que Eloy hizo fue apuntarle en la cara con la pistola y advertirle que “dejara de estarlo jodiendo”. Archivado como: Crónica Hispano fiesta infantil

Otro invitado también le reclamó

Crónica Hispano fiesta infantil
Todo ocurrió mientras que los invitados se servían unos sabrosos bocadillos (Archivo/MH)

Al ver dicha reacción, otro invitado a la fiesta salió en defensa de la dueña de la casa y le reprochó a Eloy que no debía hacer eso y que lo mejor era que se calmara. Lo que logró con eso fue que el imputado también le apuntara en el estómago, lo que prácticamente lo dejó mudo ante el temor de ser asesinado.

En ese momento ya Eloy estaba completamente airado, al punto que levantó el arma, apuntó hacia el techo y comenzó a agitarla, lo que atrajo la atención de todos los presentes, algunos de los cuales hasta buscaron un escondite para ponerse a salvo de las balas en caso de que llegase a abrir fuego. Archivado como: Crónica Hispano fiesta infantil

Entre varios lograron confrontarlo y desarmarlo

Crónica Hispano fiesta infantil
Foto Archivo

Al menos dos hombres que estaban en la casa también en calidad de invitados se armaron de valor y se le fueron encima a Eloy aún a sabiendas de que podrían resultar baleados o hasta muertos. Los valientes lucharon con él hasta que lograron desarmarlo y de inmediato, llamaron al 911.

Debido a la seriedad del caso, la policía tomó esa llamada como prioridad uno, por lo cual enviaron a varias de sus unidades cuanto antes. En cuestión de minutos, el hogar estaba lleno de patrulleros. Cuando los uniformados llegaron, ya Eloy estaba controlado. Tenía varios golpes en diversas partes del cuerpo que incluso sangraban. Archivado como: Crónica Hispano fiesta infantil

Se encontraba completamente intoxicado

Crónica Hispano fiesta infantil
Archivo/MH

Los oficiales trasladaron al sospechoso a un centro médico para que recibiera asistencia por las heridas e inmediatamente después, lo recluyeron en la cárcel de la localidad de Gwinnett bajo cargos de asalto agravado y comportarse de manera peligrosa, entre otros. Una vez ahí determinaron que se encontraba borracho.

Al día siguiente, cuando despertó, Eloy cayó en cuenta de que estaba en una fría celda, aunque no se acordaba exactamente el porqué. De su pistolita que cargaba con orgullo oculta en su cintura no había ni rastros, pues fue confiscada por las autoridades locales y ahora servirá como prueba en su contra. Archivado como: Crónica Hispano fiesta infantil

Pero esta historia pudo tener un peor desenlace

Crónica Hispano fiesta infantil
Eloy Hernández Martínez (Oficina del Alguacil de Gwinnett)

Eloy sigue preso, aunque un juez estatal le permitió la salida bajo el pago de una fianza de casi 20 mil dólares. No es la primera vez que se mete en problemas con la justicia en Georgia, pues en 2015 fue arrestado por manejar sin licencia y huir de la escena tras provocar un accidente de tránsito.

Pero pudo irle peor, ya que en de haber lastimado a alguien con su arma, seguramente la historia sería distinta pues estaría en riesgo de permanecer por largo tiempo tras las rejas, así es que al final de cuentas debe sentirse afortunado de que en su borrachera no haya matado a nadie con esa arma cargada. Archivado como: Crónica Hispano fiesta infantil

Tomás Rodríguez no corrió con la misma suerte

Crónica: Tragos y caos acabaron en crimen estúpido
Adrián Herrera en la corte. Foto: Alguacil de Gwinnett

El caso de Eloy me hizo acordarme de un crimen ocurrido la fría noche del 3 de diciembre de 2017 en otra fiesta infantil en la ciudad de Dacula (Georgia). Tomas Rodríguez, de 38 años, quedó tirado en el patio trasero de una vivienda con su cabeza y rostro ensangrentados.

Y es que otra de las personas que departían en la fiesta comenzó a discutir con la víctima y cuando menos lo esperaba, le pegó un fuerte puñetazo en la cara que lo hizo caer de espaldas. En la caída, Rodríguez se golpeó el cráneo y murió en el acto ante la mirada atónita de casi un centenar de invitados, algunos de los cuales llamaron de inmediato al 911. Archivado como: Crónica Hispano fiesta infantil

Solo porque le llamó ‘vagina’

hispano en problemas con la ley
Foto: Shutterstock

Todos los dedos señalaron entonces a Adrián Herrera, de 31 años, como el culpable de esa muerte. Ante la declaración de decenas de testigos, la policía no dudó un solo momento en poner bajo arresto a Herrera, que se encontraba bajo la influencia del alcohol. Tras ser interrogado, el entonces sospechoso declaró que atacó a su “amigo” en defensa propia ya que durante las horas previas lo había insultado.

Literalmente dijo que le había estado llamando “vagina” y que, aunque inicialmente soportó, al final eso lo alteró mucho y por ende respondió así de violento. Este lamentable incidente que dejó sin padre a tres niños. Herrera fue acusado formalmente de homicidio involuntario y recluido en la prisión de Gwinnett, aunque salió libre bajo fianza unos días después.

Echó a perder su vida en Estados Unidos

hispano en problemas con la ley
Foto: Getty.

El juez a cargo del caso determinó que 10 años de condena eran suficientes para darle una lección. De ellos, debería permanecer tras las rejas 7 años y el resto bajo libertad condicional. Aparte de eso, Herrera tendría que pagar 12,000 dólares a la familia para cubrir los gastos funerarios. Al final no hizo nada de eso, pues se fue huyendo a México antes de que comenzara a cumplir su sentencia.

Ojalá que esta triste historia sirva de ejemplo para muchas personas que no miden las consecuencias de sus acciones. Y que se den cuenta de que a veces una mínima rencilla puede acabar mal, en especial si no se tiene control absoluto del organismo, cuando se está bajo la influencia del alcohol o las drogas. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima. Archivado como: Crónica Hispano fiesta infantil

Continua artículo relacionado