Crónica: Hispana abatida por la policía tras apuñalar a su hijo 25 veces (FOTOS y VIDEO)

  • Crónica: Madre hispana apuñala a su hijo 25 veces y es abatida por la policía (VIDEO)
  • Claudia Nadia Rodríguez era la madre del pequeño.
  • Imágenes extraordinariamente fuertes, se recomienda precaución porque pueden herir la sensibilidad.

Claudia está convencida de que tiene que hacerlo. No hay otra salida. Por eso, esta madre hispana apuñala 25 veces a su hijo, Winston Lee Xavier Brandon, de tan solo 7 años.

La policía de Henderson recibe una llamada en el 911.

“Policía de Henderson, ¿cuál es la dirección de la emergencia?”

“Uhhh, 2222 Sunridge Heights Parkway”, contesta Claudia. Se la escucha agitada, perturbada. Lo que eriza el cabello de la empleada de la policía al otro lado de la línea es que también se escucha el llanto de un niño.

El niño llora asustado y herido. Se le desorbitan los ojos. No entiende que pasa, lo que mamá le está haciendo duele. Duelen las heridas y duele verla así, desnuda y loca, con ese cuchillo en la mano atacándole una y otra vez.

Además… habla sola, con alguien que el pequeño no puede ver. ¡Tiene tanto miedo! Mamá es la única persona que puede protegerle del mundo y ahora le está apuñalando.

“Muy, bien, ¿y cuál es su….?”, la operadora no puede terminar su pregunta porque escucha algo que no la dejará dormir por semanas.

“Mamá trata de matarme”, dice del otro lado de la línea la voz de un niño evidentemente muy pequeño. Él solo tiene 7 años.

“¡Sí!, tratan de matarse entre ellos, nos están obligando a hacerlo”, dice Claudia.

No tiene sentido, nada tiene sentido. La operadora intenta entender dónde está sucediendo esta locura. El niño llora de fondo, sin consuelo.

No lo consigue, Claudia le explica: “Tenemos que matarnos. Me tengo que ir”

“911 ¡ayúdame! Mamá esta tratando de…”, clama el pequeño.

“¿Qué está pasando?”, la operadora está muy alarmada.

“¡Ah!, ¡ahh!, ¡ahhh! ¡No me hagas daño, por favor! ¡No me hagas daño!”, el niño se escucha horrorizado. “¡Ayúdenme! ¡Mamá, no!”

“Tenemos que matarnos…”, repite Claudia, calmada y fría.

Eso es lo último que se escucha en la llamada. La operadora intenta comunicarse de nuevo sin éxito.

Da parte a la patrulla, que se presenta en el lugar poco tiempo después. Todo parece en calma, un medio día soleado, silencio en el complejo de departamentos.

El agente toca la puerta. Se abre y no puede contener la impresión. Delante de él hay un niño pequeño cubierto de heridas y sangre.

“¡Llama al servicio médico!” le grita a su compañero, que pone al niño a resguardo.

Departamento de Policía de Henderson

Lo que viene a continuación es algo inexplicable, horroroso y muy gráfico.

El agente entra en la sala del apartamento y ve a Claudia totalmente desnuda, enloquecida. Ella no quiere o puede calmarse.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+