Crónica: Fueron por tortillas y la tragedia se ensañó con esta familia

  • Crónica: Fueron por tortillas y la tragedia se ensañó con esta familia.
  • Una familia fue a buscar su almuerzo en un restaurante y en pocos minutos su vida quedó destrozada.
  • Los Cortés no tienen consuelo por algo que comenzó como una hermosa salida en familia.

La familia Cortés decidió comer algo diferente y rico sin que mamá tuviera que cocinar, así que, todos, los padres y sus cuatro hijos, se fueron a buscar delivery de tortillas en un restaurant.

Eran las 2 p.m. del domingo en Pico Rivera, la zona de restaurantes de Los Angeles.

Todos estaban contentos, pero eran muchos, así que mamá y papá decidieron bajarse a buscar el pedido en la tortillería La Mano, mientras los 4 hijos quedaban en la van familiar.

“No vayan a hacer bochinche”, dijo mamá con una sonrisa. Los cuatro respondieron con muecas divertidas, el domingo era un día encantador.

“¡¡No se olviden de traer postre!!”, se reían.

Eran cinco minutos nada más, las llaves del auto estaban puestas para el aire acondicionado los mantuviera fresquitos a todos, los niños estaban juntos. Nada iba a pasar. Estaban más seguros en el auto que afuera.

Papá guiño un ojo, “Pórtense bien”, dijo.

Y entraron en el restaurante para buscar el almuerzo.

Los niños se prendieron a sus celulares, bromearon, se pelearon, en fin, todas esas cosas que sabemos que hacen los niños cuando los padres no están.

Pero no estaban tan solos como creían.

Alguien estaba vigilando cada uno de sus movimientos.

José Aguilar, de 26 años, estaba observando.

Y, de la nada, cuando los padres dejaron solos a los niños, saltó al asiento del conductor y se robó el auto aunque los hijos de los Cortés estaban dentro.

“¡Salgan de aquí! ¡Salgan del madito auto!”, les gritó mientras ya lo ponía en movimiento.

Dos de los hijos, una muchacha de 18 años y un varón de 11, pelearon con Aguilar antes de que este acelerara, pero no pudieron impedirlo.

“¡¡Vámonos!!”, gritó Aguilar, y aceleró el vehículo de manera vertiginosa. Los dos “hermanos peleadores” salieron disparados del auto enseguida, puesto que las puertas de la van se abrieron por el acelerón, sufrieron heridas menores.

Pero en el vehículo quedaron atrapados con Aguilar dos hermanitos más. Isabella de 13 años y el más pequeño de todos, de 8 años.

Isabella vio horrorizada cómo Aguilar expulsaba a su hermanito del auto a una veocidad de 60 millas por hora.

Después fue su turno. No se sabe todavía si a ella también la empujó o ella misma quiso escapar aterrada como estaba y saltó.

Fueron por tortillas y la tragedia los destruyó, por Mario Guevara

La van familiar a la izquierda, Isabella Cortés a la derecha – Fotos: Captura de video ABC News

Pero también cayó del auto en marcha. Solo que Isabella no tuvo la misma suerte que sus hermanos y murió en el acto.

Aguilar siguió su loca carrera a gran velocidad por Whittier Boulevard hasta que su falta de todo lo llevó a chocar con otro auto en la intersección de Whittier y Rosemead Boulevards.

Allí no se acabó su aventura de robacoches. El auto se detuvo debido a una avería masiva y Aguilar huyó corriendo.

Página: 1 2 3