Crónica: Hasta el café que se sirvió Francisco Ramírez deberá pagar caro

Compartir
Suscríbete
Suscríbete
Recibe por email todo nuestro contenido.
Crónica: Hasta el café que se sirvió Francisco Ramírez deberá pagar caro
Foto: Alguacil Johnston / Video: MH
  • Crónica: Hasta el café que se sirvió deberá pagar caro Francisco Ramírez
  • Francisco Ramírez sustrajo 90 dólares de Walmart y ahora deberá pagar $25,000
  • El hispano pretendía salir de la tienda sin pagar unos objetos de poco valor

Francisco Ramírez cometió el error de su vida al entrar a una tienda Walmart y tratar de irse sin pagar algunos artículos – de muy poco valor, por cierto – pues fue detectado por la seguridad del establecimiento que, sin pensarlo dos veces, lo retuvo a su salida antes de echarle a la policía.

De acuerdo con los expedientes judiciales, el hispano de 38 años y residente de la ciudad de Garner (Carolina del Norte) ingresó la semana pasada al negocio de su localidad y comenzó a curiosear por diversos departamentos, pero no tomaba nada, hasta que de repente vio unas gafas para el sol.

Así comenzó sus “compras del día” Francisco Ramírez

McDonald's cierra en Walmart
Getty Images

Francisco Ramírez se colocó los lentes, se paró frente a un espejo, vio como le quedaban y aparentemente le gustó como se veía, pues se los dejó puestos, antes de seguir con sus “compras del día”. Un par de minutos después se detuvo en la sección de aparatos electrónicos y tomó una pequeña caja que contenía un par de audífonos.

Hasta ese momento el costo de lo que el cliente latino había tomado apenas alcanzaba los 50 dólares, relativamente poco para lo que la mayoría solemos gastar cuando entramos a ese negocio. Pero la “compra” no terminó ahí, pues Francisco Ramírez también se detuvo en el departamento de joyas.

A Francisco Ramírez le gustó una cadenita de plata

Francisco Ramírez

Ramírez tomó entonces un collar de plata, lo contempló por un instante y dijo para sus adentros: “me lo llevo”. Ya iba buscando la salida de Walmart cuando se le antojó un café frío de Starbucks. Tomó una botella de vidrio y siguió avanzando. Para ese momento ya su cuenta era de casi 90 dólares.

Qué bien, le alcanzaba, pues portaba en su cartera un billete de 100 solamente. El cliente siguió caminando hacia las cajas registradoras. Cualquiera habría pensado que se dirigía a pagar los artículos, pero no fue así. Según la Oficina del Alguacil del condado de Johnston salió de la tienda sin pagar absolutamente nada.

Los guardias de seguridad acorralaron a Francisco Ramírez

Francisco Ramírez
Foto: Getty Images

Justo cuando Francisco Ramírez creía que ya se había salido con la suya y que se llevaría gratis el botín, se vio rodeado en el estacionamiento por los guardias de seguridad de Walmart. Los vigilantes le dijeron que habían visto todos sus movimientos por medio de las cámaras y que sabían bien todo lo que acababa de hacer.

Le informaron que hasta lo tenían grabado mientras le quitaba el sensor de seguridad a uno de los artículos con la intención de evitar que sonara la alarma, pero él lo negó absolutamente todo. Entonces le pidieron su factura de los productos que acababa de sacar y, obviamente, no pudo entregarles nada.

La policía llegó al lugar en minutos para capturar a Francisco Ramírez

Francisco Ramírez

El cuento de que a lo mejor el recibo se le había caído en ese corto trayecto de nada le sirvió, pues ya los guardias estaban llamando al 911, y a las autoridades locales les tomó seis minutos llegar al estacionamiento de ese Walmart donde tenían retenido a Francisco Ramírez. Lo interrogaron y tampoco pudo probarle a los uniformados que se trataba de un error.

Francisco Ramírez fue arrestado en el acto y recluido en la prisión de la localidad tras ser acusado de hurto, un delito menor en ese estado. La mercancía por su parte fue devuelta a la empresa luego de que los uniformados le tomaran fotografías para presentarlas como evidencias en la Corte cuando llegue el día del juicio en contra del sospechoso quien, por cierto, si quiere recuperar su libertad deberá pagar 25 mil dólares que un juez le impuso como fianza.

La chica también se quiso pasar de lista

Francisco Ramírez

Otra que también se metió en severo lío legal por tomar lo que no le pertenecía es Alexandra Benítez Flores, de 21 años. La chica fue recluida en la cárcel del condado de Smithfield (Carolina del Norte) bajo cargos de sustraer joyas nada pertenecientes a nada más y nada menos que a su propia madre.

Las autoridades locales aseguran que, tras tomar las prendas de oro de su mamá, se fue a meter a una tienda de empeños para tratar de obtener un dinero rápido y fácil, pero que el tiro le salió por la culata. Y es que cuando su mamá descubrió que le habían robado, llamó de inmediato a la policía.

El rosario fue lo que más le dolió

Adolescente y su novio Pastor evangélico gay, Fabián Kreischer, asesinato
Foto: Shutterstock

La madre de Alexandra alega que a pesar de que lo que menos quería era meter en problemas legales a su hijita, tuvo que hacerlo, pues entre los objetos sustraídos estaba un rosario que es de mucho valor sentimental para ella. Las prendas tenían un costo aproximado de 6,500 dólares de acuerdo con la denunciante.

La mamá de la sospechosa asegura que el robo ocurrió justo después de que su hija la visitara luego de mucho tiempo sin verse. Aparentemente la joven aprovechó un descuido para tomar las joyas y luego se despidió. Hasta que ya se había marchado la madre descubrió que su cadena de oro valorada en 4 mil dólares y otras de sus pertenencias ya no estaban.

La delató con todo el dolor de su alma

Vocalista de Zona Rika
Foto: Archivo de Shutterstock

A pesar de que el rosario era lo menos costoso (unos 200 dólares) entre los objetos sustraídos, la mamá se vio en la necesidad de reportar el suceso porque su hija no quiso hacerse cargo ni mucho menos devolvérselo. Por ello, la policía llegó hasta su casa en la ciudad de Durham para aprehenderla.

La mercancía fue recuperada y devuelta a su propietaria, mientras que la presunta ladrona fue encarcelada bajo una fianza de 15 mil dólares. De acuerdo con los expedientes judiciales, la muchacha enfrenta varios delitos graves relacionados con el robo. Qué mal por ella. Mejor le habría salido pedirle ayuda económica a su madre o al menos negociar con ella cuando la descubrió. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.