Crónica: Se la pasó estafando a los más vulnerables y ahora será deportada

blank
blank

  • Crónica: Se la pasó estafando a los más vulnerables y ahora será deportada.
  • Una colombiana y sus cómplices pensaron que eran los más listos del mundo… pero se les acabó la suerte.
  • Ahora todo el dolor que provocaron les juega en contra y enfrentan cargos y condenas por ello. 

¿Se hizo justicia? Yo diría que sí. El daño y dolor causado a todas estas ancianas tenía que terminar. Lo que hacían esta colombiana y sus cómplices era rapiñar a las más vulnerables valiéndose de engaños… pero se terminó.

Luisa Camargo, de 39 años, llegó a Estados Unidos como turista en 2010. Cuando se acabó su visa, se quedó como indocumentada. Hasta ahí, es la misma historia de miles de hispanos.

Pero en vez de intentar forjarse un futuro trabajando, Camargo decidió hacer de su sueño un mundo de estafa.

Se alió con un grupo de estafadores, todos colombianos en LA: Mercedes Montañez, de 68 años; María Luisa Henao, de 43, y Tito Lozada, de 50 años, para engañar a mujeres hispanas de la tercera edad con un fraude de lotería.

Lo que hacían era más o menos así.

Camargo y sus cómplices buscaban en Long Beach y otras áreas ancianas hispanas que estuvieran solas. Lo mejor es que estuvieran caminando o paseando.

Entonces, una vez elegida la anciana, Camargo hacía que se encontraba con ella caminando. Simulaba llorar a mares porque tenía un gran problema.

Por supuesto, siendo una artista del engaño, convencía enseguida a su víctima de que lo que le sucedía era real. Le contaba, siempre en español, que tenía un boleto de lotería ganador (“Latin Lotto”) pero no podía cobrarlo porque era indocumentada y no había forma de obtener su premio de esa forma.

La víctima, al principio, quizá desconfiara un poco, pero, al mismo tiempo, se iba despertando la codicia en ella también, eso hay que decirlo.

Por eso, cuando otra de las cómplice de Camargo llegaba “repentinamente” al ver a una mujer llorando, y esta lecontaba su “problema”, a la anciana ya no le cabían dudas de que era todo verdad.

Para engañarla más y mejor, llamaban por teléfono a un empleado de la Lotería, que, obvio, era otro de los estafadores, que confirmaba que sí, que ese era un boleto ganador y que, para cobrarlo, necesitaban hacer un depósito.

Camargo lloraría más fuerte y desconsolada porque, según ella, no tendría dinero para haer el depósito. Entonces, con la víctima completamente convencida, pedía ayuda para cobrar el boleto ganador y después, devolverle la cantidad y darle una ganancia extra por el favor.

La víctima colaboraba de buena gana con el asunto. Algunas habrán compadecido a Carmargo, otras habrán visto puro negocio ventajoso y rápido.

Era entonces cuando los estafadores acompañaban a las ancianas a sus casas o al banco para hacerse de un botín que las mujeres pensaban era para ayudar. Todo valía, dinero en efectivo, joyas, cosas de valor.

Después, se las arreglaban para dar el esquinazo a la víctima, hacerla bajar del auto o como fuera, y huir con todo.

Crónica: Estafadora de hispanas ancianas cae con todo y será deportada

Crónica: Estafadora de hispanas ancianas cae con todo y será deportada – Camargo, Montanez y Lozada. Foto: Departamento de Policía de Los Ángeles

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank