Crónica: Se escaparon de clases para festejar y casi acaban en la tumba

  • Crónica: Se escaparon de clases para festejar y casi acaban en la tumba.
  • La pesadilla aún no acaba para este grupo de jóvenes latinos.
  • La policía asegura que la investigación sigue en curso y no descarta que haya más arrestos.

Un grupo de jóvenes hispanos de Georgia se llevaron el susto de sus vidas luego de que se escaparan de la escuela para “celebrar” el cumpleaños de uno de ellos.

Según el reporte policial, decidieron dar un paseo juntos por el área metropolitana de Atlanta, pero nada más ni nada menos que en un carro robado.

Las autoridades del condado de Gwinnett informaron a MundoHispánico que Manuel López, quien justamente estaba cumpliendo ese día sus 17 años, se robó el vehículo a punta de pistola y luego convenció a tres de sus compañeros de que lo acompañaran a su celebración.

Ni lentos ni perezosos, los muchachos, todos de 15 años, se salieron de clases para acompañar a Manuel, sin imaginarse lo que el destino les tenía preparado.

Y es que, apenas un par de millas de su centro de estudios, un oficial de policía detectó de que se trataba de un coche con reporte de robo, por lo que les ordenó detenerse.

Pero en lugar de parar y enfrentar las consecuencias de sus malas decisiones como tenía que ser, Manuel aceleró la marcha al punto de que casi alcanza las 100 millas por hora en una calle donde la velocidad es de 35MPH.

De inmediato se inició una amplia persecución policial en la que participaron media docena de patrullas, tanto del condado como de la ciudad de Lilburn.

Como era de esperarse, debido a la falta de experiencia como conductor y tantas imprudencias que cometió Manuel tras el volante, como por ejemplo manejar en sentido contrario, finalmente el adolescente terminó perdiendo el control del automóvil.

Manuel se salió de la vía y tras explotársele una de las llantas, el carro dio varias vueltas, hasta que finalmente se detuvo tras estrellarse contra un poste del tendido eléctrico.

El accidente dejó sin electricidad por varias horas a todos los vecindarios aledaños, pero eso no es lo peor.

Los cuatro ocupantes del automotor resultaron severamente heridos, por lo que todos fueron trasladados de emergencia a un hospital cercano.

Por cosas de la vida, Manuel, el cumpleañero, fue el primero en recuperarse de las lesiones. Tres días después del accidente fue dado de alta y la policía se lo llevó a la cárcel.

Sus compañeros de escuela mientras tanto, siguieron internados en estado crítico. Eduardo fue el segundo en salir del centro médico y tuve la oportunidad de hablar con él en su hogar.

“Aprendí la lección de no hacerle caso a mi madre. No me volveré a escapar de la escuela y en adelante, voy a escoger mejor a mis amigos”, me dijo el muchacho, aun evidentemente adolorido.

Y es que Eduardo acabó con una cabeza rota, al punto que se le veía el cráneo, por lo cual tuvieron que hacerle una reconstrucción.

Además, se fracturó el hombro izquierdo y me dijo que siente unos dolores intensos en su pecho y espalda.

Pero a la verdad, tiene suerte de vivir para contarlo por cómo quedó de destrozado el carro en que viajaban.

De hecho, sus dos amigos, identificados por la policía como Alexis e Isis, siguen hospitalizados en estado crítico.

Crónica escaparon acaban tumba

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+