Crónica: Nuevo escándalo en iglesia evangélica sacude a comunidad

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Capturas de video tomadas de Facebook
  • Crónica: Nuevo escándalo en iglesia evangélica sacude a comunidad.
  • Un feligrés acabó esposado por la policía cuando el pastor lo denunció.
  • El incidente al parecer fue producto de “diferencias” con el líder religioso.

 Un nuevo escandálo ocurrido esta semana en una congregación evangélica de Carolina del Norte está conmocionando a nuestra comunidad.

Y es que en un video que se ha vuelto viral en las redes sociales se puede ver como un miembro de la Iglesia Bautista Puerta Abierta de la ciudad de McLeansville, en Carolina del Norte, es detenido por las autoridades locales por negarse a abandonar el precinto.

La persona que fue esposada fue identificada como Félix Arias Evangelista, a quien acusaron de allanamiento de morada.

Los policías del condado de Guilford llegaron al lugar tras recibir una llamada en donde se reportaba que alguien había entrado sin autorización al ministerio. Los uniformados entonces abordaron a Arias en pleno servicio religioso y le pidieron que se fuera, pero otra persona les gritó: “Estamos en la iglesia” (“We are in a church”), aunque eso no inmutó en lo absoluto a los oficiales.

“Se le pidió amablemente que se marchara, pero el señor Arias se negó. El pastor (de la congregación) también se lo había solicitado, pero tampoco acató, así que tuvimos que sacarlo”, informó la Oficina del Alguacil de Guilford por medio de un comunicado.

En entrevista con el diario local Qué Pasa, Arias explicó que, desde hacía días, tenía algunas diferencias con el pastor de la iglesia y que este le había pedido que no regresase.

“Me había amenazado de que iba a llamar a la policía. Pero le soy franco. No (lo) creí, porque somos una congregación. La iglesia la hemos comprado entre los hermanos”, dijo Arias a Qué Pasa.

De acuerdo con su testimonio, el domingo decidió volver a la que consideraba su congregación como de costumbre, pero que, a su llegada, se topó con dos “hermanos” en la entrada que no le querían dejar pasar.

Sin embargo, asegura que se las ingenió para colarse y una vez adentro, se sentó en medio entre la multitud, algo que había hecho durante los últimos 14 años como miembro de dicha iglesia.

“Llevamos muchos años (sirviendo) ahí. No tiene ningún derecho a tratarnos de esa manera, como delincuentes. Le hemos dado nuestra vida”, dijo Arias a Qué Pasa.

Crónica escándalo iglesia evangélica

La detención de Arias fue temporal. Y es que una vez en el cuartel de la policía, las autoridades optaron por dejarlo en libertad sin siquiera imponerle el pago de una fianza.

“Es que no cometí ningún delito. Yo soy miembro de esa iglesia”, recalcó el feligrés a Qué Pasa.

Desde que fue expuesto en las redes, el video se volvió viral y sacudió a muchos miembros de la comunidad hispana, quienes condenaron al líder religioso de esa congregación.

“Pena debería de darle al pastor. Echarle la policía a un hermano que antes le estuvo dando de comer con sus diezmos. Todos son iguales”, se leía uno de tantos comentarios en las redes.

Crónica: Nuevo escándalo en iglesia evangélica sacude a comunidad

No es la primera vez que una iglesia pasa a ser el centro de una noticia, de hecho, son muchos los casos que puedo exponerles, aunque solamente tocaré un par de ellos ocurridos acá en Georgia.

El más sonado sin duda es el de una familia pastoral del condado de Gwinnett que literalmente se puso a pelear con dos policías cuando estos trataban de sacar de su pequeña iglesia a una menor de edad que estaba ahí sin el permiso de sus padres.

Ese caso terminó con el arresto de cuatro personas. Uno de ellos acabó deportado al poco tiempo, el otro condenado a cinco años de prisión, mientras que al tercero lo mataron al ser liberado en una confusa balacera afuera de su casa.

El año pasado, en plena cuarentena nacional, cuando legalmente debían estar cerrados, también otra congregación de Atlanta hizo historia al reunirse en secreto para realizar un culto de rutina.

Al interior del templo había cientos de personas. Las ventanas estaban cubiertas con plásticos negros para que nadie los viera y al ser expuestos por el lente de MundoHispánico lo que hicieron fue sacarme del lugar y defenderse alegando que su fe era prioridad.

Ese video obtuvo millones de visitas en las redes y cuando transmitimos en vivo en Facebook se conectaron más de 50 mil de nuestros seguidores.

La iglesia católica Holy Cross de Chamblee también estuvo en el ojo del huracán en una ocasión hace algunos años cuando la mitad de la iglesia se opuso a un cambio de cura. Ese día se pararon sobre las bancas, se gritaron entre ambos bandos y hasta forcejearon.

La iglesia, independientemente del credo, es considerada en Estados Unidos como un lugar sagrado y de sumo respeto, por ende, debería de ofrecer paz a los visitantes, pero estos casos solo nos confirman que todo en esta vida es “en teoría”, porque en la realidad, las cosas suelen ser distintas.

En mi criterio, el problema es que en los altares hay muchos líderes religiosos que no tienen la vocación real de servir. Pienso que, para ser un pastor, se debe tener corazón para ello.

La Biblia describe a un pastor como alguien que conforta y cuida de sus ovejas, incluso con su propia vida, pero lastimosamente, movidos por intereses personales, muchos hacen todo lo contrario, los quieren solo por “su lana”.

Muchas gracias por leer mi columna de hoy en MundoHispánico. Te espero en la de mañana, como siempre.

Regresar al Inicio