Crónica: Alerta padres, podrían estar con el enemigo en casa

  • Crónica: Alerta padres, podrían estar con el enemigo en casa.
  • Niña fue abusada sexualmente por su padrastro desde los 12 años.
  • El sujeto violó a la menor por primera vez justo antes de que le viniera su menstruación.

Recientemente me contactó una fuente policial para informarme que una niña había sido abusada sexualmente por su padrastro, el cual acababan de arrestar.

Como la víctima era menor de edad, no me dio mayores detalles para proteger su identidad, pero al indagar en el expediente judicial del sospechoso, obtuve su dirección.

Llegué al lugar y toqué a la puerta. Me abrió un niño. Casi de inmediato apareció su mamá, una joven mujer, a quien llamaré Ana.

“A usted lo conozco”, me dijo la muchacha. “Espero que sea por algo bueno”, le respondí de manera jocosa y con la esperanza de romper el hielo para iniciar con la plática que seguramente sería dura para ambos.

“Si claro, usted es Mario Guevara. Yo leo todas sus noticias”, me aseguró. “Entonces se imagina porqué estoy aquí, ¿verdad?”, le pregunté. Ella asintió con su cabeza. Así comenzó una larga plática que duró más de una hora.

Me contó que en 2015 fue deportada a Honduras tras ser detenida por manejar sin licencia, y que, debido a ello, sus dos hijos, entonces de 12 y de 3 años, tuvieron que quedarse con Nicolás Pérez (el padre del niño).

Según Ana, al llegar a su país tras estar presa dos meses en una cárcel de inmigración de Georgia, trató de regresarse a EE.UU., pero su marido no estaba de acuerdo en que volviera.

“Me decía que aquí la cosa estaba fea, que mejor me quedara allá, que él me ayudaría con dinero mensualmente porque me podía ir mal si me regresaba y que él iba cuidar de mis hijos”, sostuvo Ana.

No obstante, la mujer se aventuró para no estar lejos de su familia, pero estuvo varada en México cinco meses porque él se negaba apoyarla económicamente para que siguiera el viaje.

Finalmente, después de tantos ruegos su esposo logró convencerlo de que le pagara un coyote para que le ayudara a cruzar la frontera.

“A mi hija la encontré diferente, como rebelde conmigo, pero muy allegada a él”, narró. “Aparecía con celulares y ropa nueva. Supe que Nicolás se las compraba, que la llevaba a arreglarse el pelo y las cejas”.

Crónica: Alerta enemigo en casa

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+