Crónica: Se encontró con dos chicas en hotel y acabó muerto

  • Crónica: Se encontró con dos chicas y acabó muerto.
  • La fantasía de acostarse con mujeres estadounidenses ha terminado en tragedias.
  • La policía hizo un llamado a la comunidad para que sepa que en Georgia, además de ser ilegal, la prostitución puede ser mortal.

Miguel Ángel Muñoz, de 28 años, decidió no pasar la noche en su casa.

Llegó a un hotel de la ciudad de Brookhaven (Georgia) y pidió una habitación.

Entonces se le ocurrió otra idea: no dormir solo y, quién sabe cómo, logró que dos mujeres, una blanca y la otra afroamericana, llegaran a su habitación.

Una de esas damas le dijo al dependiente del hotel que se conformaba con que le llamara “fantasma”, cuando este le preguntó por su nombre.

La mañana del día siguiente, las mujeres abandonaron el hotel vestidas de la misma forma como llegaron.

Hasta ahí todo marchaba bien. Nadie se imaginaba lo que había sucedido en esa cómoda recamara donde se hospedó  Muñoz.

A las 11:30 de la mañana del pasado miércoles, una de las empleadas del hotel llegó como de costumbre para hacer limpieza en el cuarto, según la policía.

Tocó fuerte un par de veces para asegurarse de que el huésped ya se había marchado o hecho el ‘check out’, como se le conoce.

Nadie le respondió, así que introdujo su llave maestra en la ranura de la puerta y esta se abrió.

Al entrar, pegó un grito tan fuerte que posiblemente despertó a algunos de los huespedes que estaban en ese mismo piso.

Salió de la recámara y corrió por el pasillo en busca de ayuda. “¡Hay un muerto! ¡Un muerto!”, gritaba la mujer entre lágrimas a todo el que se le atravesaba.

Cinco minutos más tarde, el lugar estaba lleno de policías.

Los detectives no tardaron en descubrir que el fallecido era Muñoz y que su muerte no fue accidental, ni mucho menos natural.

Crónica chicas acabó muerto

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+