Crónica: El peor final para una adolescente hispana

Crónica: El peor final para una adolescente hispana, por Mario Guevara

Dos muertes. Dos vidas segadas, y los ojos de Mya que no volverán a iluminar a nadie.

Qué tristeza me produce, hermano, que pasen cosas como esta.

¿Hasta qué punto no sabemos lo que pasa con nuestros chicos? Seguro que nadie esperaba el peor final para una muchachita que tenía todo por delante. Ni ella.

Pienso en su sorpresa cuando se dio cuenta de que Samuel era lo último que iba a ver. En lo absurdo de salir de la escuela para ir a morir a manos de un amigo.

Pienso en lo perturbado que debe haber estado Samuel, en las horas que debe haber estado solo, sentado al volante, con el cuerpo de su amiga muerta detrás.

Pienso en la angustia de los dos, cada uno en su momento y en el dolor que deja en toda una comunidad un desenlace como este.

Y no quiero que pase más.

Hermano, no sé cómo es que lo podemos hacer, pero tenemos que batallar contra estos crímenes de alguna manera. ¡Si tan solo estuviera en la gama de posibilidades volver el tiempo atrás y sentarse a hablar con ellos! Si pudiéramos mirar dentro de los ojos chispeantes de Mya y avisarle.

Si pudiéramos decirle a Samuel que un arma no es la solución.

Si pudiéramos…

Gracias por leer mi crónica de hoy, te espero en la de mañana, como siempre.

Seguir leyendo: Previous page Siguiente >

Seguir leyendo:
< Regresar Siguiente >

Search

+