Crónica: El guardia se cayó y los presos no perdieron tiempo

Mario Guevara
Actualizado en

  • Crónica: El guardia se cayó y los presos no perdieron tiempo.
  • Al ver desplomado al custodio, los internos abandonaron de inmediato su celda.
  • La policía aplaudió la reacción de los prisioneros, pues gracias a ello, su oficial sigue vivo.

Algunos le llaman ‘karma’, pero yo desde niño la conozco como ‘ley de la siembra y la cosecha’ y lo creas o no, es toda una realidad.

Este mes ocurrieron dos sucesos que nos deben hacer reflexionar sobre la importancia de siempre hacer lo correcto.

En la cárcel del condado de Gwinnett (Georgia) uno de los custodios que cuidan del precinto mientras que pasaba lista de celda en celda, comenzó a sentirse mal de salud.

Sus movimientos y acciones fueron tan notorias que rápidamente atrajo la atención de un grupo de reclusos que estaban en una de las unidades de la prisión. De repente, el guarda se desplomó.

Al ver semejante escena, a pesar de que estaban encerrados, los prisioneros no se quedaron de brazos cruzados.

Crónica guardia presos tiempo

Foto: Oficina del Alguacil de Gwinnett

Juntos comenzaron a gritar, golpear las puertas y barrotes de sus celdas y a hacer toda clase de ruidos para llamar la atención de los demás.

Les funcionó el escándalo similar al de un motín, pues lograron que el guarda reaccionara y despertara por unos segundos, pero lo suficiente como para decirles que necesitaba ayuda urgente y lograr presionar el botón que les abrió su celda.

Apenas hizo eso y volvió a caer inconsciente. Ni lentos ni perezosos los reos salieron y comenzaron a brindarle primeros auxilios al oficial caído.

Uno de ellos le quitó el radio al uniformado y empezó a llamar a los colegas de este que llegaron un par de minutos más tarde y gracias a su heroica acción, ahora él está vivo y recuperándose satisfactoriamente.

“Estos internos vinieron en su auxilio porque este oficial, como la mayoría de los representantes de la ley, tratan a las personas con el respeto y dignidad que se merecen”, declaró la Oficina del Alguacil de Gwinnett por medio de sus cuentas en las redes sociales.

“Ellos no tenían ninguna obligación de brindarle auxilio a nuestro vulnerable oficial, pero lo hicieron y ahora debemos aplaudir su heroica acción”, agregó la agencia.

Por cosas de la vida, apenas un par de días después de que los presos de Gwinnett salvaran a quien los estaba custodiando, pasó un incidente similar, pero en la cárcel del condado de Coweta, solo que esta vez fue completamente lo opuesto.

Un guardia que revisaba las celdas se percató de que una de las una de las internas no había ni siquiera tomado sus alimentos y seguía en su cama acostada.

El uniformado le llamó varias veces para despertarla, pero no obtuvo respuesta de su parte, por lo que entró a verificar que todo estuviera bien ella.

Seguir Leyendo

Search

+