Crónica: No dejó desembrujar con sexo oral a su hijo y lo mataron

  • Francisco Esparza fue asesinado después de discutir con un supuesto ‘brujo’ que quería curar al hijo del primero con sexo oral para sacarle ‘los demonios del cuerpo’
  • Uno de los acusados del asesinato es José Ybarra Leyva, pero no es el único, los otros tres implicados son Santos Botello, Ricardo Posada y Jaime Posada Jr.
  • Sucedió en 2017 en Texas, pero el juicio comenzó ayer 21 de enero.

Nuestra comunidad, a veces, sigue las tradiciones y creencias antiguas, traídas de nuestros países natales. Por eso, si alguien quiere desembrujar con sexo oral a tu hijo, y crees en esas cosas, puedes caer en las peores manos.

Eso es lo que le pasó al hijo de Francisco Esparza en Texas en 2017.

Un supuesto brujo, José Ybarra Leyva, le dijo que estaba poseído por un demonio llamado Black Reaper. Afirmó que solo podía extraerse de su cuerpo a través del sexo oral con otro hombre.

Desembrujar con sexo oral

Leyva. FOTO: HARRIS COUNTY JAIL

¿Te imaginas eso? Desembrujar… ¡y con sexo oral!

A mí, lo primero que me viene a la mente es que quieren abusar del joven de una manera tan alevosa que es ridícula… pero parece que el muchacho le creyó.

Al principio, las sesiones de ‘desembrujamiento’ consistieron en sesiones de oración que involucraban masajes eróticos con aceite en todo el cuerpo. Ya era raro y sospechoso, pero el joven Esparza accedió.

Por si fuera poco, el ‘brujo’ Leyva quería aumentar la dosis de ‘medicina’ contra los supuestos demonios del muchacho.

Después de múltiples sesiones de oración, Leyva ofreció tener relaciones sexuales con el joven para curarlo, pero esto ya le pareció demasiado al muchacho y se negó, alega una declaración jurada de la corte.

¿Cómo puede ser alguien tan retorcido como para intentar convencer a nadie de que violarlo será su salvación?

El joven Esparza les dijo a los investigadores que sus sesiones con Levya lo dejaron traumatizado y que, con el apoyo de su familia a la que contó todo, decidió no participar más sesiones de “cura”.

Y entonces sucedió lo que nadie esperaba.

“Dame su teléfono, hijo”, dijo Francisco.

Sentía tanta ira y asco por dentro que respiraba con dificultad. Solo quería acabar con la tortura mental y el abuso sexual de su hijo.

“No, papá, déjalo así, ya no voy a verlo más”.

“Dame su teléfono, ¡carajo!”, insistió.

Llamó a Leyva y le dijo que no se acerara nunca más a su hijo.

Después suspiró, abrazó al muchacho y se dispuso a continuar con su vida.

Pero no sería mucho el tiempo que le quedaba. Horas después, Esparza fue asesinado a tiros por Santos Botello, Ricardo Posada y Jaime Posada Jr., pero el actor intelectual del asesinato habría sido Leyva, irritado por el llamado del padre de Esparza.

Una venganza desproporcionada y brutal que acabó con la vida de Francisco a tiros. Su hijo está convencido de eso y así se lo comunicó a las autoridades.

Las investigaciones demostraron que Leyva no estuvo físicamente presente durante el asesinato de Esparza, pero los registros telefónicos sirvieron para vincular a Leyva con los otros tres sospechosos del asesinato.

Página: 1 2 3