Crónica: Deportado… y todo por la “pasión” del futbol

  • Crónica: Deportado… y todo por la “pasión” del futbol
  • Se armó el desmadre” gritó emocionado uno de los testigos que corría para ver mejor la trifulca.
  • La policía llegó al lugar en minutos y puso orden en la cancha al apresar al agresor y hospitalizar a la supuesta víctima.

Hace poco fui testigo de un acto de violencia por parte de un compañero de equipo.

Íbamos perdiendo 3-2 y, así que como habrán de imaginarse, los ánimos estaban calientes, en especial porque fue debido a un penalti que el árbitro pitó en contra nuestra, que estábamos en desventaja.

Queríamos empatar el partido a toda costa, pero daba la impresión de que la tripleta arbitral estaba aliado con los rivales.

Cada minuto que pasaba la frustración era notoria, tanto en los 11 que estábamos adentro de la cancha como en el grupo fiel (en su mayoría parejas e hijos de los jugadores), que cada fin de semana llega para echarnos porras.

El arbitro levantó su mano y mostró tres dedos. Ambos equipos entendimos que los minutos para empatar el juego eran limitados, así es que debíamos dar el todo por el todo.

Hasta yo como arquero salí de mi área, sin importarme la portería, pues consideré que afuera podía ser de más ayuda. Además, ya íbamos perdiendo de todas maneras, así que si caía el cuarto gol, en nada nos afectaría.

Sin embargo, pasó lo que suele suceder cuando hay tanta presión sobre un jugador. Uno de mis delanteros, al parecer, le cometió una falta al defensa rival.

Uno de los líneas no dudó en levantar su bandera, por lo que el árbitro central pitó en el acto.

Mi compañero comenzó a alegar que solo había utilizado el cuerpo, pero su argumento fue en vano y se ganó una tarjeta amarilla.

FOTO #1

Crónica: pasión futbol

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+