Crónica: Consecuencias de “hacer el amor” con quien no se debía

Crónica: Consecuencias de “hacer el amor” con quien no se debe

A pesar de los continuos llamados que los expertos en el tema de la salud hacen a la comunidad para que se abstenga de mantener una vida promiscua, sobra quien los ignore.

No es un secreto que este estilo de vida es el que ha causado una proliferación de las enfermedades venéreas, algunas de las cuales, aunque pueden tratarse clínicamente, hasta hoy son incurables.

Entre ellas se encuentra el HIV, que generalmente se transmite por medio del contacto sexual con una persona contagiada y que por cierto es el más temido entre los que son activos sexualmente.

Contrario a los que muchos asumen, un portador del HIV luce como cualquier persona. No se le cae el pelo ni adelgazan aceleradamente como el caso de otras enfermedades.

Tampoco camina ni se comporta de manera errática, sino que aparenta ser como tú y yo.

En Georgia, actualmente hay cientos de hombres bajo tratamiento del HIV y que siguen activos sexualmente.

También muchas mujeres e increíblemente hasta adolescentes que viven con el virus y que también tienen relaciones sexuales con sus novios “amigos” y hasta con desconocidos.

Muchas de estas personas se la pasan en las discotecas los fines de semana y como suelen ser atractivas, nunca falta quien quiera tener algo con ellas.

Por eso es tan arriesgado acostarse con cualquiera, porque nunca se sabe quién podría estar contagiado.

De hecho, hay muchas esposas y maridos que seguramente ya portan el virus y no lo saben.

A lo mejor ellas o ellos fueron fieles a su relación, pero no el otro y pues este por desgracias de la vida se metió con la persona equivocada y acabó contagiado, llevándose en cuenta también a su conjugue.

El HIV no discrimina edad, raza ni estatus social o económico. Cualquiera podría ser contagiado y sin darse cuenta, pasarles la enfermedad a otros inocentes, aunque nunca faltan personas mal intencionadas como Bryan, que lo hacen a propósito.

En mi país, cuando era chico me enseñaron de que el mejor método de evitar embarazos no deseados era la abstinencia sexual. Creo que es tiempo de volver a esos principios, ahora ya no tanto por prevenir embarazos, sino más para evitar enfermedades.

Seguir leyendo: Previous page Siguiente >

Seguir leyendo:
< Regresar Siguiente >

Search

+