Crónica: Conductor latino se levantó con el pie izquierdo

blank
blank

  • Crónica: Conductor latino se levantó con el pie izquierdo.
  • El chico tuvo la mala suerte que el tráfico se había detenido por completo.
  • Cuando llegó la policía ocurrió lo típico de siempre, se lo llevaron preso por no tener licencia a pesar de que nada de lo ocurrido fue su culpa.

“Se levantó con el pie izquierdo”, esta es una frase bastante común en Latinoamérica, que suele utilizarse cuando las cosas no le salen bien a alguien o porque tiene un mal día.

Y tal parece que ese fue el caso de un joven hispano de Georgia que el pasado domingo salió de su casa sin siquiera imaginarse lo que se le avecinaba.

Alexi Calderón Cruz, de 19 años y residente de Atlanta, iba a bordo de su auto cuando en la Interestatal 85 se vio en la obligación de parar repentinamente debido a que el tráfico a su alrededor se había detenido por completo.

El muchacho se detuvo, como habría hecho cualquiera de nosotros, sin siquiera tener la mínima idea de que estaba a punto de verse involucrado en un accidente fatal.

Y es que casi de inmediato alguien se estrelló contra la parte trasera de su vehículo.

Se trataba de Zachary Stringer, de 34 años, quien residía en la ciudad de Lilburn.

Resulta ser que, por alguna razón, la motocicleta en la que viajaba Stringer no logró frenar a tiempo, por lo que se impactó con el carro de Calderón.

Al chamaco latino no le pasó absolutamente nada, de hecho, hasta los daños en su coche fueron menores, pero para Stringer la situación fue todo lo contrario, pues salió disparado por los aires.

Cuando los paramédicos llegaron, todavía lo encontraron con vida, por lo que lo trasladaron de emergencia a un centro médico cercano.

Crónica Conductor latino izquierdo

Alexi Calderón Cruz, de 19 años, (Alguacil de Gwinnett)

Sin embargo, Stringer falleció poco después debido a la gravedad de las lesiones que sufrió tras el impacto.

Para ese instante, ya la policía se encontraba inspeccionando la escena del accidente.

Los uniformados interrogaron a los testigos y a Calderón y, al final, determinaron dque no fue su culpa.

No obstante, el muchacho tenía un pequeño, pero a la vez gran problema: no contaba con una licencia de conducir válida.

La misma condición de la mayoría de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, una falta que en estados como Georgia son consideradas como graves y por la cual la mayor parte de oficiales terminan arrestando a los infractores.

Por ende, Calderón fue apresado en el acto y trasladado a la cárcel del condado de Gwinnett, donde le impusieron una fianza de poco más de 700 dólares.

Sin embargo, otra vez tuvo mala suerte, pues en ese reclusorio el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) tiene presencia permanente y tras descubrir que no contaba con estatus legal, decidieron retenerlo.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank