Crónica: Condenado por entrar ilegalmente al país cuando le daba la gana

  • Crónica: Condenado por entrar ilegalmente al país cuando le daba la gana
  • ICE sabe que hay más inmigrantes como él y promete ir tras ellos
  • Don Pedro se burló muchas veces del sistema legal de este país, hasta que le llegó su día

Pedro Santos García entraba ilegalmente a Estados Unidos como Juan por su casa. Cada vez que le daba la gana ingresaba al país como si fuera el suyo, a pesar de que no contaba con estatus legal.

En total fueron ocho las ocasiones en que las autoridades estadounidenses lo arrestaron en el estado de Nueva York (donde vivía) por cometer diversas violaciones a la ley.

En todas esas veces fue deportado a México, pero más tardaba en llegar allá que en regresarse.

Por años este inmigrante de 42 años se estuvo burlando así del sistema de justicia de este país, al violar sus leyes migratorias en sus propias narices.

Lo peor es que no se venía solo, sino que también motivaba a otros a emprender la travesía y hasta les cobraba por eso, lo que es considerado contrabando de seres humanos.

Todo indica que debido a que eran ya tantas las veces que había hecho ese recorrido, hasta se conocía bien el camino, lo cual utilizaba a su favor.

Pero ese negocio redondo de don Pedro ya se acabó, o por lo menos por los próximos cinco años no podrá seguirse lucrando de él.

Y es que acaba de ser condenado a prisión tras haber cometido el error de su vida, cuando trató de evitar ser detenido y deportado por novena ocasión.

Su aprehensión ocurrió en 2019, cuando el Gobierno de EE.UU. suponía que él se encontraba en su tierra natal, pero cuán equivocado estaba.

El 29 de abril de ese año, un patrullero estatal de Georgia detectó que en la autopista I-75, en los alrededores del condado de Cook, transitaba un auto sin seguro vigente.

El oficial le ordenó detenerse para multarlo, sin imaginarse lo que le esperaba.

Y es que tras confrontar al conductor este le entregó una identificación fraudulenta y al verse descubierto, empujó al uniformado y se regresó a su auto para huir.

De inmediato se inició una amplia persecución a alta velocidad, lo que expuso la vida tanto del infractor, como de los agentes que lo perseguían y del resto de automovilistas que ese día estaban en la calle.

Pero afortunadamente el incidente no terminó en desgracia, aunque uno de los oficiales que participaron acabó herido.

En su huida, don Pedro se pasó a toda prisa todos los carriles hasta que perdió el control y acabó en medio de las dos vías, completamente rodeado de policías.

Pero eso no le bastó, se bajó y se echó a correr, provocando que uno de los patrulleros que lo perseguía acabara con su muñeca fracturada.

Al final, el resto de uniformados se vieron obligados a utilizar sus armas eléctricas taser, gracias a lo cual lograron someterlo.

Además de juzgarlo por los cargos relacionados con ese incidente, el Gobierno federal decidió procesar a Don Pedro por sus múltiples entradas al país.

Al verse acorralado, no tuvo otro remedio que cooperar y declararse culpable, por lo que recibió una condena relativamente leve en comparación de la que habría recibido al enfrentar un juicio.

Crónica Condenado entrar ilegalmente

Pedro Santos García (Alguacil del condado de Cook).

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+