Crónica: Con los días contados, era solo cuestión de tiempo

  • Crónica: Con los días contados, era solo cuestión de tiempo.
  • Varios hispanos, involucrados en el homicidio de un latino de Georgia.
  • Los acusados no son tan buenas fichas que se diga, sus expedientes muestran su pasado tenebroso.

Uno de los crímenes más sonados de este año en Georgia, que involucró a por lo menos siete miembros de la comunidad hispana, podría estar a punto de resolverse.

La policía del condado de Gwinnett anunció la captura de tres de los individuos que presuntamente se vieron involucrados en el misterioso asesinato a tiros de un muchacho hispano.

Un sospechoso más todavía está prófugo, pero las autoridades dijeron que esperan detenerlo pronto para hacerlo pagar por sus fechorías.

El crimen ocurrió el 29 de agosto en la habitación de un hotel en la ciudad de Duluth, donde la víctima se encontraba hospedada.

Esa noche sucedieron muchas cosas extrañas en el hotel. Primero entró un hombre solo y subió hasta el cuarto localizado en el tercer piso.

Posteriormente llegó una pareja acompañada por dos pequeños. Los cuatro subieron también hasta el tercer piso.

Un rato más tarde, aparecieron dos sujetos con apariencia de pandilleros.

Sus ropas holgadas y tatuajes en diversas partes de su cuerpo llamaron la atención de algunos de los huéspedes, pero hasta ahí, todo andaba bien.

Sin embargo, unos minutos después se escucharon dos detonaciones de bala en el hotel. La gente comenzó a correr como loca para encerrarse en sus habitaciones.

Otros aterrados saturaron las líneas del 911. No los culpo, con eso de los tiroteos masivos, cualquiera entra en pánico.

Y es que hasta ese momento nadie sabía que se trataba de un ataque contra un objetivo específico.

Unos minutos antes de que comenzaran a llegar las patrullas de la policía, las cámaras de seguridad del hotel grabaron a cuatro personas que salían corriendo del edificio.

Dos de esos adultos iban cargando mochilas y a un par de niños pequeños, uno de los cuales parecía estar desnudo.

Los sospechosos fueron vistos por última vez caminando por una transitada calle de la localidad y, aunque los oficiales los buscaron por todos los alrededores hasta con sus perros, no pudieron dar con ellos.

En cuanto a la persona baleada, a pesar de que algunos huéspedes trataron de darle primeros auxilios, cuando los agentes llegaron hasta la habitación ya se encontraba sin vida.Crónica: Con días contados

 

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+