Crónica: “Con ‘La Migra’ encima y yo sin darme cuenta”

Crónica: Con ‘La Migra’ encima y yo sin darme cuenta

  • Los agentes de Inmigración están aprovechando muy bien el “factor sorpresa”.
  • Los delincuentes también saben sacarle provecho a este termino cada vez más popular.

El “factor sorpresa” es un término muy usado hoy en día al referirse al momento en que un delincuente ataca sorpresivamente a su víctima, o cuando la policía le da un golpe inesperado a un hampón.

Está comprobado de que cuando se aprovecha el “factor sorpresa” el objetivo tiene menos posibilidades de reaccionar, a diferencia de cuando va ocurrir algo que ya espera y, por ende, el individuo está preparado.

Pero en la actualidad, a este popular dicho le están sacando mucho provecho las autoridades migratorias estadounidenses.

La mayoría de los arrestos que efectúan a diario los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) se dieron cuando sus blancos menos lo esperaban.

Y tengo varios casos que contarles. El primero de ellos es de un obrero hispano que salió de su hogar en la ciudad de Chamblee (Georgia) unos minutos después de las 6:00am. cuando todavía está oscuro.

Como de costumbre, se sentó en la acera para ponerse las botas de trabajo que solía dejar en la entrada de su apartamento, a un lado de la puerta, para no “apestar” la vivienda.

Mientras que se las colocaba, vio la sombra de dos hombres parados ante él. Tragó amargo… Sabía que se trataba de la temida ‘Migra’.

La puerta estaba medio abierta así que los oficiales se metieron como “Juan por su casa”. Después de un rato salieron con tres personas esposadas, entre ellos el trabajador que fue sorprendido.

 

 

A otros les ha ido mejor, pues fueron confundidos por una de las tácticas más comunes de ICE.

Salieron de sus viviendas sin percatarse que los estaban vigilando, se montaron a sus vehículos, generalmente camionetas de trabajo y salieron rumbo a sus trabajos.

Una vez en las calles, de repente les prenden las luces azules y en ocasiones hasta les suenan las sirenas.

“Me paró la policía… ¿Qué hice mal? Creo que nada, pero tengo que pararme”, es lo que ha pasado por la mente de la mayoría de los que se han visto afectados por esta situación.

Crónica: Con ‘La Migra’ encima

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+