Crónica: Aprovechen, compro niños por 350 dólares

  • Crónica: aprovechen, compro niños por 350 dólares.
  • La necesidad extrema hace que muchas personas consideren hacer grandes estupideces.
  • En la frontera sur ya comenzaron a vender, comprar y hasta rentar niños para que Estados Unidos los deje entrar y les de asilo.

Crónica: Aprovechen, compro niños por 350 dólares

Esta historia me ha llevado a pensar en lo que se puede hacer cuando la desesperación ya no te deja ni pensar. Cruzar la frontera a EE.UU. es cada vez un reto más peligroso, más mortal, más inhumano.

Me parece curioso, una metáfora retorcida, que para alcanzar la libertad haya que jugarse la vida propia y la de los niños que acompañan la aventura.

El otro día fueron la bebé Valeria y su papá. Hoy me llega otra historia que me eriza la piel.

Maynor ronda por la zona desde hace días con la mirada puesta en los niños del lugar. No habla mucho y siempre anda con las manos en los bolsillos.

Se para en la esquina, con la espalda en el paredón y observa a los pequeños mientras juegan.

Niños inmigrantes

Mario Guevara

Después de algún tiempo, se acerca a uno de los menores, de unos 8 años. Aprovecha para hablarle cuando sale de la improvisada cancha de fútbol para ir a casa. Mamá le espera y anda con prisas.

Maynor sabe ganarse la confianza. Le sonríe con los dientes muy blancos y le da charla mientras caminan juntos hasta llegar cerca de la puerta de entrada del ranchito. Mamá levanta la cabeza y frunce el ceño.

“¿Qué le dije yo, ‘mijo’, de andar hablando con extraños?”, gruñe mientras esconde al niño tras sus faldas de forma instintiva.

El niño se limpia los mocos con la mano y les hace señas a sus hermanos, varios, demasiados diría yo…

Maynor consigue que le permitan pasar para tomarse una taza de café caliente. Tiene algo interesante que contarle a la mamá, una propuesta buena y conveniente para todos.

La madre dice que no con la cabeza y con todo el cuerpo, pero le mira fijo a Maynor y se nota que anda calculando algo. Maynor se va caminando deprisa, casi contento. Mañana volverá para conocer la respuesta de la señora.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+