Crónica: Caso de “violencia doméstica” termina como abuso sexual

Crónica: Caso de “violencia doméstica” termina como abuso sexual. Los implicados vivían de “arrimados” en las casas de las inocentes víctimas.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Ricardo Villarreal Robles, de 46 años. (Oficina del Alguacil del condado de Wake)
  • Crónica: Caso de “violencia doméstica” termina como abuso sexual
  • Los implicados vivían de “arrimados” en las casas de las inocentes víctimas
  • Tristemente muchos latinos no entienden el peligro de convivir con más gente

Crónica Caso abuso sexual. Dos oficiales de policía llegaron anoche a un hogar en la ciudad de Knightdale (Carolina del Norte) atendiendo al llamado de una persona que reportaba un acto de “violencia doméstica”. Los agentes esperaban toparse con marido y mujer peleándose que es lo más común en estos casos, o en el peor de los casos, a alguno de los padres castigando a un hijo.

Tremenda sorpresa se llevaron los uniformados cuando al arribar se toparon con un altercado entre una niña, su madre y un hombre que vivía con ambas en el mismo domicilio. El problema era que la menor le acababa de contar a su mamá que este la había estado abusando sexualmente, lo que como era de esperarse, no le cayó nada en gracia a ella.

Autoridades indagaron más al respecto

Crónica: Caso abuso sexual
Ricardo Villarreal Robles, de 46 años. (Oficina del Alguacil del condado de Wake)

Por ser una denuncia tan grave, los patrulleros decidieron indagar más a fondo. Los interrogaron a todos por separado y al final, llegaron a la conclusión de que la chica no estaba mintiendo en su declaración, por lo cual decidieron poner de inmediato bajo arresto a Ricardo Villarreal Robles. De 46 años.

El hispano fue recluido en la cárcel del condado Wake, en Raleigh, acusado de cometer una ofensa sexual en perjuicio de una niña, aunque extrañamente un juez estatal le concedió una fianza de medio millón de dólares, por lo cual, una vez consiga pagar ese monto, podría recuperar su libertad. Archivado como: Crónica Caso abuso sexual

En Georgia cayó un hondureño por lo mismo

Crónica: Caso abuso sexual
Leonardo Jadiel Ríos Pinot, de 39 años. (Oficina del Alguacil del condado de Gwinnett)

Esta semana publiqué en mi página de Facebook la historia de Leonardo Jadiel Ríos Pinot, un ciudadano hondureño de 39 años, que al igual que Ricardo Villareal, también está siendo señalado por una menor de edad de haberla abusado sexualmente. El catracho ya está preso, pues él mismo se entregó.

De su historia tengo un poco más de detalles, pues he podido conversar de manera extraoficial con varias de las personas involucradas en este caso, incluyendo a quienes alegan ser sus víctimas y cuyas identidades voy a mantener en el anonimato por respeto a su privacidad. Ellas coinciden en que tienen suficientes pruebas para acusar a Leonardo. Archivado como: Crónica Caso abuso sexual

Todo viene desde hace una década atrás

Crónica: Caso abuso sexual
Foto referencial: Shutterstock

De acuerdo con los reportes de las autoridades del condado de Gwinnett en 2010 Leonardo se fue a vivir con una familia también hondureña que decidió rentarle una recamara. Una vez ahí, el reporte indica que comenzó a manosear las partes íntimas de la niña de la casa, la cual, por alguna razón desconocida, decidió callar.

Pero hace un par de meses, ahora que la menor ya es toda una hermosa adolescente, Leonardo cometió un error garrafal. Le mandó varios mensajes de texto y, aunque no le dijo ninguna vulgaridad en ellos, sí se le insinuó y trató de seducirla de una manera indirecta. Esta vez la joven decidió romper el silencio. Archivado como: Crónica Caso abuso sexual

“Tu me estás volviendo loco”

Crónica: Caso abuso sexual
Foto: Shutterstock

La menor se acostumbró a decirle ‘tío’ a Leonardo, puesto que su madre, hermana menor y ella, vivieron un bien tiempo con él. En esos mensajes que él le mandó, le dijo entre otras cosas, que estaba loco por ella. “Tío que es lo ¿qué quería decirme?”, le preguntó la adolescente. “No sé si decírtelo. Me da nervios”, le respondió.

“¿Estoy en problemas?”, le preguntó la chica. “No. Al contrario. Yo soy el que estoy en serios problemas por ti”, le dijo el catracho al mismo tiempo que terminó el mensaje con el ícono de un beso. “¿Qué?”, volvió ella a cuestionar. “Mejor olvídalo. Es que me estás volviendo loco”, le dijo el hombre. Archivado como: Crónica Caso abuso sexual

“Mi corazón palpita demasiado por ti”

Hispano en problemas
Foto: Shutterstock

“Yo te hago enojar”, le preguntó la adolescente. “No bebé. Es algo más. Es que cuando te veo mi corazón palpita demasiado por ti. No sé porqué…”, le recalcó Leonardo. “Pero por favor, no permitas que nadie vaya a leer estos mensajes. Mejor bórralos todos. Me gustaría verte de nuevo, otro día con más tiempo”, le indicó el hondureño.

Al enterarse de dichos mensajes, la madre de la menor no dudó ni un instante en ir a confrontar a Leonardo. En ese desagradable encuentro, él le pidió perdón por su “error” y todo quedó ahí, pero cuando iban camino a casa, la menor le contó a su madre que antes la había manoseado en sus genitales. Entonces se fueron directo a la policía a exponerlo. Archivado como: Crónica Caso abuso sexual

Policía cree que tiene suficientes evidencias en su contra

Crónica: Caso abuso sexual
Archivo/MH

Tras escuchar la denuncia de madre e hija y ver los recientes mensajes, la policía de Gwinnett decidió emitir una orden de arresto en contra de Leonardo. Un detective le llamó por teléfono para pedirle que se entregara, o de lo contrario irían a buscarlo. Él decidió no pasar tan bochornoso momento.

Y es que ahora Leonardo es parte de una iglesia evangélica del área metropolitana de Atlanta. Ya tiene esposa y además, es padre de familia, así es que lo que menos quería es que lo sacaran esposado de su hogar, por lo cual voluntariamente se presentó a la cárcel de la localidad para rendirle cuentas a la justicia. Archivado como: Crónica Caso abuso sexual

Sin derecho a salir bajo fianza

Hispano en problemas
Leonardo Jadiel Ríos Pinot cuando fue arrestado en 2008. (Oficina del Alguacil del condado de Gwinnett)

A diferencia del caso en Carolina del Norte que cité al principio, al hondureño no le concedieron ningún tipo de fianza debido a la gravedad del cargo que encara (child molestation) por lo que deberá permanecer preso hasta el día de su juicio, lo que podría tomar varios meses. De paso, porque no se había presentado a una corte previa, lo que complicó aún más su situación. En 2008 lo arrestaron por manejar borracho y por ser indocumentado, pasó a manos de Inmigración.

De ahí salió bien librado, al parecer hasta con permiso de trabajo, lo cual evidentemente no supo aprovechar al ponerse a cotejar a menores de edad. Varios de sus allegados me contactaron y dijeron que están convencidos de que también saldrá bien librado de esta situación. Algunos incluso se atrevieron a afirmar que esto es una “calumnia” por parte de la menor y de su madre, que está actuando por “despecho”. Vamos a esperar y ver en qué termina todo este drama. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Continua artículo relacionado