Crónica: Caníbal del 9/11 violó, asesinó y se comió a su exnovia

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Video MH / Foto ShutterStock
  • Crónica: Caníbal del 9/11 se comió a su exnovia.
  • Declararon culpable de haber asesinado y haberse comido partes de su exnovia a un hombre de Indiana.
  • Antes de eso, ya tenía antecedentes muy graves. 

Eligió un día especialmente sensible para cometer el acto más abyecto y horrendo. Se llama Joseph Oberhansley y, seis años después de hacer lo que hizo, ha sido, finamente, declarado culpable.

Corría el año 2014, más exactamente el 9/11, cuando muchos mirábamos los homenajes al fatídico día por televisión o repasábamos nuestros recuerdos de aquella fecha que cambió la historia de EE.UU. y el mundo.

Aproximadamente a las 2:50 am, Tammy Jo Blanton, de 46 años,  llamó al Departamento de Policía de Jeffersonville. Tenía miedo y quería denunciar que su exnovio, Oberhansley, estaba tratando de irrumpir en su casa en Locust Street en Jeffersonville derribando la puerta trasera.

Los oficiales atendieron el llamado y fueron al lugar. Pero andaban con el “olfato frío” porque no pudieron darse cuenta de lo que hacían cuando simplemente lo amonestaron, consiguieron que se fuera y no lo arrestaron.

Pensaron que aquello era una pelea de exnovios más y el tipo se iría a su casa.

A la mañana siguiente, los compañeros de trabajo de Blanton estaban extrañados de que ella no se hubiera presentado a trabajar en su puesto en ZirMed, una empresa de tecnología de atención médica de Louisville.

Así que, por si acaso, ya que ella nunca faltaba a su trabajo sin avisar, dieron parte a la policía. Y los agentes volvieron a la casa que habían visitado de madrugada.

Pero esta vez lo que encontraron fue algo muy diferente. La pelea de exnovios se había convertido en una pesadilla de película de terror. Lo que tuvieron que ver aquellos agentes una mañana de 9/11 probablemente los perseguirá, al igual que la caída de las torres en NY, por el resto de sus días.

Encontraron a Oberhansley en la casa con un corte en los nudillos y un cuchillo ensangrentado en el bolsillo. Pero eso no era todo.

Caníbal del 9/11 se comió a su exnovia, por Mario Guevara
Foto Twitter @ure_too_close

Los agentes entraron en la casa y buscaron a Blanton sospechando que estuviese herida. Lo que encontraron fue su cuerpo mutilado en la bañera.

Pero, lo que terminó de provocar náuseas en los oficiales es que había una sartén, un par de pinzas ensangrentadas y un plato que parecía tener partes del cuerpo de la mujer dentro.

Oberhansley le dijo a la policía en una entrevista ese día que se comió parte de su cerebro, corazón y pulmones.

El caníbal del 9/11 había cometido una atrocidad inenarrable.

A pesar de su confesión inicial, Oberhansley se desdijo después y contó una extraña historia sobre dos hombres que habían entrado en la casa y lo habían apuñalado y dejado fuera de combate y que él no sabía nada de lo que había pasado.

Pero no le creyeron, por supuesto. Fue acusado de asesinato, violación y haber desmembrado y comido partes de su exnovia. La policía dijo que la había apuñalado por lo menos 25 veces.

Para empezar, ¿qué hacía dentro de la casa cuando pocas horas antes habían ido los agentes a pedirle que se fuera y molestara a su exnovia?

Ella ya no lo quería allí, hasta había cambiado las cerraduras para que él no entrara en su casa. “Recuperé mi vida. Trabajé mucho para llegar aquí. Nadie me va a vencer”, escribió en un mensaje de texto el 10 de septiembre.

Un día después… estaba muerta.

El fiscal del condado de Clark, Jeremy Mull, dijo que Oberhansley mató a Blanton después de que ella rompió con él y cambió las cerraduras de la casa. “Necesitaba tener el control y cuando ella dijo que ya no lo quería, la asesinó”, dijo Mull.

Sin embargo, la defensa del caníbal dijo en un primer juicio que la confesión había sido obligada y le pidió al jurado que “no tomara una decisión emocional”.

Argumentaron que Oberhansley nunca había ido a la casa para dañar a Blanton y que solo había planeado recuperar sus cosas.

Caníbal del 9/11 se comió a su exnovia, por Mario Guevara
Foto Twitter @lawcrimenews

El primer juicio de Joseph Oberhansley por escalofriante asesinato de su exnovia, Tammy Jo Blanton en 2014 terminó en un juicio nulo en 2019 después de que un testigo hiciera referencia al pasado criminal del caníbal del 9/11 durante el testimonio.

El juez dictaminó que lo que dijo el testigo podría afectar la decisión del jurado descentrándolo de este caso en particular.

Y, según yo lo veo, no era para menos porque, resulta que Oberhansley ya había estado en la cárcel 12 años en Utah… ¿sabes por qué? Por asesinar, cuando tenía 18 años, a la que en aquel entonces era su novia, disparar a su madre y pegarse un tiro en la cabeza en un intento de terminar con todo.

Caníbal del 9/11 se comió a su exnovia, por Mario Guevara
Foto de Twitter @WatchThisNet, en 2015, el caníbal del 9/11 admitió haber comido partes del cuerpo de su exnovia.

Por desgracia para Blanton, no lo consiguió. Sobrevivió a su intento de suicidio con una bala permanentemente en la cabeza, cumplió su condena por homicidio involuntario y salió… Llegó al sur de Indiana en julio de 2012 para cometer otro acto horrendo en 2014.

Después de aquel juicio nulo, el nuevo juicio comenzó el 11 de septiembre de 2020, seis años después del asesinato, y terminó este viernes.

Esta vez hubo más de diez testigos que contaron lo que sabían y habían visto. Amigos, compañeros de Blanton, un experto forense y agentes de policía de Jeffersonville que no podían borrar de su mente lo que vieron aquella mañana del 9/11 del 2014.

“Ella sufrió tantas indignidades esa noche”, dijo el fiscal Mull. “Estaba aterrorizada, la apuñalaron, la desmembraron, la comieron y la violaron. Y la justicia para cada uno de esos actos de indignidad es importante si se prueba… Es lo que exige la justicia”.

Joseph Oberhansley fue declarado culpable de matarla y canibalizarla 6 años después de su asesinato. Pero no lo encontraron culpable de haberla violado, según publica USA Today. Podría pasar el resto de su vida en prisión.

Gracias por leer mi crónica de hoy para Mundo Hispánico, te espero mañana para otra historia.