Crónica: Bayron Portillo se ‘gana’ el arresto por desobediente

Foto: Alguacil de Gwinnett / Video: MH
  • Crónica: Hondureño desobedece a la policía y se ‘gana’ el arresto.
  • Bayron Portillo hizo todo lo contrario a lo que la policía le indicó.
  • El incidente se registró afuera de un popular night-club de Georgia.

Definitivamente hay personas que con unos cuantos tragos encima se creen más “valientes”, pero hay otras que al parecer se tornan más tercas, como pasó con Bayron Portillo.

Este es el caso de un ciudadano hondureño que reside en Georgia y quien acaba de ser arrestado por desobediente.

Y es que, por más que le pidieron las autoridades de la ciudad de Norcross que se retirara de un lugar donde ya no era bienvenido, este insistió en salirse con la suya, por lo cual acabó en una de las frías celdas de la cárcel del condado de Gwinnett.

Se trata de Bayron Portillo Chirinos, de 29 años, que el pasado fin de semana llegó a un popular centro nocturno del área metropolitana de Atlanta para dizque divertirse un rato.

El centroamericano comenzó a echarse los tragos mientras que trataba de conquistar a alguna de las chicas que se encontraban en el negocio.

Crónica Hondureño rebusca arresten

Bayron Portillo Chirinos, de 29 años. (Alguacil de Gwinnett)

Todo indica que en su afán de conquistar a una de las tantas mujeres que había en el antro, a más de una le faltó el respeto, por lo cual la seguridad del negocio lo sacó por la fuerza.

Una vez afuera, le dejaron claro que no lo volverían a dejar entrar, pero este insistió en quererse meter, razón por la cual llamaron al 911 para denunciarlo.

Un par de minutos después apareció la primera patrulla y tras escuchar los alegatos de ambas partes, el oficial le pidió a Portillo que se retirara del lugar por las buenas.

“Move away (aléjate)… go (vete)… vamos, adiós”, le dijo el uniformado varias veces tanto en inglés como en español.

Crónica: Bayron Portillo se ‘gana’ el arresto por desobediente

Sin embargo, Portillo parecía no entender y por momentos simulaba que se alejaría caminando, pero luego se regresaba.

“Si no te vas ahora mismo, te vamos a arrestar”, le advirtió, por lo que finalmente se fue.

Pero la retirada de Portillo fue temporal. Solo le dio la vuelta al centro comercial para esperar a que las patrullas se marcharan y, al ver que ya se habían ido, regresó al mismo lugar.

Los vigilantes llamaron de nuevo a las autoridades y esta vez, sin mediar palabra, los agentes regresaron solo para detenerlo.

Portillo acabó esposado en el asiento trasero de una de las unidades acusado de conducta desordenada e intoxicación en la vía pública, infracciones menores por la cual solo le impusieron una fianza de 370 dólares y le concedieron la libertad.

Irónicamente, exactamente tres años antes fue detenido la primera vez en Georgia por manejar sin licencia válida y con las ventanas de su vehículo más oscuras de lo permitido.

Crónica Hondureño rebusca arresten

Este fue el preciso instante en que Bayron fue arrestado por los patrulleros de Nocross, video que fue entregado a MundoHispánico.

En esa ocasión le cobraron 1,100 dólares de fianza, por lo que ahora le fue relativamente mejor. Esperemos que aprenda la lección y que sea la última vez que lo arrestan.

Hay personas que erróneamente creen que porque ya varias prisiones de Georgia corrieron a los agentes de inmigración de sus precintos están a salvo de la deportación, pero cuán equivocados están.

Y es que olvidan que todo arresto queda de por vida en el expediente de cada persona y que en un futuro en que deseen regularizar su estatus legal en el país, eso les saldrá y si es algo grave o infracciones repetitivas, es posible que le nieguen un beneficio migratorio bajo el argumento de que no es alguien con buen “carácter moral”.

Lo mejor es siempre tratar de portarse bien y respetar las leyes al máximo. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.