Crónica: Baleado por la espalda por cambiarse de vagón en el metro (2 VIDEOS)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Crónica: Baleado por la espalda por cambiarse de vagón en el metro (2 VIDEOS)
  • Lo balearon por la espalda por cambiarse de vagón en el metro (VIDEOS).
  • Ariel Román incumplió una ordenanza municipal y le costó demasiado caro.
  • Nunca imaginó que pasarse de vagón en el metro lo dejaría cerca de una muerte brutal.

Ariel Román, de 33 años, se subió a la Línea Roja del Metro de Chicago como otros días. Había varias personas viajando y quiso cambiarse de vagón utilizando la puerta entre dos vagones, cosa que una ordenanza municipal prohíbe.

Relacionado

Pero, dos oficiales de policía de Chicago, Bogard y Butler, que estaban custodiando una de las puertas de entrada y salida del vagón al andén, detuvieron su paso.

Lo siguieron y lo obligaron a bajarse del tren.

No opuso resistencia, escuchó lo que la oficial tenía que decirle, y salió del vagón en la estación Grand Red Line. Era el 28 de febrero. El video de lo que ocurrió ese día fue viral, pero es ahora, esta semana, que hay nuevas pruebas e imágenes de lo que le sucedió a Román, según informa Chicago CBS. ¡Una locura!

Y en el andén, los dos oficiales y Román hablaron un momento. No se sabe qué se dijeron, porque los videos que muestran todas las secuencias no tienen sonido, pero, en un momento, el hispano intentó alejarse de ellos.

Y entonces comienza la locura.

Baleado por la espalda
Captura video Vimeo

Uno de los oficiales lo agarró del brazo y Román intenta soltarse. Forcejean y el hispano va a parar al suelo mientras la policía intenta reducirlo.

Recuerda de Román había incumplido una ordenanza, no estaba armado y no parecía representar peligro para nadie realmente.

Trataron de esposarlo. Pero el hombre luchaba por no ser esposado. No sé qué pasó, pero supongo que ya le pareció demasiado por una falta.

En un video de ese momento, se escucha a un oficial gritarle a Román que “deje de resistirse” más de 10 veces.

Entonces, los oficiales aplican sus Tasers. Pero Róman se libera, se tambalea sobre sus pies y parece limpiarse la cara, aparentemente por el gas pimienta.

Un video filmado con un celular por una persona que estaba allí recogió el testimonio.

Baleado por la espalda por cambiarse de vagón (VIDEO #1)

Log # 2020-0988 3rd Party 1 from COPA Chicago on Vimeo.

La oficial Melvina Bogard retrocede, saca su arma y grita: “¡Señor, baje sus putas manos!” mientras su compañero, Bernard Butler, le insta: “¡Dispárale!”

Segundos después, Bogard le dispara a Ariel Roman en el estómago. Después de ese primer disparo, el hispano corre por la escalera mecánica, los oficiales lo persiguen, y se escucha un segundo disparo fuera de cámara.

Por la espalda. Mientras el hispano corría escaleras arriba, aterrado.

Lo siguiente que puede verse es a Ariel Román tendido en el suelo, ensangrentado, más policías en la escena y alguien que le dice “Respira, respira”.

¿No es una locura?

Sí, Román cometió el incumplimiento de la ordenanza.

La abogada Gloria Schmidt Rodríguez explicó que sel hispano fue diagnosticado con trastorno de ansiedad y sufrió un ataque de pánico cuando viajaba en el tren aquel día. Por eso comenzó a moverse entre vagones, azuzado por su angusttia inexplicable.

Baleado por la espalda por cambiarse de vagón (VIDEO #2)

El hispano reconoció que se movía entre los vagones de un tren de la CTA, lo cual es una violación de las ordenanzas municipales, pero no cometió ningún delito que hubiera justificado su arresto, y no estaba armado o era una amenaza para la policía o alguien más.

“Ariel estaba desarmado, y los oficiales sabían que él estaba desarmado. Tampoco cometió un delito; fue una violación de la ordenanza de la ciudad. Los oficiales, que están entrenados, deberían haberse relajado y haberse tomado el tiempo de pedir respaldo, si lo consideraban necesario. La sola idea de que un oficial dispare su revólver de servicio dos veces es sorprendente”, dijo el abogado de Román, Andrew Stroth.

Roman fue acusado de resistir el arresto y, además, lo acusaron con cargos criminales de drogas después del tiroteo, pero la misma policía luego pidió a los fiscales que retiraran todos los cargos.

Roman fue llevado al Northwestern Memorial Hospital después del tiroteo, y ha tenido al menos dos cirugías. Rodríguez dijo que la herida de bala en su estómago destruyó el tejido que conecta su vejiga con su intestino delgado, y la bala que lo golpeó por la espalda está todavía alojada en su espalda, y no se puede extraer, porque está demasiado cerca de su nervio ciático.

Bogard y el oficial Bernard Butler fueron relevados de sus deberes mientras la Oficina Civil de Responsabilidad de la Policía (COPA) investiga el tiroteo. Este martes COPA publicó 18 nuevos videos que muestran lo que sucedió aquel día en febrero.

Róman ha demandado a la ciudad y a los oficiales por fuerza excesiva.

El abogado de derechos civiles Greg Kulis ha dicho que el video del tiroteo en el teléfono celular muestra claramente que los oficiales no fueron entrenados adecuadamente en el uso de tácticas de desescalada o el uso adecuado de la fuerza.

Baleado por la espalda por cambiarse de vagón, por Mario Guevara

“No sacas un arma y comienzas a disparar en una estación de transporte público”, dijo. Y agregó: “Desafortunadamente para el público, oficiales sin experiencia no calificados fueron puestos en un lugar público lleno de gente. Esto fue el resultado de la elección que estos oficiales tomaron de usar la fuerza letal, lo cual no tenía justificación”.

COPA aún está estudiando el caso de una posible acción disciplinaria contra Bogard o Butler. Mientras tanto, el FBI y la oficina del Fiscal del Estado del Condado de Cook han abierto investigaciones criminales sobre el tiroteo.

Expertos en uso de fuerza que revisaron el primer video, el del celular, que se hizo viral, han dicho que es problemático, particularmente porque el hispano se estaba alejando cuando le dispararon. “La ley simplemente no permite lo que vi en el video”, dijo el profesor de derecho de la Universidad de Pittsburgh, David A. Harris.

Otro experto, el Sargento retirado de LAPD SWAT, Scott Defoe, acompaña la opinión de Harris: “No lo veo golpear a los oficiales. No lo veo en ningún momento con un arma”.

Tanto Harris como Defoe dijeron que el video no sugiere que Roman fuera una amenaza mortal. Y a la policía no se le permite usar la fuerza letal para evitar una fuga, que parece ser lo que sucedió cuando Roman corrió escaleras arriba.

¿Imaginas si, además, algún otro pasajero o transeunte de la estación hubiera sido herido o muerto por accidente? ¡Era una estación de Metro! Y, además, el incidente no requería de tanta violencia ni el uso de armas.

Sin palabras…

Gracias por leer mi crónica de hoy, te espero en la de mañana, como siempre.