Crónica: Autoridades de luto tras asesinato de dos policías

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Oficina del Alguacil del condado de Maricopa
  • Crónica: Autoridades de luto tras asesinato de dos policías
  • La pareja de oficiales fue ultimada por dos peligrosos criminales
  • Uno de sus funcionarios muertos estaba en su primer día de trabajo

Crónica luto asesinato policías. El demonio anda suelto en las calles al punto de que ya no respeta ni siquiera la placa y uniforme de las autoridades. Y es que en los últimos días dos representantes de la ley y el orden fueron asesinados en dos estados del país mientras que cumplían con su labor de servir y proteger a la sociedad.

El último de ellos, que por cierto era hispano, fue ultimado en Arizona el pasado sábado tras haber arrestado a un sujeto de la raza blanca que había cometido una serie de delitos. La víctima fue identificada como el oficial Juan “Johnny” Ruiz, quien llevaba tres años trabajando con el Alguacil del condado de Maricopa.

Aprovechó el mínimo descuido para matarlo: Crónica luto asesinato policías

Crónica luto asesinato policías
Oficina del Alguacil del condado de Maricopa

Resulta ser que cuando Ruiz bajó de su patrulla al prisionero tras llegar a la prisión de la localidad, le quitó las esposas para entregárselo a los carceleros, segundos que Clinton Robert Hurley, de 30 años, aprovechó para abalanzársele con todas sus fuerzas al agente. Le pegó tan fuerte que lo arrojó al suelo.

El oficial intentó levantarse, pero recibió otro golpe que lo dejó inconsciente, al punto de que ni siquiera pudo pedir ayuda a sus compañeros por medio de su radio. Tras noquearlo, Hurley se subió a su patrulla y como si él fuera el policía, abandonó el lugar a toda velocidad a bordo de la unidad policial.

Lo denunciaron al verlo sospechoso: Crónica luto asesinato policías

Crónica luto asesinato policías
Oficina del Alguacil del condado de Maricopa

El verdugo del agente Ruiz, apenas había avanzado un par de millas cuando otro automovilista lo vio y notó que era un civil manejando una patrulla, por lo que llamó al 911 y fue así como las autoridades cayeron en cuenta de lo que pasaba. Cuando fueron a buscar a su compañero, lo encontraron medio muerto.

Lo trasladaron de emergencia a un hospital cercano, pero los médicos nada pudieron hacer para salvarle la vida. De su asesino no había ni rastros, pues dejó abandonada la patrulla y robó otro vehículo para darse a la fuga, pero unas horas después lograron ubicarlo escondido en una propiedad y le cayeron.

Lograron arrestarlo sin contratiempos: Crónica luto asesinato policías

Crónica luto asesinato policías
Oficina del Alguacil del condado de Maricopa

Los compañeros del oficial caído iban preparados para lo peor, pero cuando Hurley se vio rodeado se entregó sin oponer resistencia, a pesar de que tenía en su poder el arma de su víctima. Fue recluido a la misma cárcel donde mató a Ruiz, ahora acusado del horrendo asesinato.

La familia del agente caído aceptó donar los órganos vitales de su ser amado que aún estaban funcionando, para que así otras personas pudieran vivir gracias a él. Por consiguiente, aún hasta en el momento de su partida Ruiz terminó siendo un verdadero héroe para los demás, incluso para gente completamente desconocida. Archivado como: Crónica luto asesinato policías

Al otro lo mataron en su primer día como policía

Crónica luto asesinato policías
Departamento de Policía de la ciudad de Alamo

El primero de los agentes fue ultimado en Georgia también el sábado, apenas unos minutos antes que Ruiz, solo que este a manos de un hombre afroamericano que sin siquiera dudarlo un solo segundo, abrió fuego varias veces contra él, tras literalmente haberlo emboscado. El asesinato fue un acto de vil venganza por haberlo arrestado ese mismo día.

El oficial Dylan Harrison, del Departamento de Policía de la ciudad de Alamo, se topó en su camino al salir de su cuartel con Damien Anthony Ferguson, de 43 años. Harrison se asombró al verlo, pues apenas cuatro horas antes lo había detenido. Pero más aún, cuando vio que sacó un arma y le disparó a quemarropa sin siquiera darle chance de defenderse. Archivado como: Crónica luto asesinato policías

Y todo por unas infracciones de tránsito

Los criminales tendrán que pagar
Departamento de Seguridad Pública de Gerogia

Previamente, Harrison había parado a Ferguson por haber cometido varias violaciones viales. Solo pretendía multarlo, pero como el conductor se portó grosero y hasta declinó identificarse, terminó tras las rejas, lo cual evidentemente le molestó tanto, que pagó la fianza solo para salir a desquitarse.

Llegó al precinto policial y esperó hasta ver de nuevo a Harrison. Tras reconocerlo mientras venía saliendo solo y caminando hacia su patrulla lo abordó y de una vez, le disparó, matándolo en el acto. Los compañeros del agente caído comenzaron a buscar al verdugo, pero no pudieron localizarlo por ningún lado. Archivado como: Crónica luto asesinato policías

Hasta ofrecieron una recompensa por su captura

Los criminales tendrán que pagar
Departamento de Seguridad Pública de Georgia

El crimen de Harrison le dolió tanto a sus compañeros que ofrecieron una recompensa de casi 20 mil dólares a quien brindara información sobre el paradero de Ferguson. No fue necesario premiar a nadie, pues los oficiales del Servicio de Alguaciles Estadounidense (U.S. Marshals) lograron ubicarlo antes.

Tras arrestarlo, lo acusaron del asesinato premeditado de un policía, lo que lo hace candidato a la pena capital bajo las leyes estatales. El día en que murió, Harrison, de 26 años, hacía su primer turno como patrullero para esa agencia policial, ya que antes había laborado como investigador antidrogas para el condado de Oconee. Archivado como: Crónica luto asesinato policías

Quería vigilar las calles y eso le costó la vida

Crónica luto asesinato policías
Departamento de Policía de la ciudad de Alamo

Todo indica que luego de tres años peleando contra los narcos, se cansó de tantos peligros y decidió hacer algo menos riesgoso, como lo es la vigilancia de las calles, sin imaginarse que en su primer día haciéndolo, un desalmado vengativo lo asesinaría. Harrison deja a su esposa y un bebé de apenas seis meses de nacido.

Antes de convertirse en oficial de policía, había trabajado como bombero y paramédico, así que evidentemente lo suyo era el servicio. Que lástima que haya tenido la mala suerte de toparse con un demonio encarnado al que no le importaba absolutamente nada. Con el asesinato de Ruiz y de Handerson, ya suman más de 22 mil representantes de la ley que han muerto en el cumplimiento de su deber desde que se estableció la Constitución de este país. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima. Archivado como: Crónica luto asesinato policías