Crónica: Arrestan a hispano por llevar chica sentada en hielera

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Crónica: Arrestan a hispano por llevar chica sentada en hielera
Fotos: Policía de Norcross
  • Crónica: Arrestan a hispano por llevar chica sentada en hielera
  • El guatemalteco tuvo la mala suerte de pasar justo al lado del policía
  • Sobrepasar la cantidad de personas que caben en un vehículo es una violación a la ley

Crónica Arrestan chica hielera. Fredy Gudiel López Pérez, es un obrero de la construcción de 26 años que reside en la ciudad de Atlanta (Georgia) desde que dejó su natal Guatemala en busca de un futuro mejor para los suyos. Ayer por la tarde, salió de su trabajo como de costumbre, cansado después de la larga faena laboral.

Cargó todas sus herramientas en la parte trasera de su camioneta y salió, dispuesto a llegar a casa rápido para darse una ducha relajante con agua caliente. Pero antes, debía pasar a dejar a su hogar a un compañero de trabajo. Pero pasó algo inusual, se les pegó otra compañera quien, por casualidades de la vida, necesitaba un raite (aventón).

La subió en su camioneta e improvisaron un asiento: Crónica Arrestan chica hielera

Crónica Arrestan chica hielera
Fotos: Policía de Norcross

Imposible negarle un favor a una dama, pero sentarla atrás era imposible, pues estaba repleto de accesorios metálicos, así es que Fredy se las ingenió. Colocó en medio de los dos asientos frontales la hielera donde transportan y mantienen frescas las bebidas que lo hidratan a diario.

Tras improvisarle el asiento, prendió la unidad y salió muy bien acompañado con sus dos pasajeros. Ninguno de los presentes se imaginaban la cantidad de problemas legales que esa decisión estaba a punto de acarrearle al guatemalteco. Y es que tuvieron la mala suerte de que los viera un policía.

Trató al máximo de cumplir con la ley de tránsito: Crónica Arrestan chica hielera

Crónica Arrestan chica hielera

Fredy condujo por un rato respetando las reglas viales, al menos todas las que pudo. Se detuvo ante las señales de ‘alto’ y los semáforos en rojo. En cuanto a los límites de velocidad, iba incluso hasta unas cuantas millas por abajo. Por nada en el mundo podía dar lugar a ser detenido por la policía.

Y es que el centroamericano estaba consiente de que tenía una pequeña, pero difícil situación que fácilmente podía meterlo en un grave problema legal: carece de licencia de manejo, lo cual en Georgia es considerado un delito que conlleva a la cárcel a quien lo comete.

Pasaron justo al lado de la patrulla: Crónica Arrestan chica hielera

Crónica Arrestan chica hielera

Para desgracia del conductor, cuando iba sobre la Buford Highway, una de las calles más transitadas del área metropolitana de Atlanta, pasaron justo al lado de un policía de la ciudad de Norcross. El patrullero estaba detenido esperando el cambio de luz, cuando de repente, vio la camioneta de Fredy.

De inmediato, el uniformado notó que al frente de la unidad viajaban tres personas, cuando esta solo trae dos asientos, lo cual representa el número de gente que debe ir en ella. Salió disparado en el acto tras la camioneta del guatemalteco y le prendió las luces azules para avisarle que debía detenerse. Archivado como: Crónica Arrestan chica hielera

Fredy paró y no entendía lo que pasaba: Crónica Arrestan chica hielera

Crónica Arrestan chica hielera

“Pero ¿qué hice mal?, ¿Por qué me está parando este señor?”, se preguntó Fredy en voz alta, mientras que sus pasajeros veían atónitos hacia la parte trasera mientras la patrulla policial les pisaba los talones. Ninguno de sus acompañantes supo responderle a su válida duda.

Fredy estaba a punto de descubrirlo. Cuando por fin se paró en un lugar seguro, fueron abordados por el agente Butinsky, uno de los policías de Norcross con más experiencia. El veterano lo saludó de una manera muy cordial, se presentó e inmediatamente le respondió su interrogante. Archivado como: Crónica Arrestan chica hielera

¿Por qué la llevas a ella sobre una hielera?: Crónica Arrestan chica hielera

Crónica Arrestan chica hielera

Butinsky le explicó al centroamericano que la razón por la que lo había detenido es porque llevaba a un pasajero de más. “Ves que tu camioneta tiene solo dos asientos y un par de cinturones? Eso significa que solo pueden viajar tu y otro acompañante”, le recalcó el representante de la ley.

“¿Porqué la llevas a ella sentada sobre esa hielera?”, cuestionó a Fredy el uniformado. Ahora era él quien no tenía una respuesta a dicha inquietud. El conductor se quedó pasmado, pero más cuando el oficial le lanzó la segunda pregunta. “Por favor pásame tu licencia de conducir” … ¿No tienes licencia?, volvió a cuestionarlo al ver su silencio. Archivado como: Crónica Arrestan chica hielera

Fredy salió bien regañado

Crónica Arrestan chica hielera

“No cuento con una licencia”, le dijo el chofer. “Y entonces ¿Porqué estás tras el volante? Sino tienes licencia y sufren un accidente, tu seguro no va a querer cubrir los daños porque no cuentas con permiso para manejar”, le reprochó el agente Butinsky, lo que dejó aún más perplejo al pobre de Fredy.

“Bájate de la camioneta por favor”, le indicó el uniformado. “Trágame tierra”, seguramente pensó el guatemalteco al mismo tiempo que deseaba quedarse pegado de su asiento, pero sabía que no tenía otra opción que acatar de inmediato la orden del oficial, así que es abrió lentamente la puerta y se bajó. Archivado como: Crónica Arrestan chica hielera

Acabó esposado en la patrulla

Crónica Arrestan chica hielera

Un par de minutos después, Fredy López yacía nuevamente sentado, pero en el asiento trasero de una patrulla. Estaba esposado, o sea que oficialmente arrestado bajo cargos de conducir sin licencia y de haberse atrevido a manejar un vehículo motorizado irrespetando los códigos de seguridad.

Aunque ambas faltas constituyen infracciones menores, el centroamericano fue trasladado de inmediato al Centro de Detención del condado de Gwinnett donde, tras tener una audiencia inicial ante un juez magistral, le concedieron la salida tras el pago de una fianza de 2 mil dólares.

A pesar de ello le fue bien a Fredy

Fredy pagó la fianza y recuperó su libertad. Aunque la multa fue relativamente alta en comparación con las faltas que cometió, el guatemalteco corrió con mucha suerte. Y es que su hubiese caído preso por esta misma fecha, pero el año pasado, le habría ido peor, ya que en ese entonces en la cárcel de Gwinnett estaba Inmigración.

Afortunadamente para él, este año, ese condado cambió de alguacil y una de sus primeras acciones, fue sacar a los agentes de ICE del precinto. Gracias a ello, Fredy no acabó en proceso de deportación, lo que le habría costado hasta más de 20 mil dólares sin contar la alta posibilidad de ser expulsado del país. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.