Crónica: Abuso sexual en Fortnite, ¡cuidado con tu hijo!

Abuso sexual Fortnite, en Minecraft, en WhatsApp... todo lo que rodea a nuestros hijos en Internet puede ser peligroso sin control.

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Crónica: Abuso sexual en Fortnite, ¡Cuidado con tu hijo!
  • Si tienes niños o adolescentes en casa, seguro que pasan horas jugando este juego en línea o algún otro.
  • Ten cuidado, además de otros niños y niñas… también hay predadores sexuales esperando que el tuyo caiga en sus redes.

Juancito tiene dedos hábiles. Con sus apenas 11 años es un maestro de Fortnite y está muy orgulloso de serlo.

Su madre no entiende muy bien a qué juega tantas horas, pero se le ve tan tranquilo sentadito delante de la pantalla… además, así no tiene que desvelarse pensando que está en la calle.

Hay muchos peligros en la calle, ¡no hay más que ver los diarios! “Dios mío, que nunca nos pase”, piensa ella mientras dobla la ropa.

Crónica Abuso sexual Fortnite
Imagen ilustrativa. ShutterStock

Mira al niño, está absorto en la pantalla.

“¿Qué juega, m’hijo?”, le pregunta mientras le revuelve el pelo con ternura. “¿No quiere algo de comer?”

“No, mamá”, responde el chico sin despegar los ojos de la pantalla. Sus dedos vuelan sobre los controles.

“Pero, m’hijo… no comió bien, se la pasa ahí metido”. Ella mira por sobre el hombro de Juancito a la pantalla. Le han dicho que hay que controlar muy bien que los niños no se metan en las redes sociales porque hay mucho abusador suelto.

El niño ni pestañea.

Ella mira y mira y solo ve dibujitos corriendo para acá y para allá en Fortnite.

De pronto un mensaje salta en la pantalla. Está en inglés.

Ella no sabe inglés.

“¿Quién le escribe ahí, Juan?”. Cuando mamá dice ‘Juan’, y no ‘Juancito’, es que está alarmada, preocupada o enojada.

“Mamaaaaaaaaaa… un chico que juega conmigo…”. El niño pone los ojos en blanco. “Qué pesada es mamá”.

“¿Y qué chico es ese?”

“Uno”

“¿De la vecindad?”

“Eh… no. De otro lugar mamá. ¡Déjame que pierdo la partida!”

Ella se aleja tranquila. No estaba en las redes, estaba jugando un jueguito. Sigue doblando la ropa.

[interest img=”https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1572629377/Tony-Mu%C3%B1oz-M%C3%A9ndez_todkou.jpg” url=”https://mundohispanico.com/cronica-recapturan-peligroso-predador-sexual-de-georgia/” title=”Crónica: Recapturan a peligroso predador sexual de Georgia”]

Juancito mira de reojo. Cuando mamá se va de la habitación, contesta.

– [Bueno, podemos vernos en el shopping un ratito]

– [Pero ven solo, si no, no hay trato]

– [Te digo que voy, pero tú me regalas los skins que me faltan]

– [Sí, bello, vas a ver que te vas a pasarlo bien y te compro los skins]

– [Del uno]

– [Mándame una foto]

– [¿Otra? Mamá está en casa…]

– [Sí, otra que me dure hasta que te vea.]

Juancito se levanta y se va al baño con el celular en el bolsillo. Pasa por detrás de mamá, que ni se fija.

Crónica Abuso sexual Fortnite

Al día siguiente Juan se va al shopping después de la escuela. Tiene que ir al patio de comidas. Nunca ha visto a “Blue Warrior23”, pero él dijo que le iba a reconocer.

Imagen ilustrativa: ShutterStock

Se sienta solo en una mesa. Le está empezando a dar un poco de susto. Pero “Blue” le va a comprar los skins que le faltan si se deja hacer unas fotos para modelar.

Son solo un par de fotos y, además, si triunfa en el modelaje, va a hacer mucha ‘lana’. ¿Que no?

Después de un rato se acerca un hombre con gorra. Juan lo mira a los ojos, ojos negros como el abismo.

“¡Hola, Juancito!”

“¿’Blue’?

“Sí, ¡qué ganas tenía de verte!”, y le acaricia la cabeza como mamá.

“Ven conmigo, vamos a hacer esas fotos”.

“Y me compras los skins, ¿verdad?”, el niño quiere salir lo más rápido posible de la situación. Algo le dice que no tendría que haber venido.

“Sí, baby, te compro lo que tú quieras”.

Agarra a Juancito de la mano y tira de él. Le pone una mano en el hombro mientras caminan por el shopping hacia la salida.

La gente que pasa ve a un niño con su padre, de compras, pasando un buen rato.

Crónica Abuso sexual Fortnite

Llegan al estacionamiento. Se dirigen a una troca bien grande. Cuando “Blue” abre la puerta, Juan se resiste.

“No, mejor no voy. Quédate con los skins, me voy a casa”

“Baby, súbete, no me hagas perder la paciencia, es un ratito nada más”.

“¡¡NO!!”, grita el chico.

Pero “Blue” ya lo ha empujado adentro de la camioneta y de una sola trompada lo ha dejado inconsciente.

Juan se despierta encerrado en un baño. Huele raro. Se escuchan voces afuera. Tiene mucho miedo. Al rato se abre la puerta y “Blue” lo saca a los empujones.

Imagen ilustrativa: ShutterStock

Hay cámaras grandes, focos, más gente grande y otro niño como él en un rincón.

Lo mira espantado. Tiene sangre por todos lados. Llora y gime. Un hombre le lava la sangre con una toalla inmunda y le da agua.

“Traigan al otro pinche escuincle”, brama un hombre detrás de la cámara.

Crónica Abuso sexual Fortnite

Juan llora y muerde, pero lo aquietan de un bofetón y le pinchan con una aguja.

Cuando ya no tiene fuerzas para moverse demasiado, lo tiran sobre un colchón asqueroso. Huele a pis, a mugre, a náusea.

Alguien le saca su ropa, los pantalones que dobló mamá, la camiseta de la escuela, las zapatillas que tanto le gustan.

Imagen ilustrativa: ShutterStock

De su bolsillo cae el celular. Su juego de Fortnite está dentro esperando por él, para que siga jugando.

Pero una enorme sombra se acerca al niño que no jugará nunca más a nada. Lo acaricia mientras Juancito siente ganas de vomitar, el miedo le abre los ojos de forma tan desmesurada que hacen un primer plano de su horror.

La sombra se agacha sobre el y comienza a tocar partes de su cuerpo que nunca nadie había tocado.

Y Juancito, el jugador de Fornite, solo grita: “¡¡Mamá, ayúdame!!

Crónica Abuso sexual Fortnite

Juan puede haber vuelto a casa roto por dentro y por fuera. Quizá es uno de esos chicos que se suicidan. Quizá es un niño desaparecido, o un escuincle que nunca volvió a casa y anda dando vueltas hasta arriba de droga para soportar tanto dolor.

Juan es uno de cientos, de miles de niños que caen en las redes de pedófilos que los cazan, precisamente, colándose en sus juegos de chicos.

Hombres y mujeres como estos, que han sido arrestados por abuso sexual, son las hienas que están esperando agarrar a tu pequeño o pequeña.

Crónica:
State Police NJ

Ahora levanta la cabeza de la pantalla y, POR FAVOR, anda a revisar qué está haciendo tu hijo. Podría ser que hoy le salves la vida a lo que más amas.

Gracias por leer mi columna de hoy, te espero en la de mañana, como siempre.

[trend video=”485122″ player=”14557″ title=”PASAPORTE PARA CRUZAR LA FRONTERA” duration=”141″ description=”Necesita pasaporte para cruzar la  frontera de Estados Unidos con México? la respuesta es sí. Si usted es ciudadano estadounidense” uploaddate=”2019-10-31 03:02:41″ thumbnailurl=”https://cdn.brid.tv/live/partners/11583/thumb/485122_t_1572490973.png”]

Continua artículo relacionado