Acusan de crimen de odio a hombre por golpear a hispanos y querer “matar a mexicanos”


Un hombre quien supuestamente golpeó a tres hispanos con una barra de metal mientras gritaba que quería “matar a mexicanos”, finalmente ha sido acusado de delitos de odio.

Un jurado federal de Salt Lake City, en Utah, presentó una acusación de tres cargos contra Alan D. Covington, de 50 años, luego de que supuestamente efectuara el ataque racista en una tienda de neumáticos el 27 de noviembre de 2018, reseñó Newsweek este jueves.

Covington está acusado de usar una barra de metal para golpear a José López, de 51 años, y a su hijo Luis Gustavo López, de 18 años, dentro de la tienda, además de atacar a otro hispano en un intento por lastimarlo. Todo eso mientras insistía en que quería “matar a mexicanos”.

TE PUEDE INTERESAR: Demócratas preparan plan contra declaración de emergencia de Trump

La acusación formal alega que el ataque contra una de las víctimas incluyó un intento de asesinato, indicó el Departamento de Justicia en una declaración citada por el referido medio.

Después de su arresto, Covington le dijo a la policía que la “mafia mexicana” lo había estado persiguiendo desde 2008. Comentó que fue a la tienda Lopez Tires para ver si alguien de ahí conocía a algún miembro de ese grupo, porque, aseguró, “todos se conocen”, informó KUTV en aquel entonces.

El detective Greg Wilking, del Departamento de Policía de Salt Lake City, dijo que la mafia mexicana podría haber sido una pandilla de prisión con quien el sospechoso se había encontrado antes, aunque ninguna de sus víctimas actuales tenía vínculos con ella.

TE PUEDE INTERESAR: USCIS anuncia importantes cambios en uno de sus formularios

El alcalde de Salt Lake City, Jackie Biskupski, elogió a los agentes del orden público luego de que se presentaron cargos en relación con el ataque que “sembró el miedo en nuestra comunidad”.

“Es hora de que Utah adopte una legislación integral sobre delitos de odio para brindarles a las autoridades policiales y a los investigadores las herramientas que necesitan para procesar estos tipos de crímenes”, expresó Biskupski en un comunicado.

El jefe Mike Brown agregó: “Estoy increíblemente orgulloso de nuestros detectives cuyo trabajo en conjunto con el FBI llevó a cabo esta acusación a buen término. El Departamento de Policía de Salt Lake City continuará trabajando con cualquier socio dispuesto a garantizar que haya justicia disponible para todos en la ciudad capital”.

En un principio, los fiscales estatales acusaron a Covington por agresión con agravantes, posesión de un arma peligrosa por parte de una persona restringida y cargos por posesión de drogas. Un juez del 3er Distrito ahora ordenó una evaluación psicológica del sospechoso para determinar si está mentalmente apto para ser juzgado, informó KSL.

Si es declarado culpable, Convington enfrenta una sentencia máxima de cadena perpetua y una multa de 250,000 dólares.

El Departamento de Policía de Salt Lake City investigó el crimen junto con la Oficina de Campo de Salt Lake City del FBI. El caso está siendo procesado por el abogado asistente de Estados Unidos, J. Drew Yeates, de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos, y por el abogado litigante Rose E. Gibson, de la División de Derechos Civiles.