Coronavirus: Donald Trump no se deja de Barack Obama y ahora le dice “incompetente”

Luego que Barack Obama criticara a administración de Donald Trump por acciones contra coronavirus (Covid-19), presidente le dice incompetente

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Donald Trump responde a críticas de Barack Obama sobre acciones contra coronavirus
  • El presidente acusa a administración de su predecesor de “incompetente” y “corrupta”
  • El pleito entre ambos se arrecia de cara a las elecciones de noviembre próximo

Luego que Barack Obama criticara a la administración de Donald Trump por las acciones implementadas contra el coronavirus (Covid-19), el presidente le contesta al catalogar a su gestión como “incompetente” y “corrupta”, de acuerdo a un tuit publicado hoy en su cuenta de Internet. Además dijo que Obama y alguien más

De acuerdo al New York Post el presidente dijo ante periodistas en la Casa Blanca lo siguiente: “Mira, él era un presidente incompetente, eso es todo lo que puedo decir. Extremadamente incompetente”.

A su vez, en su cuenta de Twitter, Donald Trump lanzó la siguiente acusación más amplia y “recargada” ya que le agregó otro adjetivo: “La administración de (Barack) Obama se está convirtiendo en una de las más corruptas e incompetentes en la historia de Estados Unidos. Recuerde, él (Obama) y Sleepy Joe (el sobrenombre con el que bautizó al virtual aspirante demócrata Joe Biden) son las razones por las que estoy en la Casa Blanca”.

Todo esto, vino un día después de que Barack Obama lanzara la siguiente acusación: “Más que nada, esta pandemia ha dejado en evidencia por completo y (enterrado) finalmente la idea de que la gente al mando sabe lo que está haciendo”.  Y agregó: “Muchos de ellos ni si quiera están simulando estar al cargo”, en un discurso virtual conjunto de graduación a varias universidades con alumnado tradicionalmente afroamericano en Estados Unidos.

Tras ir unos días a Camp David, el presidente Donald Trump confirmó que fue una reunión de trabajo y explicó lo que sucedió.

“Así que creo que tuvimos un gran fin de semana. Hicimos muchas reuniones fabulosas. Se están haciendo enormes progresos en muchos frentes, incluida la búsqueda de una cura para esta horrible plaga (coronavirus) que ha acosado a nuestro país”, dijo Donald Trump, de acuerdo a New York Post.

Barack Obama, que ha tratado de mantenerse al margen de la actualidad política con pocas apariciones públicas desde su salida de la presidencia en 2017, ha elevado recientemente su perfil de cara a la proximidad de las elecciones presidenciales de noviembre, calificó la pasada semana la respuesta de la Casa Blanca como un “desastre caótico”.

En esos comicios, previstos para comienzos de noviembre, el aspirante demócrata, Joe Biden, buscará derrotar al actual presidente republicano, quien tratará de lograr su segundo mandato.

Además ha publicado en reiteradas ocasiones su postura sobre la forma en que se ha perjudicado a las familias estadounidenses con la respuesta ante el coronavirus.

“La pandemia ha magnificado la inseguridad financiera de demasiadas familias estadounidenses, las profundas y reales disparidades raciales en nuestra sociedad, y la carga desequilibrada de las madres trabajadoras. Tenemos que crear algo mejor para Estados Unidos al otro lado de esto”.

Por su parte, Donald Trump insinuó este jueves que su predecesor (Barack Obama) tiene la culpa de que EE.UU. no dispusiera de suficientes mascarillas y ventiladores al comienzo de la pandemia del coronavirus.

Estados Unidos, el foco actual de la pandemia, ayer sábado alcanzó la cifra de 1,463,350 casos confirmados de Covid-19 y la de 88,447 fallecidos, de acuerdo al recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

En medio de todo este escándalo entre Donald Trump y Barack Obama por el coronavirus y ante la cercanía de las elecciones, se ha informado que el Gobierno federal de Estados Unidos considera seguro iniciar la reapertura gradual en medio de la crisis del Covid-19cuyo saldo mortal roza ya los 90.000, aunque señalaron que serán las autoridades locales las que deben “guiar” en este proceso e incidir en medidas de distanciamiento.

El secretario de Salud, Alex Azar, remarcó que la mitad de los condados del país “no han registrado una sola muerte” en los últimos días, a la vez que subrayó las amplias diferencias regionales y locales.

Más de dos tercios de los 50 estados de EE.UU. han avanzado en la reapertura de la actividad y el levantamiento de las restricciones.

En las últimas semanas, la curva de contagiados y muertos en EE.UU., epicentro mundial de la pandemia, se ha aplanado, pero los expertos han precisado que dado el relajamiento de las medidas de distanciamiento el rebrote de casos en algunos lugares es probable.

Por su parte, y tras el “agarrón” entre Donald Trump y Barack Obama por el coronavirus, los gobernadores estatales, quienes ostentan el poder para establecer restricciones de movilidad y órdenes de confinamiento, tratan de navegar la compleja situación y conjugar el repunte de la actividad económica con la prudencia médica.

En Ohio, uno de los estados que aplicó medidas más drásticas al comienzo de la crisis, el gobernador republicano Mike DeWine, reconoció la necesidad de reabrir la economía del estado a la vez que recordó que el peligro se mantiene.

En las playas de Nueva Jersey y Maryland, los mensajes de los megáfonos públicos instaba a los bañistas a mantener el distanciamiento social.

El conflicto entre Barack Obama y Donald Trump por el coronavirus, se ha trasladado a otras “arenas” y es que tras la unidad mostrada en un principio en el Congreso donde se aprobó con respaldo republicano y demócrata casi unánime tres paquetes de rescate fiscal por más de 2.2 billones de dólares, entre los que se incluyeron transferencias directas a los ciudadanos, ampliación del subsidio de desempleo, ayudas para pequeñas y medianas empresas, la polarización ha vuelto a adueñarse del Capitolio.

La Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó este vienes un nuevo paquete de estímulo de 3 billones de dólares. En esta ocasión, los republicanos, que controlan el Senado, aseguraron que la legislación no tiene ninguna opción de salir adelante y la Casa Blanca indicó su intención de vetarla.

Con información de EFE

Continua artículo relacionado