EE.UU. supera los 200,000 contagios y 5,000 muertos por COVID-19; Florida y California en alerta

Compartir
Suscríbete
Suscríbete
Recibe por email todo nuestro contenido.
EE.UU. supera los 200,000 contagios y 5,000 muertos por COVID-19; Florida y California en alerta
  • Aumentan casos confirmados de COVID-19 en Florida: más de 1,000 en 24 horas
  • Se confirmó que se cuadriplicaron los pacientes con COVID-19 en cuidados intensivos en California
  • Este miércoles EE.UU. superó los 200,000 contagios por COVID-19

Coronavirus contagios y muertes. Estados Unidos enfrentó este miércoles otra jornada fatídica al superar los 200,000 contagios por COVID-19 y superar los 5,000 fallecidos, con Nueva York todavía como epicentro pero con focos surgiendo a lo alto y ancho del país.

Los contagios totales alcanzaron los 216,000 -casi el doble que el segundo país con más positivos, Italia– tras sumar cerca de 26,000 en las últimas 24 horas; mientras que los fallecidos son ahora 5,137.

Aumentan casos confirmados de COVID-19 en Florida: más de 1000 en 24 horas

El número de casos de COVID-19 confirmados en Florida aumentó a 7,773 esta tarde, 1,032 más que los 6,741 contabilizados hasta el martes, y el número de personas fallecidas por esta enfermedad pasó de 85 a 101 en 24 horas, de acuerdo con el Departamento de Salud estatal.

El número de hospitalizados por la pandemia se cifra en 990, según el mismo ente oficial.

Los condados más afectados continúan siendo en primer lugar el de Miami-Dade, con 2,202 casos positivos, seguido por Broward, con 1,348.

A estos dos condados le sigue otro del sur de Florida, Palm Beach, con 616.

Este miércoles, el gobernador estatal, Ron DeSantis, anunció que ordenará mediante un decreto el confinamiento en casa en el estado a partir de las 00.00 horas del viernes, una medida que ya está en vigor en ciudades como Miami y Miami Beach.

DeSantis se resistió a imponer el confinamiento obligatorio en todo el estado con el argumento del negativo impacto económico que ello supondría en áreas que no han sido afectadas por la pandemia.

El gobernador dijo que firmará el decreto que limitará toda la actividad en Florida a servicios esenciales durante los próximos 30 días, para así tratar de limitar la propagación del nuevo coronavirus.

La decisión llega luego de que en las última semanas varias jurisdicciones en el sur de Florida ya habían decretado restricciones similares y cierres de restaurantes, hoteles y negocios, entre ellas la ciudad de Miami y los condados de Miami-Dade y Broward, estos últimos los más poblados del estado y los más afectados por la pandemia.

También hoy, el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, ordenó el cierre de centros diurnos para personas mayores y la suspensión de los programas de servicios personales a ese grupo de riesgo para prevenir la propagación del coronavirus.

Estas medidas entrarán en vigor la medianoche del viernes 3 de abril con el fin de ayudar a “garantizar la salud y la seguridad de las personas con mayor riesgo de contraer COVID-19”, según un comunicado oficial.

No obstante a esto, las residencias de ancianos seguirán en funcionamiento con las medidas especiales adoptadas para prevenir el contagio.

“El personal del condado de Miami-Dade ha sido instruido para tomar todas las medidas adecuadas para proveer servicios a las personas mayores”, mientras esté en vigor el decreto, lo que incluye la compra de bienes y servicios para ellos.

Coronavirus contagios y muertes. Además, entre las nuevas medidas adoptadas en la ciudad de Miami, a partir de este martes los residentes de 45 años o más, que estén presentando síntomas asociados con la enfermedad, pueden solicitar el examen del coronavirus, que antes era solo para los mayores de 65 años.

Asimismo, el distrito escolar de Miami-Dade, el cuarto más grande del país con 345.000 estudiantes, notificó este martes a los padres, vía correo electrónico, que sus 392 escuelas públicas continuarán cerradas “por lo menos” hasta el 1 de mayo, por lo que las clases permanecen a distancia.

Se cuadruplican pacientes con COVID-19 en cuidados intensivos en California

California necesita prepararse para un aumento en la cantidad de pacientes contagiados con coronavirus que requerirán hospitalización, advirtió este miércoles el gobernador Gavin Newsom después que el estado viera cuadruplicarse en una semana el número de enfermos que tuvieron que ser ingresados a las unidades de cuidados intensivos.

Al menos 774 californianos están este miércoles en cuidados intensivos. El número significa que “aproximadamente se cuadruplicaron” estos pacientes en relación con las cifras que el estado registró hace seis días, destacó el gobernador en una teleconferencia.

El demócrata además subrayó que 40 % de todos los pacientes que han sido hospitalizados con COVID-19 hasta la fecha en el estado han tenido que ser transferidos a cuidados intensivos.

“Esos números representan nuestra necesidad más urgente en términos de mantener a las personas vivas y mantenerlas sanas y seguras en el estado de California”, insistió.

“Es importante que nos preparemos para un aumento en la cantidad de hospitalizaciones y la cantidad de pacientes en cuidados intensivos”,añadió.

El mayor número de contagios en el estado lo registra el condado de Los Ángeles, que hoy reportó 500 casos nuevos para llegar a un total de 3,518 infectados. Los decesos relacionados con el virus alcanzaron los 65 en este condado.

Los casos en todo el estado superaron los 9,500, con casi 1,000 nuevos casos en 24 horas, y el número de muertos superó los 200, según datos del periódico de Los Ángeles Times.

El avance de la enfermedad se refleja en casos como el contagio de un asilo de ancianos en la ciudad de Yucaipa, en el condado de San Bernardino, donde 51 residentes y 6 empleados dieron positivo. Dos personas de la tercera edad ya murieron, y los funcionarios de salud tratan de evitar que el brote se salga de control en el condado de mayoría latina.

Los funcionarios de California continúan lidiando con la escasez de suministros mientras se apresuran a preparar hospitales para lo que se espera que sea un diluvio de pacientes en las próximas semanas.

EPICENTRO NUEVA YORK

Coronavirus contagios y muertes. Con 84,000 de los 215,000 casos confirmados, Nueva York es un día más el epicentro del COVID-19 en Estados Unidos y su gobernador, el demócrata Andrew Cuomo, dijo este miércoles que no esperan alcanzar el pico de la curva hasta finales de abril, aunque advirtió que el número de fallecidos se mantendrá alto hasta agosto.

“En esta guerra tenemos que hacer planes para la siguiente batalla. Hemos estado por detrás desde el primer día; este virus nos ha tomado la delantera desde el primer día. Así no se gana una guerra. La siguiente batalla es el pico, la siguiente batalla es en la cima de la montaña, porque donde veis una curva yo veo una montaña”, dijo.

El gobernador advirtió que en Nueva York morirán unas 16,000 personas debido al virus.

DEL KATRINA AL COVID-19

Coronavirus contagios y muertes. Aunque el brote de COVID-19 en Nueva York y su área metropolitana (que incluye Nueva Jersey y Connecticut) es el que más preocupa, en las últimas horas están surgiendo otros focos en Michigan, California o Nueva Orleans (Luisiana), que enfrenta su mayor desafío desde el huracán Katrina en 2005.

Con 6,424 casos confirmados, 1,498 hospitalizados y 273 muertos, Luisiana enfrenta un colapso hospitalario y una falta de respiradores.

El principal sospechoso de la propagación del coronavirus en Nueva Orleans es su carnaval, conocido como Mardi Gras, que se celebró en febrero pese a las previsibles multitudes y la expansión de la enfermedad por otras partes del mundo.

CUARENTENA EN FLORIDA

Coronavirus contagios y muertes. Otro de los focos en aumento de COVID-19 en Estados Unidos es el estado de Florida, que suma ya 7,700 casos confirmados y más de un centenar de muertos, cifras que han hecho que su gobernador, Ron DeSantis, se haya resignado finalmente a aprobar una orden de confinamiento.

DeSantis tomó la decisión tras hablar con el presidente, Donald Trump, que ha pedido a los estadounidenses que se queden en sus hogares al menos hasta el 30 de abril.

Con Florida, ya son unos 290 millones los estadounidenses con órdenes de confinamiento.

MÁS INCERTIDUMBRE A BORDO DEL ZADAAM

Coronavirus contagios y muertes. Los tripulantes y pasajeros del Zandaam -el crucero en el que han muerto cuatro personas durante un viaje por Sudamérica y en el que hay casi 200 personas enfermas con síntomas de la COVID-19- pasaron otro día sin autorización para atracar en Florida.

Las autoridades locales han autorizado a la naviera el desembarco de un grupo de 10 pasajeros que requieren atención médica inmediata, aunque sigue la incertidumbre para el resto después de que DeSantis instara a la naviera, Holland America Line (HAL), a atenderlos a bordo.

DeSantis aclaró que no es que rechace a las personas enfermas de los barcos sino que no hay camas hospitalarias para ellos en el estado.

Además, la Guardia Costera de EE.UU. ha advertido a los barcos con más de 50 personas que deben estar capacitados para atender a bordo “por un tiempo indefinido” los casos de enfermedades respiratorias y los que navegan con bandera no estadounidense deben pedir primero apoyo al país de la enseña.

Quienes sí han sido evacuados han sido 1,000 militares a bordo de un portaaviones de EE.UU. atracado en Guam con un centenar de casos de COVID-19.

UNA RECESIÓN PEOR QUE EN 2008

Coronavirus contagios y muertes. Standard & Poor’s advirtió este miércoles que todos los indicadores económicos del sector público en Estados Unidos están ya a la baja por el impacto del coronavirus y eso podría conllevar a rebajas de la calidad crediticia y una recesión similar o peor a la del 2008.

La agencia cree que el Producto Interior Bruto (PIB) estadounidense caerá en un 2,1 % en el primer trimestre y un 12,7 % en el segundo, con un retroceso acumulado anual que estaría al nivel de la crisis provocada por las hipotecas basuras.

Los analistas proyectan un escenario que podría ser aún peor, con una recesión que no tendría precedentes desde la Segunda Guerra Mundial, con una caída del empleo y de la actividad peor que la de la “Gran Recesión” de 2008.