14 consejos para estar en control de tu cutícula

La cutícula es hermosa cuando todo está bien, pero las cosas podrían volverse feas si no atiendes la salud de estas adecuadamente (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

Todos sabemos que las cutículas secas pueden ser dolorosas y nada bonitas pero, por alguna razón, muchos de nosotras no nos centramos en los consejos de salud de las uñas. Una cutícula sin recortar puede causar problemas de salud además de que lucen muy desprolija. Puesto que actúan como una barrera protectora contra las bacterias, lo peor que puedes hacer es cortar las cutículas. ¿Cómo puedes hacer que se vean bien sin eliminarlas?

Un excelente primer paso es dejar regularmente tus uñas au naturale y permitir a las cutículas respirar. El dermatólogo Chris Adigun dice, “en general, cualquier manicura que permanezca un largo período de tiempo no es una buena idea porque no se ve lo que está pasando por debajo de las uñas”. Aquí tienes 14 consejos clave para mantener tus cutículas en orden.

1. Hidratar

Shutterstock

Usar mucha crema hidratante es una de las claves para la salud óptima de las uñas. Es mejor aplicarla por la noche para que pueda ser absorbida completamente durante la noche. Cada vez que pones loción en las manos, asegúrate de frotarla en tus uñas y cutículas, también.

2. No tironees la cutícula

Tan tentadoras y molestas como son, aunque creas que puedes deshacerte de ellas con los dientes… ¡No lo hagas! Puedes rasgar tejido vivo junto con el padrastro. En cambio, hazlo cuidadosamente con el cortauñas vitando el tejido que las rodea.

3. Empuja bien

Shutterstock

Empuja hacia atrás las cutículas y después de lavarte las manos diariamente. Moja la mano, sácala del agua, sécala y luego usa un palito de naranja para empujar suavemente las cutículas.

4. Deja ser a tu cutícula

Uno de los mejores consejos de salud de uñas que tenemos es que dejes de cortar o morder tus cutículas. Estos hábitos dan a tus manos un aspecto horrible y pueden dañar el lecho ungueal.

5. Naranja

Palito de naranja para la cutícula
Shutterstock

Usa un palito de naranja para retirar suavemente la cutícula, no mucho y no demasiado fuerte. Los palitos de naranja de metal deben ser esterilizados después de cada uso, mientras que los de madera natural deben desecharse.

6. Mediterráneo

Pon aceite de oliva en tus lechos ungueales para darle a la cutícula una dosis de humedad rápida después de la ducha y especialmente después de cocinar y lavar los platos, puesto que ya estás en la cocina.

7. Natural

Una persona aplicando aceite a cutícula
Shutterstock

Opta por un cuidado natural de las uñas siempre que sea posible. Asegúrate de que los aceites para cutícula sean tan naturales como puedas conseguir, ya que los productos químicos tienden a deshidratar la piel, empeorando el problema a largo plazo. No utilices pulimentos basados en acetona y tratamientos con formaldehído. Hay quitaesmaltes naturales como Zoya o Priti NYC .

8. Manicura autorizada para cutícula

Todos amamos darnos un mimo con una manicura/pedicura profesional pero los salones que no esterilizan correctamente sus herramientas pueden ser focos de infección para las uñas. Limítate a salones que muestren una licencia del estado actual y asegúrate de que los técnicos están autorizados por el Consejo de Estado. Se deberá verificar que tienen equipo de esterilización o llevar el tuyo.

9. ¡Los pies, también!

Shutterstock

Recuerda que las uñas de los pies cuentan también. La mayoría de lo que te aplicas a las uñas de las manos, se aplica a las uñas de los pies también. De hecho, los expertos concuerdan que si descuidas las pedicuras, las uñas de los pies pueden ser incluso más propensos a problemas que las uñas de las manos.

10. Protección para tu cutícula

Usa guantes de goma para cuidar tus uñas. Esto protegerá  tus manos y cutículas de productos químicos agresivos utilizados en las tareas del hogar y también del lavado repetido, que retira la humedad de la piel.

11. Ten cuidado

Shutterstock

Si te recortas las cutículas, hazlo con precaución. Aparentemente insignificantes, están en una zona cercana a la punta de los dedos que puede conducir a todo tipo de problemas e infecciones en el lecho ungueal.

12. Descarte

Descarta cualquier quitaesmaltes o productos de tratamiento de uñas que todavía tienes por ahí si fueron hechos antes de finales de 2007. Además de ser tóxicos, provocan sequedad e irritación de la piel de la cutícula.

13. Utiliza un removedor natural

Persona quitando esmalte de uñas
Shutterstock

Utiliza un quitaesmalte sin acetona. La farmacia de la esquina seguro que tiene de ambos tipos, a menudo de la misma marca con diferentes formulaciones. Lee las etiquetas cuidadosamente. Puedes tardar un poco más para sacar el esmalte con el removedor sin acetona, pero vale la pena por  tus cutículas.

14. Resístete al recorte de cutícula

Es tan fácil como parece: nunca te elimines las cutículas. Esta (auto) cirugía menor fácilmente puede llevar a infecciones y problemas peores, así que es mejor evitarlo.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado