Consejos para darle larga vida a los sartenes según su material

El mantenimiento y los cuidados de los sartenes de nuestras cocinas son distintos para aluminio, acero vitrificado y recubrimiento antiadherente.

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Los sartenes de la cocina pueden acompañarnos varios años en la cocción de los alimentos
  • Existen formas para alargar la vida útil de los mismos
  • El mantenimiento es distinto para aluminio, acero vitrificado y recubrimiento antiadherente

Asegúrale larga vida a tus sartenes y cacerolas. El mantenimiento y los cuidados son distintos para aluminio, acero vitrificado y recubrimiento antiadherente.

Recubrimiento antiadherente

El politetrafluoroetileno (PTFE), nombre químico del teflón, es un material aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EUA). En el mercado hay líneas con hasta 12 años de garantía.

Antes de usar por primera vez, lava con agua jabonosa. Utiliza esponjas suaves, evita fibras, polvos abrasivos y choques térmicos: pasar la sartén caliente por el chorro de agua fría favorece su deformación y desgaste.

Evita el uso de volteadores, cucharones, tenedores o cualquier herramienta metálica para manipular los alimentos dentro de la sartén. Existen infinidad de utensilios de madera, nylon, silicona o polietileno que puedes usar.

No sobrecalientes, somete a flama media y, cuando la temperatura alcance los 180 °C, añade los ingredientes y bájale al fuego.

Acero vitrificado

El vitroacero no es otra cosa que una estructura de acero recubierta (con dos capas exteriores y cinco interiores) de esmalte antiadherente vitrificado (mezcla mineral fundida a más de 200 °C, de la misma manera que el vidrio).

Sus ventajas son más que estéticas: no se raya, es fácil de limpiar, su apariencia perdura impecable por más tiempo y puedes usarlo en cualquier estufa (de gas, inducción, eléctrica o vitrocerámica).

Si su recubrimiento está reforzado con titanio (por lo general es así) puedes manipular los alimentos con utensilios metálicos y lavar con detergentes un poco más agresivos y fibras semiduras, sin temor a dañar la superficie.

Cuando la comida se quema y se pega, lo más recomendable es usar una solución de agua tibia y bicarbonato y luego lavar (a mano o en lavavajillas).

Para evitar manchas y conservar el brillo se aconseja secar de inmediato.

[trend video=”413204″ player=”14557″ title=”Maluma sus inicios en la msica”]

Aluminio

Como medida de higiene y para evitar manchas, antes de estrenarlo, lávalo bien con agua caliente y detergente.
Una vez limpio, llénalo con agua, agrega una cucharada de vinagre o jugo de limón y hierve por unos minutos.

Utilízalo únicamente para cocinar, no almacenes comida dentro de tus cacerolas.

Este material es un buen conductor del calor y funciona idealmente con temperaturas medias y bajas. Las flamas muy altas pueden mancharlo.

Después de cada uso, déjalo atemperar para evitar deformaciones, lava con agua tibia, jabón y esponja. Seca de inmediato para evitar manchas de cal. Cuando la comida esté adherida, no rasques: hierve agua con vinagre.

Asear tus ollas de aluminio en lavavajillas industriales, así como el uso de fibras metálicas, detergentes duros en polvo o productos que contengan cloro o sosa puede estropear el acabado de su superficie y provocar corrosión y picaduras.

[trend video=”412633″ player=”14557″ title=”Un da en la vida de los meseros”]

Continua artículo relacionado