Congreso de EE.UU. aprueba nuevo festivo para conmemorar fin de la esclavitud

El Congreso de Estados Unidos aprobó este miércoles un proyecto de ley que declara el 19 de junio, conocido como "Juneteenth", (...)

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
  • El Congreso de Estados Unidos da luz verde a un nuevo día festivo que conmemora el fin de la esclavitud
  • El presidente Biden firma una ley para acabar con los crímenes de odio contra los asiáticos
  • Se investigará por el Congreso por qué el ex presidente Donald Trump confiscó datos de congresistas

Washington, 16 jun (EFE News).- El Congreso de Estados Unidos aprobó este miércoles un proyecto de ley que declara el 19 de junio, conocido como “Juneteenth”, como un nuevo día festivo de alcance federal para conmemorar el fin de la esclavitud en el país. La Cámara de Representantes aprobó el texto con 415 votos a favor y 14 en contra (todos ellos republicanos) después de que el martes hiciese lo propio el Senado, en ese caso por unanimidad.

El proyecto de ley pasa ahora a la Casa Blanca para la rúbrica del presidente, Joe Biden, que podría firmarla este sábado, en el 156 aniversario de “Juneteenth”, o incluso antes. El “Juneteenth” -un juego de palabras con el mes de junio y la pronunciación de 19 en inglés- conmemora la fecha en la que los últimos esclavos negros fueron liberados en 1865 en el puerto de Galveston, en Texas.

El Congreso considera que el Juneteenth debe ser federal

Shutterstock

Aunque los últimos soldados sureños de la Confederación se habían rendido en abril de 1865, los esclavos de Galveston no quedaron libres hasta que militares de la Unión llegaron al puerto el 19 de junio con las noticias. Habían pasado dos años desde que el entonces presidente Abraham Lincoln había abolido la esclavitud. Una vez aprobado, el “Juneteenth” se convertirá en el duodécimo festivo de alcance federal en Estados Unidos. Estas 12 fechas tan solo son de obligado cumplimiento en el sector público.

La inmensa mayoría de los estados del país -Texas el primero en 1980- ya reconocían como un festivo local “Juneteenth”, una fecha de celebración desde hace muchos años sobre todo para la comunidad afroamericana en Estados Unidos. “Tenemos un largo camino hacia la justicia racial en Estados Unidos y no podemos llegar allí sin reconocer el pecado original de esclavitud de nuestra nación. Ya es hora de que “Juneteenth” sea un feriado federal”, afirmó el martes el autor del proyecto de ley en el Senado, el demócrata Edward Markey. Oficialmente, el feriado llevará por nombre “Día Nacional de la Independencia Juneteenth”, una denominación que ha provocado el rechazo de algunos republicanos que han opinado que busca el conflicto con el Día de la Independencia de EE.UU., celebrado cada 4 de julio. Otros han cuestionado que el día festivo costará a las arcas públicas cerca de 600 millones de dólares en sueldos. EFE News

Biden firma una ley para acabar con los crímenes de odio contra los asiáticos

Shutterstock

Con el apoyo de demócratas y republicanos, el presidente de EE.UU., Joe Biden, firmó este jueves una ley destinada a articular una rápida respuesta federal frente al incremento de los crímenes de odio que la población de origen asiático ha sufrido durante la pandemia. En un evento en la Casa Blanca, Biden dio las gracias a los dos partidos por haberse unido para aprobar una ley contra el “feo veneno que durante mucho tiempo ha perseguido y plagado esta nación”, en referencia al racismo y los crímenes de odio.

“Mi mensaje para todos aquellos que están sufriendo es: les vemos. El Congreso lo ha dicho, les vemos. Y estamos comprometidos a detener el odio y la discriminación”, prometió. El discurso de Biden, de unos 20 minutos, estuvo plagado de referencias a la misión que asumió cuando lanzó su campaña para las elecciones presidenciales de 2020: rescatar los valores de decencia e igualdad de EE.UU. para unir al país como si fuera uno, desterrando para siempre el odio.

Protección a los individuos asiáticos

asiáticos odio
Shutterstock

La ceremonia tuvo un aire cordial con demócratas y republicanos riendo las bromas de Biden. Fue también la primera vez que se celebró en el interior de la Casa Blanca un evento multitudinario con la asistencia de casi 70 personas y sin la protección de las mascarillas desde que inicio la pandemia de Covid. A la ceremonia acudieron miembros de los dos partidos, quienes en las últimas semanas dejaron atrás sus colores políticos para aprobar la ley en el Congreso.

En concreto, la Cámara de Representantes aprobó esta semana el proyecto con 364 votos a favor y 62 en contra, todos del Partido Republicano; mientras que el mes pasado la iniciativa recibió el respaldo casi unánime en el Senado (94-1). En la ceremonia, también intervino la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, la primera mujer, primera afroamericana y primera persona de origen asiático en ocupar ese puesto.

Violencia contra inocentes

Violencia contra seres vivos
shutterstock

Harris aludió al aumento de agresiones contra los asiático-estadounidenses y citó varios episodios de violencia, incluido el tiroteo que en marzo acabó con la vida de ocho personas, seis de ellas mujeres asiáticas, en Atlanta (Georgia). “Esa violencia -dijo Harris- no ha venido de la nada y nada de esto es nuevo. En mi vida, en mis experiencias, he visto cómo el odio puede invadir nuestras comunidades (…) He visto cómo puede impedir nuestro progreso.

Y he visto cómo cuando la gente se une contra el odio, nuestro país se fortalece”. El objetivo de la ley firmada por Biden es hacer más fácil la denuncia de crímenes de odio mediante campañas de información. Además, los documentos necesarios para poner una denuncia estarán disponibles en internet en varios idiomas. Asimismo, se creará un nuevo puesto en el Departamento de Justicia que tendrá la misión de investigar los crímenes de odio relacionados con la pandemia.

Acusaciones

Biden Estados Unidos compartirá vacunas COVID-19
FOTO Shutterstock

Un estudio de la Universidad Estatal de California en San Bernardino indica que en el primer trimestre de este año hubo un incremento del 164% en los crímenes de odio contra estadounidenses de origen asiático con respecto al mismo periodo del año anterior, justo antes de la pandemia. Aunque nadie mencionó al expresidente Donald Trump (2017-2021) durante la ceremonia, algunas ONG atribuyen la reciente estigmatización de los ciudadanos con raíces en Asia a sus comentarios sobre la covid-19, que describía como “el virus de China”. El presidente Joe Biden  que “Estados Unidos se está levantando de nuevo”, al tiempo que pidió una expansión de los programas federales para impulsar la economía más allá de la pandemia de covid y expandir a gran escala la red de seguridad social a una escala no vista en décadas.

En el discurso, Biden señaló con optimismo el resurgimiento de la nación tras el flagelo del covid como un momento para que Estados Unidos demuestre que su democracia aún puede funcionar y mantener la primacía en el mundo. Hablando en términos muy personales mientras exigía grandes cambios estructurales, el presidente marcó sus primeros 100 días de gobierno haciendo un llamado a invertir 1,8 billones de dólares en niños, familias y educación para ayudar a reconstruir una economía devastada por el virus y que esté a la par del creciente número de competidores globales. Su discurso representó tanto una visión audaz como una apuesta considerable. Joe Biden gobierna con la mayoría más reducida del Congreso, e incluso algunos miembros de su propio partido han palidecido ante los costos de sus propuestas. Al mismo tiempo, el discurso destacó la creencia fundamental de Biden en el poder del gobierno como una fuerza para el bien, incluso en un momento en el que con tanta frecuencia es objeto de desprecio.

El Congreso de EEUU investigará por qué Trump confiscó datos de congresistas

El Congreso quiere saber cuál era el fin de obtener esos datos
Shutterstock

Washington, 13 jun (EFE News).- Los líderes demócratas del Congreso de Estados Unidos prometieron este domingo investigar la incautación de metadatos de congresistas progresistas por parte del Departamento de Justicia durante el Gobierno del presidente Donald Trump (2017-2021). Tanto la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, como el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuch Schumer, anunciaron que intentarán conseguir respuestas de los que fueron responsables del Departamento de Justicia bajo el mandato de Trump, Jeff Sessions y William Barr.

“Bajo el mandato del presidente Trump, el Departamento de Justicia se saltó las normas en muchos aspectos”, dijo Pelosi durante una entrevista con la cadena CNN. Pelosi se refería a la revelación en varios medios de comunicación de que el Departamento de Justicia bajo Trump presuntamente requirió e incautó a la compañía Apple metadatos de representantes progresistas en el Congreso, con el fin de investigar las filtraciones a la prensa sobre Rusia.

Este proceso de desarrollará junto con otro

Shutterstock

La investigación del Congreso se desarrollará en paralelo a otra pesquisa interna que ha iniciado el inspector general del Departamento de Justicia de EEUU, Michael Horowitz, para determinar si esa agencia -que debe actuar con independencia de la Casa Blanca- se dejó llevar por consideraciones partidistas. La incautación de metadatos afectó al presidente del comité de Inteligencia de la Cámara baja, el demócrata Adam Schiff, al congresista del mismo partido Eric Swalwell y a familiares de los legisladores, incluido un menor de edad.

Además, según informó este domingo el diario “The New York Times”, el Departamento de Justicia exigió en febrero de 2018 a Apple que le entregara datos de las cuentas del que entonces era abogado de la Casa Blanca, Don McGahn, y de su esposa. No está claro para qué buscaba el Departamento de Justicia los datos de McGahn, que no supo nada del tema hasta que Apple le informó al respecto el mes pasado, porque el Gobierno había impedido a la compañía que revelara esas órdenes al abogado de la Casa Blanca.

La meta de Trump

El Congreso investigará a Trump
Shutterstock

Fue en la misma fecha, en febrero de 2018, cuando el Departamento de Justicia, en ese entonces bajo las órdenes de Jeff Sessions, requirió a Apple los metadatos de los congresistas demócratas a través de una orden secreta, que se renovó en tres ocasiones hasta expirar este 2021. El objetivo del Gobierno de Trump era investigar de dónde salían las abundantes filtraciones a los medios de comunicación sobre los contactos del entorno del entonces presidente con el Kremlin.

Según “The New York Times”, el mecanismo usado por el Gobierno de Trump para investigar las filtraciones no tiene precedentes conocidos que hayan afectado a congresistas. En el marco de esa misma investigación, el departamento dirigido por Sessions también requirió información de periodistas para intentar averiguar sus fuentes, según fueron recientemente informados la cadena CNN y los periódicos “The New York Times” y “The Washington Post”. El comité de Inteligencia de la Cámara baja, encabezado por Schiff, fue uno de los que dirigió las investigaciones sobre los supuestos nexos de Trump con el Kremlin y después sobre sus contactos con Ucrania, que derivaron en el primer juicio político (“impeachment”) en su contra. EFE News

Etiquetas:
Continua artículo relacionado