Conductor hispano detenido en la calle y a plena luz del día

  • Conductor hispano detenido en la calle y a plena luz del día.
  • Visitó el área metropolitana de Atlanta para verse con unos amigos pero acabó muy mal.
  • Cuando planeaba pagar la fianza y salir de la cárcel, fue abordado por los agentes de ICE.

 Julio Estrada Contreras aprendió una gran lección (o al menos eso espero): que no se debe manejar con cervezas encima.

Y es que acaba de tener un desagradable encuentro con las autoridades de la ciudad de Norcross (Georgia).

El guatemalteco de 42 años salió de su hogar en Columbus para visitar a unos amigos en el área metropolitana del estado.

Pero hizo algo que no debió y es haberse puesto a conducir a sabiendas de que acababa de estar consumiendo bebidas embriagantes.

Tras manejar por varias horas un patrullero notó que iba saliéndose de su carril y le mandó detenerse para verificar que todo estuviera bien con el conductor.

En un principio el oficial Reiss creyó que se trataba de alguien que iba en el teléfono, pero luego se percató de que la imprudencia era más que eso, posiblemente de un chofer que iba durmiéndose.

Jamás creyó que a esa hora del día (alrededor de las 4pm) andaría por las calles un conductor borracho, pero así fue.

Bastaron un par de preguntas para darse cuenta de que la situación con Estrada no iba nada bien. Aparte de que no hablaba ni entendía absolutamente nada de inglés, también se tambaleaba.

Al ser interrogado por el uniformado, el centroamericano confesó que estaba ebrio, por lo que ni siquiera puso someterse a las pruebas respectivas.

Durante la conversación con el patrullero, Estrada se metió varias veces las manos a los bolsillos lo cual causó preocupación en el agente que hasta tuvo que pedir refuerzos.

Al final, se supo que eran reacciones normales ante su estado, pero fue arrestado y acusado de conducir intoxicado (DUI), manejar sin una licencia válida y salirse del carril.

Estrada fue recluido en el Centro de Detención del condado de Gwinnett donde un juez estatal le impuso una fianza de casi 3 mil dólares.

Sin embargo, a pesar de que dijo que contaba con el dinero para poder pagarla y así recuperar su libertad, no lo soltaron.

Y es que en Gwinnett los carceleros trabajan con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y bajo el programa federal 287(g), lo pusieron en proceso de deportación, lo que complicó su situación legal.

Conductor hispano detenido calle

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+