Condenado mexicano por lavado de dinero y explotar laboralmente a indocumentados

  • Juan Pablo Sánchez Delgado recibió la sentencia por parte del juez el 27 de noviembre.
  • El mexicano descontaba 50 dólares a sus trabajares indocumentados por un tiempo de tres meses y medio.
  • Logró acumular 5.6 millones de dólares proveniente del lavado de dieron y la estafa por tres años y medio. 

Un mexicano fue condenado a 10 de años presión por lavado de dinero y explotar laboralmente a hispanos indocumentados, en los Estados Unidos.

El estafador, identificado como Juan Pablo Sánchez Delgado, recibió la sentencia por parte del juez el pasado 27 de noviembre del presente año.

Las investigaciones de este caso revelaron que el mexicano condenado, Juan Pablo Sánchez Delgado, hizo una gran fortuna estafando y explotando laboralmente a cientos de trabajadores indocumentados por un tiempo de tres años y medio.

Condenado mexicano-explotar-indocumentados

Foto/Captura MH

El ahora condenado descontaba quincenalmente 50 dólares por cada cheque emitido a los inmigrantes indocumentados que estaban en su cargo, logrando acumular 5.6 millones de dólares.

Los indocumentados  estaban distribuidos en empresas contratistas, un mercado de abarrotes y restaurantes mexicanos, los cuales eran administrados por el condenado.

 

Juan Pablo Sánchez Delgado engañaba a sus obreros,  informaba la Fiscalía.

Les hacía creer que los 50 dólares que recibía el condenado por cada trabajador eran pagar impuestos federales y cuotas del seguro social, acciones que nunca se cumplieron.

Transcendió que Sánchez Delgado contrataba a los indocumentados por medio de dos compañías que estaban a nombre de su hijo político, Antonio de Jesús Castro.

Según la Fiscalía, las empresas no verificaban las identidades de sus trabajadores.

Como se recordará, Sánchez Delgado fue apresado el pasado 8 de agosto de 2018 en un intenso operativo a cargo de la unidad de Unidad de Investigaciones Especiales de los Estados Unidos.

En el procedimiento fueron capturados 12 familiares del condenado, varios socios y 130 trabajadores indocumentados.

Estas detenciones se registraron en tres grandes procesadoras de alimentos ubicadas en Nebraska y Minnesota, donde laboraban los indocumentados.

Search

+