Condado de Maricopa podría inclinar la balanza en Arizona

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Foto: GettyImages / Video: MH
  • Continúa la cerrada contienda electoral por la presidencia de Estados Unidos entre Donald Trump y Joe Biden
  • El Condado de Maricopa podría inclinar la balanza en el estado de Arizona
  • Aun quedan unas 340,000 boletas por contar en este condado

Continúa la cerrada contienda electoral por la presidencia de Estados Unidos entre Donald Trump y Joe Biden, y el Condado de Maricopa podría inclinar la balanza en Arizona.

Ambos candidatos continúan a la espera de los resultados en el estado sureño que otorgaría al ganador 11 votos electorales. Aunque algunos medios proyectan que el demócrata se quede con los votos, la campaña de Trump ha pedido que esperen y cuenten con detenimiento cada boleta, pues sus números les indican que es el actual presidente es el vencedor.

Este miércoles, la ventaja de Biden sobre Trump disminuyó ligeramente tras la llegada de las cifras del condado de Maricopa, el área metropolitana más poblada del estado.

Hasta ahora, Biden se mantiene a la delantera con 887,457 (52%), mientras que Trump acumula 802,160 votos (47%), según el último reporte del Departamento de Elecciones del Condado de Maricopa.

Según Washington Post, aun quedan unas 340,000 boletas por contar en este condado de Arizona.

Foto: Twitter

Funcionarios en el Condado de Maricopa han dicho que publicarán una siguiente actualización después de la 1 a.m. ET.

Arizona: Los hispanos de Phoenix podrían llevar a Joe Biden al triunfo

El Condado de Maricopa, en Phoenix, Arizona podría ser la llave que le abra a Joe Biden la puerta de la Casa Blanca en Washington. Con cada vez menos votos por contabilizar en el Condado de Maricopa, en donde se encuentra Phoenix, esos sufragios podrían inclinar la balanza a favor de Biden el candidato del Partido Demócrata.

El Condado de Maricopa vive horas cruciales y que tienen en vilo al resto de los ciudadanos de Estados Unidos en las que podrían ser las elecciones más reñidas en la historia del país y en las que los hispanos jóvenes son protagonistas.

De acuerdo con el Colegio Electoral de Arizona, consultado a mitad de la tarde del miércoles 4 de noviembre del 2020, el 84 por ciento de los votos en el estado ya se han contabilizado hasta el momento.

La carrera marca que Joe Biden lleva la delantera hasta el momento de escribir esta historia con el 51.0 de los votos mientras que el presidente Donald Trump, del Partido Republicano, lleva el 47.6 por ciento de las preferencias.

De acuerdo con información proporcionada por la oficina de Katie Hobbs, Secretaria de Estado de Arizona, en el estado hay poco más de 4 millones de votantes. Muchos son nuevos votantes inmigrantes hispanos nacionalizados.

El punto medular se encuentra en el voto que favorecería a uno u otro candidato con los votos necesarios para el Colegio Electoral de Estados Unidos ya que Arizona tiene derecho a 11 votos dentro de ese esquema.

Hasta el momento de escribir esta historia esos votos no han sido determinados. Pero con el transcurso del conteo los votos que restan por contar en el Condado de Maricopa podrían asegurarle a Biden la carrera por la presidencia.

Arizona es una de las entidades políticas conocidas por los analistas como Swing Satates (Estados columpio) ya que sus ciudadanos cambian de preferencias electoral y los votos ahora podrían irse para los demócratas.

Hasta el momento de escribir ésta historia ninguno de los dos contendientes han reclamado el triunfo debido a que el conteo sigue abierto.

Los resultados en el Condado de Maricopa podrían estar listos a las 7:00 de la noche, hora local, y que serían dos horas más en la costa este y una más en la zona del centro de Estados Unidos.

De acuerdo al Departamento de Elecciones de Maricopa hasta la noche del 3 de noviembre del 2020, un total de un millón 500 mil personas emitieron su voto y en la tarde del miércoles los funcionarios electorales seguían procesando las poco más de 600 mil restantes.

En Arizona se ha vivido en los últimos años un gran cambio demográfico como una ola que cae en el desierto con la presencia de una pujante y activa clase política de jóvenes hispanos, muchos residentes en las áreas urbanas de Phoenix y Arizona.

Los votos de esos hispanos en las dos grandes urbes de Arizona podrían pintase de azul, el color del Partido Demócrata, para despintarse de rojo el color del Partido Republicano.

De acuerdo al Centro Pew de Investigación, una organización de investigaciones en Ciencias Sociales, los hispanos son 23 de cada 100 votantes en Arizona.

Esos votos sumados a los de la tradicional base demócrata le darían a Biden el triunfo en algo que el Partido Demócrata no ha visto en Arizona desde 1984 cuando el presidente Harry S. Truman ganó aquella elección. Desde entonces, ya llovió.

Héctor Hernández, Director Ejecutivo de la Organización Mi Familia Vota, “Arizona es sin duda el mejor ejemplo del poder y el impacto que el voto latino tuvo durante estas elecciones, particularmente el voto de los jóvenes latinos”, aseguró en declaraciones a la agencia de noticias EFE.

Muchos de estos jóvenes fueron nuevos votantes, algunos de ellos representando el sentir de toda su familia, de sus padres inmigrantes que han sido directamente impactados por las políticas migratorias de la administración de Donald Trump.

Pero la transformación de Arizona no es algo que ocurrió de la noche a la mañana, es un cambio que comenzó a seguir después que en el 2010 el estado aprobara la ley estatal SB1070, una de las leyes estatales más severas en contra de la inmigración indocumentada.

En Los últimos diez años la comunidad latina ha vivido en Arizona bajo el “fantasma” de la SB1070, temiendo que en cualquier momento uno de sus seres queridos o ellos mismos pudieron ser detenidos por la policía y entregados a las autoridades de inmigración.

La legislación estatal otorgó a los departamentos policiacos el poder de cuestionar el estatus migratorio de las personas que “sospechasen” eran inmigrantes indocumentados.

Muchos de los jóvenes latinos que contribuyeron ahora para pintar de azul al estado de Arizona eran unos niños cuando se aprobó la SB1070, pero vieron y han sentido el impacto que ha tenido en sus familias, y eso los llevó a las urnas el martes.

Pero la transformación de Arizona no es algo que ocurrió de la noche a la mañana, es un cambio que comenzó a seguir después que en el 2010 el estado aprobara la ley estatal SB1070, una de las leyes estatales más severas en contra de la inmigración indocumentada.

La tendencia hacia el azul se confirmó nuevamente este martes cuando eligieron al también progresista Mark Kelly como nuevo senador por Arizona, que en enero próximo será la primera vez desde 1953 que no tendrá representes conservadores en la Cámara alta federal.

Algunos analistas políticos consideran que el apoyo político a los demócratas por parte de Cindy McCain, viuda de quien fuera candidato republicano a la Presidencia en 2018 y senador por Arizona, John McCain, fue también de gran importancia para que los demócratas ganaran.

Archivado como: Condado de Maricopa podría inclinar la balanza en Arizona

Regresar al Inicio