Comunidades de inmigrantes fueron la solución de iglesia para predadores

La solución de la Iglesia Católica para predadores se habría basado en que los inmigrantes indocumentados no podrían denunciar abusos sexuales de sus clérigos.

Con docuemetnos de la institución religiosa se confirmó que durante años los líderes de la Iglesia Católica en Los Ángeles reubicaron a los sacerdotes depredadores en comunidades de inmigrantes hispanos que no hablaban inglés, reportó National Public Radio.

El proceso de ocultamiento se reveló en documentos personales publicados en un acuerdo legal de décadas de antigüedad entre víctimas de abuso sexual infantil por sacerdotes católicos y la Arquidiócesis Católica de Los Ángeles.

Ahora, las víctimas de abuso sexual del clero en todo California están pidiendo al fiscal general del estado que investigue el abuso del clero y obligue a los funcionarios de la iglesia a divulgar más información sobre su ocultamiento.

El objetivo ahora sería descubrir qué tan extendida fue la práctica de ocultar a los abusadores en las comunidades de inmigrantes.

Una de las víctimas del proceso de la iglesia fue Manuel Barragán, quien aseguró a NPR que después de que el padre Carlos Rodríguez abusara de un niño en el sur de Los Ángeles, la Arquidiócesis Católica de lo envió a un programa de tratamiento fuera del estado para sacerdotes pedófilos. Luego, los funcionarios locales lo trajeron de nuevo para ministrar a los hispanohablantes en la Oficina de Vida Familiar.

Barragán conoció a Rodríguez hace tres décadas. El sacerdote abusó sexualmente de Barragán durante años, dentro de la casa de la familia y en los campamentos. Barragan se automedicó con drogas y alcohol durante una década antes de que pudiera contarle a su familia sobre el sacerdote abusivo.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+