Cómo ayudar en el amamantamiento aunque no seas la mamá

  • Agosto 1-7: Semana Mundial de la Lactancia Materna
  • Lactancia Materna: ¿por qué es tan importante?
  • Descubre cómo ayudar en este proceso ¡aunque no seas la mamá!

La Semana Mundial de la Lactancia Materna se celebra cada mes de agosto, y este año el lema que hace referencia a la conmemoración de esta práctica es “Empoderémonos: ¡Hagamos posible el amamantamiento!

Y si bien es un mensaje alentador que pretende crear conciencia acerca de los beneficios a corto y largo plazo de la lactancia materna, haciendo hincapié en que es beneficioso tanto para el hijo como para la madre, la realidad es que muchas mujeres se encuentran en situaciones poco favorables para practicar la lactancia materna.

Por este motivo, es importante crear conciencia en las personas que rodean a la madre acerca de cómo es posible ayudarle antes, durante y después de haber iniciado la lactancia materna; así, será una tarea en equipo lograr un aumento en el porcentaje de madres que alimentan a sus hijos con este vital líquido.

Cómo ayudar en el amamantamiento aunque no seas la mamá

Amamantamiento

Shutterstock

Brinda apoyo emocional

El periodo de lactancia es un tiempo en el que la madre se está ajustando a cambios hormonales, físicos y familiares que en conjunto pueden aflorar emociones y producir ansiedad o angustia. Si eres familiar, amigo o pareja de la nueva madre, asegúrate de brindarle todo el apoyo emocional posible, y trata de animarla en los momentos en los que se sienta decaída.

Por supuesto, no se trata de obligarla a hacer algo que no desee, pero sí apoyarla en cada paso que dé y hacerle saber que no está sola en este proceso; será de gran beneficio para ella saberse arropada por las personas que más ama, y eso seguramente le dará la motivación que necesita para continuar realizando la gran labor de la lactancia materna.

Colabora con las tareas de la casa

Otra manera de ayudar es apoyando con las labores de la casa que la nueva madre no pueda realizar. Retírale esa presión de tener la casa en orden todo el tiempo, colaborando con el aseo del hogar; ofrécete para lavar la ropa, lavar los trastes, regar las plantas, y a hacer todas esas pequeñas actividades que podrían restarle tiempo a la madre para dedicarse a la lactancia materna.

También puedes cocinar para la familia y llevarle algunas comidas saludables para que no tenga que estar pensando en cuáles serán sus próximos alimentos; recuerda que debe llevar una alimentación balanceada para que tanto su bebé como ella aprovechen al máximo el periodo de lactancia materna.

Ella y el bebé te lo agradecerán, además de que estarás contribuyendo a mejorar la salud de ambos mientras realizas una buena acción ¡todo sea por la salud!

[interest img=”https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1564082586/11-1_smvenx.jpg” url=”https://mundohispanico.com/aeropuerto-de-atlanta-nino-correa-de-equipaje/” title=”Aeropuerto de Atlanta: Madre se descuida y niño de 2 años viaja por correa de equipaje (VIDEO)”]

Brinda información

Antes del parto, tu contribución puede ser de gran ayuda, ya que tienes la opción de compartir información relacionada con el amamantamiento que pueda marcar la diferencia en la manera en la que se lleva a cabo esta práctica. Ya sea por medio de libros, videos, artículos científicos o reportajes, cada información que le hagas llegar a la madre le dará el alivio de tener a la mano opciones para no estresarse cuando llegue el momento de la lactancia.

Aprende a escuchar

Sé un buen familiar, amigo o pareja y aprende a escuchar a la madre que se encuentra en proceso de lactancia. A veces, las personas solo necesitan que alguien las escuche, no necesariamente para que les den consejos, sino simplemente para desahogarse de algunas situaciones que les resulten agobiantes. Sin juicios ni opiniones, ayuda a tu familiar, amiga o pareja a continuar con este proceso con un mejor ánimo y disposición.

Ayuda con el bebé

Ayuda a la madre con el bebé, ya sea para darle un baño o darle unas palmaditas en la espalda después de que haya tomado su alimento, de manera que le sea más fácil expulsar sus gases y no llegue a presentar cólicos.

Además, si la madre tiene otros hijos, quizá puedas ayudarle a jugar con ellos o atenderlos durante una parte del día para que ella pueda dedicarse por completo a la creación de un vínculo con su nuevo hijo por medio del amamantamiento. Puedes llevarlos al cine, al parque o simplemente quedarte en casa con ellos a ver una película o preparar una receta ¡será un gran regalo para ellos y para sus padres!

Busca ayuda profesional

Si encuentras que la madre está teniendo dificultades para amamantar y es su deseo hacerlo, intenta buscar ayuda profesional para hacer de este proceso un periodo agradable para ella. Hay muchas instituciones que cuentan con profesionales especializados en lactancia materna, y basta con una orientación de su parte para lograr que este proceso se lleve a cabo de manera adecuada y sin mayores complicaciones.