Comerciantes consideran discriminatorio el cierre fronterizo con México

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Foto: Shutterstock / Video: MH
  • Los comerciantes mexicanos consideran que hay discriminación en relación al cierre de la frontera
  • Una de las quejas es que las reglas solo aplican para un lado que tiene la ubicación
  • Las nuevas restricciones fronterizas impiden que mexicanos puedan cruzar al otro lado a donar plasma

Dirigentes comerciales de la frontera estadunidense anticipan una reapertura gradual conforme se impulsa la vacunación en los estados limítrofes mexicanos, pero, entre tanto, consideran que las restricciones son una forma de discriminación contra los residentes fronterizos mexicanos. “Es discriminación porque las restricciones se aplican únicamente en la frontera”, dijo a Efe el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Ysidro, Jason Wells.

Hay mexicanos con visa de turista “que pueden volar a ciudades más al norte de la frontera o a otros estados sin ningún problema, así que solo impacta en la frontera”, dijo. También dijo es discriminación “porque impacta solo a los mexicanos; puedes vienes con visa de turistas desde prácticamente cualquier otro país en Latinoamérica en un vuelo sin ningún problema”.

Las frontera solo aplica sus leyes a un lado

La frontera dividida con un muro con alambres
Shutterstock

Desde hace 15 meses, las restricciones fronterizas se aplican sin afectar a los ciudadanos estadunidenses y residentes legales, inclusive si viven del lado mexicano de la frontera. Es igualmente discriminación porque las restricciones “no afectan a los visitantes estadunidenses que cruzan a México, sino únicamente a los residentes fronterizos con visa que quieren cruzar la frontera”.

Y esta discriminación impacta a los comercios de la franja fronteriza. De acuerdo con Wells, en San Ysidro en lo que va de la pandemia “han cerrado definitivamente, sin posibilidades de reabrir, unos 200 negocios”, o 25 % del total. Al cumplirse un año de pandemia, la Cámara de Comercio consideró que las ventas, sin los consumidores mexicanos, cayeron de 890 millones de dólares a solo 250 millones, una pérdida de 640 millones de dólares.

Una decisión no saludable

Shutterstock

Y mientras los negocios en el centro comercial Puerta de las Américas, el más grande en la frontera con México, registran pérdidas constantes, sus sucursales en Los Ángeles tienen mayores ventas, explicó Wells. Para los comerciantes, se trata de una decisión política caprichosa de la era del hoy expresidente Donald Trump, más que una medida sanitaria contra la covid-19.

Wells comentó que, “viéndolo fríamente, si por ejemplo en San Diego ya alcanzaste la inmunidad de rebaño, ya eres inmune y es mucho menor el riesgo de que pasen visitantes”. Por su parte, el director ejecutivo de la coalición Smart Border Coalition, Gustavo de la Fuente, dijo que fue decepcionante que las restricciones siguieran más allá del 21 de junio, pero opinó que “lo más probable es que terminen el 21 de julio”.

Cuidar la salud

Shutterstock

De la Fuente elogió la iniciativa binacional regional por vacunar a 10.000 trabajadores mexicanos de maquiladoras en mayo, porque dijo que estableció la base para que Estados Unidos donara 1,35 millones de vacunas de una sola dosis de Johnson & Johnson para que se apliquen en el estado mexicano de Baja California. “Hace unas semanas nadie nos imaginábamos que habría ese donativo o esa campaña en Baja California; ahora va a continuar hasta que se alcance en Baja California la inmunidad de rebaño”, dijo.

Por la parte de San Diego ya se ha vacunado a más del 85% de la población mayor de 12 años. En Baja California la campaña se enfoca en los residentes de 18 años de edad en adelante. Con base en el esfuerzo regional de la vacunación, De la Fuente estimó que se podría esperar una reapertura gradual de la frontera, que empiece por la región entre California y Baja California, para el 21 de julio. Sin embargo, no descartó que la vacunación avance lo suficiente durante el prؚóximo mes en otro de los estados fronterizos mexicanos si México recibe las vacunas necesarias.

Restricciones en la frontera con EEUU afectan a donantes mexicanos de plasma

La frontera con Estados Unidos
Shutterstock

Familias mexicanas fronterizas que acudían a los centros de donación de plasma del sur de Estados Unidos están en la incertidumbre por las nuevas restricciones para cruzar por esta actividad, que les dejaba 120 dólares por semana. El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) anunció esta semana la prohibición a personas con visas de turista tipo B1 y B2 para realizar esta labor por la que recibían entre 40 y 60 dólares por sesión.

El Puente Nuevo, que une a Matamoros, Tamaulipas, con Brownsville, Texas, luce este domingo con escasos mexicanos porque una manera de evadir el cierre de cruces no esenciales, que suma 15 meses, era contar con una cita de los centros de donaciones. Ahora, el CBP determinó que acudir a donar plasma viola los lineamientos de las visas B1 y B2, por lo que advirtió a los mexicanos de la posible cancelación del documento de viaje.

Duros golpes debido a las restricciones de Estados Unidos

Persona donando plasma después de cruzar a Estados Unidos
Shutterstock

Una familia de Matamoros, que ha pedido el anonimato por temor a perder su visa, contó que por mes obtenían más de 17.000 pesos (850 dólares) porque dos de sus miembros acudían dos veces por semana. Pero además de eso, la madre aprovechaba para presentarse en hogares de Brownsville y prestar sus servicios de limpieza para aumentar sus ingresos.

Ahora sin la alternativa, la familia buscará otra opción para generar recursos, ya que el padre es pensionado y apenas percibe 10.000 pesos mensuales (500 dólares). Aunque en la región es común que mexicanos se presenten en estos centros del sur de Texas, algunos empresarios de Tamaulipas reconocieron que muchas personas aprovechaban el cruce para otras actividades.

No todos donaban plasma

Mecanismo en frontera de Estados Unidos
Shutterstock

“Mucha gente cruzaba con el pretexto de donar plasma y la realidad no lo estaba haciendo”, declaró a Efe Pablo Reyna, presidente en Tamaulipas de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac). El representante del sector privado sostuvo que la decisión de las autoridades estadounidenses se debe más a una regulación del flujo de personas que en ocasiones terminaban efectuando otros trabajos en ese país, lo que está prohibido si no se cuenta con la documentación legal.

Esto es otro reflejo de la disrupción en la frontera por el cierre a viajes no esenciales desde el 21 marzo de 2020 por la pandemia de covid-19, que ha dejado a Estados Unidos como el país con más muertes, con más de 600.000, y a México como el cuarto, con más de 230.000. Reabrirla es una urgencia para México porque la frontera es una de las más dinámicas del mundo, con más de 3.000 kilómetros, más de un millón de personas que cruzan cada día, y un intercambio diario de bienes y servicios por un valor de 1.700 millones de dólares. Pese a la visita a México del lunes al miércoles pasado de Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, aún no hay fecha para su reapertura total.