Cocinó desde niño y hoy lidera un restaurante brasileño de excelencia

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
  •  La ausencia de su madre en casa lo llevó a la cocina, donde nació su pasión por la gastronomía brasileña
  • Eli Nascimiento, más que el propietario, es el líder de uno de los restaurantes de comica brasileira más famosos de Estados Unidos
  • Galeto fusiona la comida tradicional del indómito sur de Brasil con la milenaria gastronomía italiana y los mariscos, una combinación única en churrasquerías

Fue un azar del destino que cocinara desde niño y que esa aventura despertara su pasión por los sabores y las texturas de la carne. El resultado: hoy es el líder de un restaurante brasileño de excelencia.

Eli Nascimiento, propietario del restaurante Galeto Brazilian Steakhouse, comenzó su viaje en la gastronomía brasileña cuando niño y por un hecho fortuito.

Cuando tenía 12 años de edad, un día su madre emprendió un viaje y una de sus hermanas se quedó a cargo de la cocina.

“La cena no salió bien… y yo empecé a cocinar. A mi padre le gustó el sabor de mi comida”, recuerda con cierta nostalgia.

Con el tiempo comenzó a cocinar para amigos y familiares, y así transcurrieron los años mientras Eli fue perfeccionando sus técnicas y guisos.

Define a Galeto (palabra brasileña que significa gallina asada) como la representación de un concepto original en la comida brasileña con reminiscencias italianas en un estilo de fusión que abarca pastas con ensaladas, caldos y carnes.

“Tenemos más de cincuenta ítems diferentes en la barra; nos llamamos gourmet table porque metemos mucha pasión allí: pescados, ensaladas de la comida original brasileña, arroz, frijoles negros con carne… Es una comida original”, asegura refiriéndose al menú.

Eli revela que el principal secreto de la carne brasileña es la dirección del corte según la fibra de la carne.

Es una manera especial de cortar que mantiene todo el jugo de la carne en la pieza, cocinada con la temperatura correcta.

 

Cocinó desde niño y hoy lidera un restaurante brasileño de excelencia
Eli Nascimiento es reconocido en Atlanta y Georgia

 

“No marinamos la carne roja porque al meterle sal, los jugos salen”.

Una vez cortada, la carne se introduce en la churrascaría.

“La manera de cortar y la manera de asar es la combinación que hace la diferencia para mantener el jugo de la carne”, precisa Eli.

Galeto se presenta como el primer asador brasileño de Fulton County. Su local ubicado en el 2355 de Mansell Rd, en Alpharetta, Georgia, consta de varias áreas privadas y semiprivadas. Ofrece servicio en estas salas desde 10 comensales a más de 200.

Su propósito es llevar a los clientes “a través de una experiencia culinaria única. El buque insignia de esta visión es el concepto más tradicional de Brasil: el churrasco”.

El resultado, se apunta en el website del restaurante, es emprender un “viaje culinario a Brasil con muchos matices de buen gusto que le harán soñar con él durante días”.

 

Cocinó desde niño y hoy lidera un restaurante brasileño de excelencia
Mundo Hispánico

 

El churrasco de Galeto es el corte auténtico de la cocina brasileña.

Corresponde a la porción principal del solomillo superior y su sabor y consistencia son únicos.

Otros cortes del establecimiento son el Tomahawk, un ojo de costilla veteado en el centro que es suave, tierno “que se derrite en la boca”; y la Alcatra, un solomillo superior en filete, servido en rodajas muy finas idóneas para captar su suculencia natural.

Cocinó desde niño y hoy lidera un restaurante brasileño de excelencia

Galeto también cocina costela de cordeiro, unas chuletas de cordero finamente texturizadas y húmedas; las costillas de ternera cocinadas lentamente con sal kosher; la Fraldinha, que es “el corte más sabroso del churrasco brasileño”, con una ternura característica debido a sus matices de veteado; el filete mignón con tocino y el miñón enmantequillado y suave.

Su mesa gourmet incluye la Feijoada, el típico guiso brasileño con frijoles negros y un toque ahumado, y la Farofa, un plato de harina de yuca ahumado, ligeramente salado.

 

Cocinó desde niño y hoy lidera un restaurante brasileño de excelencia
Mundo Hispánico

Además, Galeto ofrece un abanico de recetas estacionales como la vinagreta brasileña y los mariscos como la sopa de langosta, el salmón asado, las vieiras, los mejillones, la tilapia, el lomo de bacalao, el camarón y el atún, así como un amplio abanico de platos fríos: ensaladas (de cangrejo, tropical, a la parrilla, de papa brasileña, de pollo…), charcuterie (embutidos) de jamón, salami; salsas y quesos importados y una carta de vinos supersurtida.

Ofrece además deliciosos aperitivos como el pao-de-queijo (un pan hecho de flores de yuca agridulces y queso parmesano, sin gluten, crujiente pero suave); la polenta, un iniciador de harina de maíz crocante, y la banana frita idónea para combinar con el churrasco.

Cocinó desde niño y hoy lidera un restaurante brasileño de excelencia

 

Sus postres incluyen el pudim brasileño, la crema cubierta con caramelo; creme brulee, la natilla cubierta con crujiente caramelo quemado, los mousses, pasteles y cheesecackes.

La churrasquería es el nombre tradicional de una manera de servir las carnes rojas en Brasil.

Es la emblemática “carne a la espada” que ha distinguido a la gastronomía brasileña en una de sus fases más conocidas.

Las churrasquerías son restaurantes nativos de Río Grande del Sur, Brasil, donde suelen servirse platos de carne asada o a la parrilla (churrasco).

Ha heredado de la comida de los gauchos uruguayos y argentinos aspectos relacionados con el consumo y preparación de las carnes.

Ello se debe a la actividad pecuaria propia de la región de las Dos Pampas, que es una región meridional de Rio Grande do Sul, Uruguay, y la porción argentina.

El churrasco abarca varias modalidades en el servicio y sus piezas típicas: la gallina asada, el chorizo o las salchichas y el lomo de cerdo.

Cocinó desde niño y hoy lidera un restaurante brasileño de excelencia

Los platillos tienen una guarnición de arroz carreteiro, mayonesa de batata, mandioca frita o cocida (una típica comida de los indígenas de las regiones pamperas) y la polenta frita (aportada por la migración italiana a esa porción de Sudamérica).

Los vinos y la cerveza constituyen el maridaje de todos estos platillos.

El churrasco es la denominación de un corte de carne roja o blanca, delgado la mayoría de las veces, cocido sobre una plancha, a las brasas o sobre las llamas.

Constituye una preparación de carne común en todo el Río de la Plata e incluso ha saltado a otras latitudes como la Península Ibérica, donde es muy popular en ciertas regiones de Portugal (donde se le llama metralla) y de España, sobre todo en Galicia, donde fue introducido por emigrantes gallegos retornados de Argentina y Uruguay.

Las variantes del churrasco son el bife de chorizo (angosto, sin su hueso) y la costeleta (bife próximo al costillar), que si se sirve con uno o dos huevos fritos encima o al costado es un “bife a caballo”, semejante al œuf à cheval (huevo a caballo) francés, que es una porción de carne vacuna picada con un huevo frito encima.

Regresar al Inicio