Club de Lectura de la Asociación Latinoamericana celebra dos años de devorar ficción iberoamericana

Miguel de Cervantes decía que en algún lugar de un libro hay una frase esperándonos para darle un sentido a la existencia. Desde hace dos años, un grupo de ávidos lectores se congrega una vez al mes en el Club de Lectura de la Asociación Latinoamericana (LAA) para compartir y discutir las frases más esplendorosas que han plasmado brillantes escritores iberoamericanos en sus obras.

Con 15 de sus integrantes, el club se reunió el 16 de enero para celebrar por doble partida. El grupo, conformado por personas de Argentina, Cuba, Ecuador, Guatemala España, México, Puerto Rico y Estados Unidos, festejó el segundo aniversario del club y discutió Quién de nosotros, novela del escritor uruguayo Mario Benedetti.

La estadounidense de raíces holandesas Alexa Wolford (izq.) afirma que le encantan los idiomas, especialmente el español, y que asiste al Club de Lectura de la Asociación Latinoamericana para aprender más del idioma y sobre autores que desconoce. Mariela Gómez (centro), de Perú, lleva dos años asistiendo al grupo de lectura; y la mexicana Nelly Mejía (der.) dijo que el 16 de enero fue la primera vez que acude al club gracias a la invitación de una amiga. Foto: Alberto Brown Rodríguez/MH.

“Es una gran alegría celebrar nuestro segundo aniversario. Cuando empezamos en enero de 2017, no sabía quién se iba a presentar. Puse el anuncio y llegaron muchos, varios no volvieron, pero luego fueron viniendo otros, y aquí estamos disfrutando de la lectura”, dijo la puertorriqueña Aixa Pascual, fundadora del club de lectura.

Origen del Club de Lectura de la Asociación Latinoamericana

A Pascual, quien trabaja desde hace seis años en el departamento de apoyo, relaciones públicas y promoción cultural de la asociación, se le ocurrió la idea de formar el club tras una visita a sus padres en Texas.

“Mi mamá va a un club de lectura en español que lleva más de 10 años. Fui a una de esas reuniones y me llamó la atención y dije: ‘porque no hago algo así en Atlanta’. Entonces aproveché que era enero, que la gente hace resoluciones, y junto con una chica que estaba haciendo una pasantía conmigo empezamos el club”, explicó Pascual.

Aixa Pascual (izq.), fundadora del Club de Lectura de la Asociación Latinoamericana, dijo que las puertas del grupo están abiertas a cualquier persona que quiera unirse a sus reuniones mensuales. El colombiano Alex Martínez (der.), por razones familiares se ausentó del club por casi un año pero está de regreso al grupo de ávidos lectores. Foto: Alberto Brown Rodríguez/MH.

La dinámica de trabajo del club es sencilla. Sus integrantes, que varía entre ocho a 15, según Pascual, decidieron que leerían únicamente libros de ficción en español de autores de Latinoamérica, el Caribe y España. Entre todos seleccionan obras que les gustaría que se leyeran. Por votación se eligen los libros que se leerán.

“El hábito de la lectura es importante porque a través de ella nos liberamos, conocemos, aprendemos y podemos discutir más sobre el mundo”, María Eugenia Rivadeneira, profesora ecuatoriana

Los integrantes del club

Aunque vienen de diferentes lugares de Iberoamérica e incluso de Estados Unidos y se dedican a diferentes oficios y profesiones, sus integrantes han descubierto en el Club de Lectura que tienen mucho más en común de lo que se pudiese pensar.

Alex Martínez, de 45 años, es de Pereira, Colombia, es ingeniero de computación y su pasatiempo predilecto es la música, pero la literatura ocupa un lugar muy especial y el club es un refugio.

“Este club de lectura es un espacio único, un espacio onírico con gente extraordinaria, bendecida y buena. Todos esperamos ansiosamente el día de venir al club. Parece que a veces tenemos muy poquito tiempo, pero aquí hay una familia, una hermandad, una compinchería para hacer lo que nos gusta”, dijo Martínez.

Los integrantes del club de lectura aseguran que es un verdadero placer el día de su reunión mensual y a la que asisten habiendo leído el libro asignado para compartir con sus compañeros sus opiniones en un ambiente cómodo y divertido. (De izq. a der.) Dayana Díaz, de México; Edgar Monterroso, de Guatemala; y María Fernanda de Arenas, de Colombia con raíces belgas. Foto: Alberto Brown Rodríguez/MH.

Para el periodista y documentalista argentino Pablo Fernández, el club es idóneo para él porque dice ser de los que leen muchas novelas para poder escribir una algún día.

“Me encanta conocer a nuevos autores que no conozco y creo que es importante para nosotros que estamos en este país, mantener nuestra cultura e identidad porque sin nuestra identidad no somos nadie”, aseveró Fernández.

A Yasmina Bustamante, de 34 años, le toma casi una hora para llegar desde Kennesaw, pero lo hace con gran satisfacción porque asegura que la literatura es un refugio inconmensurable.

“Siendo inmigrante y viviendo en esta sociedad bastante acelerada para una mujer sola proveniente de otro lugar y con el inglés como segunda lengua, la literatura es un refugio incomparable con nada”, expresó Bustamente, que acaba de cumplir tres años de haber llegado de Cuba buscando una mejor vida y, gracias en parte a sus nuevos amigos del club de lectura, lo está consiguiendo un libro a la vez.

El Club de Lectura de la ALA leerá A flor de piel del escritor español Javier Moro

Cuando: 20 de febrero, 6-7:15 p.m.
Costo: gratis
Donde: Asociación Latinoamericana, 2750 Buford Hwy., Atlanta.
Info: [email protected]

 

Search

+