Cortesía: Dalila Reynoso-González

Padre e hijo se reencuentran tras más de dos meses de separación (VIDEO)

Un padre y su hijo de cinco años se reencontraron el miércoles pasado en McAllen, Texas, luego de haber cruzado ilegalmente la frontera a principios de mayo, adonde habían llegado a solicitar asilo ante las autoridades estadounidenses.

Cruz, el padre de 30 años y nacido en El Salvador, que no quiso darnos su nombre completo por temor a que afecte su solicitud de asilo, y su hijo fueron arrestados por las autoridades de inmigración cruzando el Río Grande en McAllen, Texas, el pasado 13 de mayo.

Desde entonces, padre e hijo fueron separados. Cruz fue llevado a un centro de detención cercano y un mes después fue llevado a otro, en Port Isabel, cerca de Brownsville.

Su hijo, entre tanto, fue enviado a centro de acogida para niños gerenciado por la iglesia Católica en Nueva York.

“A veces hay gente de los mareros (en referencia a los pandilleros de la MS-13) lo obligan a uno a darles dinero a la fuerza”, dijo Cruz a MundoHispánico. “Por eso lo obligan a uno a viajar hasta este país”.

RELACIONADO:  “No siempre es divertido porque pasa uno separado de la mamá”, dijo sobre política de Trump (VIDEO & FOTOS)

Cruz dijo a MundoHispánico que el diez de mayo pagó su última cuota de un largo viaje que inició en El Salvador al darle dinero a un coyote para que los ayudara con el trayecto más difícil: cruzar la frontera entre México y Estados Unidos.

Tres días después fueron arrestados y separados.

Sin saber el paradero de su hijo

Según Cruz, estuvo muchos días en la incertidumbre al no saber el paradero del menor y suplicó a las autoridades que le dejaran hablar con él.

“Lloré amargamente para que me dieran una llamada”, dijo Cruz. Tiempo después, las autoridades le dijeron que el menor estaba en Nueva York.

En junio, un juez federal determinó que los agentes de inmigración no pueden separar a los padres y niños inmigrantes atrapados al cruzar la frontera con México, y que debían reunir a las familias que se habían separado bajo la política de “tolerancia cero” del presidente Donald Trump.

El juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Dana Sabraw, otorgó a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) una medida cautelar judicial preliminar a partir de una demanda presentada por las separaciones familiares.

Más de 2,300 niños migrantes fueron separados de sus padres después de que la administración Trump comenzó una política de “tolerancia cero” a principios de mayo, buscando procesar a todos los adultos que cruzaron la frontera ilegalmente, incluidos aquellos que viajaban con niños.

El reencuentro con su hijo

Según Cruz, para poder reencontrarse con su hijo tuvo que redactar una carta a las autoridades en la que decía que era su padre y que quería recuperar su custodia.

El menor fue llevado a Texas el 18 de julio para reunirse con el salvadoreño, pero Cruz no tenía dinero para continuar su camino hasta Virginia, donde vive su tía, quien le había comprado los boletos de autobús y se los había dejado en la estación de buses.

“Cuando llegué no aparecían los boletos (…) yo bien desesperado”, dijo Cruz.

Fue entonces cuando Dalila Reynoso-González, de la organización Justice for Our Neighbors, vio a Cruz llorando en la estación de buses en Harlingen, Texas.

La mujer se acercó al salvadoreño, él le contó su historia y Reynoso-González comenzó a recaudar el dinero necesario para que Cruz viajara a casa de su tía.

El sábado pasado, Cruz y su hijo arribaron a Virginia. El salvadoreño tiene una cita el martes en una corte de inmigración y aún está buscando un abogado que lo represente.

TE PUEDE INTERESAR: Aseguran que Trump busca deportar a inmigrantes con ciudadanía

Justice for Our Neighbors también esta recaudando dinero a través de una cuenta de GoFundMe para  ayuda a familias en situaciones similares.

ES TENDENCIA: 

Top Stories