GoFundMe

Sargento hispana quiso ayudar a repartidor de pizza e impedir arresto en base militar

Devastada se encuentra la familia de Pablo Villavicencio Calderón, un ecuatoriano de 35 años que trabajaba como repartidor de pizza, y quien hoy está en riesgo de ser deportado luego de que fuera entregado a las autoridades de inmigración mientras llevaba un pedido a una base militar en Brooklyn, Nueva York.

“A veces no puedo contenerme en llanto porque me parece injusto y él está completamente devastado”, dijo a MundoHispánico Sandra Chica, esposa de Villavicencio. “De los diez minutos que tiene para llamarme, llora siete y habla tres, siempre preguntando por las hijas”.

El incidente ocurrió el pasado viernes cuando Villavicencio fue a la base militar Fort Hamilton a entregar una pizza a domicilio y terminó siendo arrestado y entregado a las autoridades de inmigración.

RELACIONADO: Padre de siete y sin historial criminal en camino a la deportación (VIDEO)

“Me llamó un sargento de la base militar porque Pablo estaba atacado en llanto y no podía hablar, entonces me dijo que yo tenía que ir hasta allá a recoger el carro porque ya habían llamado a ICE y que iba a ser arrestado”, dijo Chica en entrevista telefónica con MundoHispánico.

Lo que más le extraña a esta mujer es que no es la primera vez que su esposo lleva pizzas a la base militar y cree que pudo haberse tratado de un caso de racismo.

“Él ha ido allá varias veces y siempre ha mostrado su identificación, y seguro cuando el soldado ve que es un ID que manejan los indocumentados, llamó a Inmigración”, dijo Chica. “El punto es el acto racista de que si tiene un I.D. válido del estado y que no estaba cometiendo ningún crimen, ¿por qué este acoso hacía él? Ya va a ser hasta un peligro que la gente muestre ese I.D.”.

Esposa dice que sargento quiso ayudar a Villavicencio

Quien llamó a Chica a darle la noticia de lo que estaba ocurriendo con su esposo fue una sargento hispana, que presuntamente intentó convencer al soldado para que no contactara a ICE, dice la mujer.

“A él trató de ayudarlo una sargento, ella le decía al tipo que no llamara a ICE, que si el I.D. no era válido pues que no lo dejara entrar y que ella misma iba a recoger la pizza a la entrada”, dijo Chica. “Ella le dijo al soldado que él (Villavicencio) era un hombre que tenía familia, pero eso a él no le importó”.

En un comunicado enviado a MundoHispánico, la base militar dijo que Villavicencio “no tenía una identificación válida y que había sido remitido al Centro de Control de Visitas para obtener un pase, pero al hacerle una revisión de antecedentes, una orden de deportación activa había aparecido en el sistema”.

“Esto llevó al personal del Departamento de Servicios de Emergencia a ponerse en contacto con las autoridades correspondientes y transportar a la persona para su posterior procesamiento, y allí se le entregó a la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos”, dijo Cathy SantoPrieto, vocera de la base militar Fort Hamilton.  “Los comandantes están autorizados a tomar medidas legales y razonablemente necesarias para mantener la ley y el orden, y proteger al personal y la propiedad”.

TE PUEDE INTERESAR: ÚLTIMA HORA: Condenan a muerte a mexicano que asesinó a agente de la Patrulla Fronteriza en Texas

Efectivamente, cuando Villavicencio llegó a la base militar, entregó una  identificación municipal que otorga el estado de Nueva York, válida para inmigrantes indocumentados, pero un funcionario, al que identificó como afroamericano, le dijo que tenía que presentar una licencia de conducir estatal.

La base militar dijo que cuando un visitante no tiene una tarjeta de identificación militar, tiene que obtener un pase de entrada, que se entrega después de que se haga una verificación de antecedentes.

En declaraciones a la cadena Telemundo, Villavicencio, quien permanece en el centro de detención del condado Hudson, en Nueva Jersey, descartó haber autorizado al personal militar a que indagara sobre su estatus migratorio.

El inmigrante trabajaba en la pizzería de Nonna Delia, en Queens, a una hora en automóvil de la base militar

Orden de deportación sin antecedentes criminales

La orden de deportación en contra de Villavicencio data de 2010 cuando él cruzó la frontera de manera ilegal, y que aunque le prometió a un  juez que iba a devolverse a su país, el ecuatoriano se quedó tras conocer a la que se convertiría en su esposa. Hoy tiene dos hijas de dos y tres años.

“Él entró por la frontera pero cuando recibió la orden se quedó y en ese trayecto nos conocimos”, dijo Chica, su esposa. “Tenemos dos niñas y ellas están sufriendo mucho sin saber qué es lo que pasa con su papá pues él no quiere que les digamos. Ellas no van a entender. Todos los días me preguntan por él, diciéndome que quieren jugar, y yo ya no sé ni que decirles”.

Chica es ciudadana estadounidense desde hace varios años y el pasado mes de febrero solicitó la petición para que su esposo y padre de sus hijas pudiera ajustar su estatus legal y hacerse residente.

TE PUEDE INTERESAR: ÚLTIMA HORA: Republicanos de la Cámara de Representantes anuncian acuerdo por ‘dreamers’ y seguridad fronteriza 

Pero el proceso quedó en el aire tras la detención del ecuatoriano.

“Es injusto, porque más allá de la orden de deportación, no le dieron la posibilidad de luchar aquí”, dijo Chica, de origen colombiano. “Yo sigo hasta donde más pueda aunque no tengo esperanza de nada pues la abogada me dijo que iba a ser muy difícil por la orden de deportación que él tenía”.

Se espera que Villavicencio sea deportado la próxima semana.

“Pensamos que iba a tener oportunidad de fianza pero no, ya está dicho que va a ser deportado”, dijo Chica. “La vida te cambia en 30 segundos y el problema es que ese cambio no sólo te afecta a vos, sino a los niños. Aquí sólo prevalecen las estadísticas y los números, no les importa el daño emocional que esto pueda traer”.

Ayuda del gobernador de Nueva York

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció el jueves que su despacho  le va a conseguir un abogado que defienda a Villavicencio de manera gratuita.

“Nueva York está dispuesta a proveerle a Villavicencio y su familia representación legal gratuita y servicios a través del Proyecto de Defensa de la Libertad”, anunció el gobernador.

Destacó que ese proyecto, el primero estatal de ese tipo, busca “ayudar a los inmigrantes, independientemente de su estado, a obtener acceso a servicios legales”.

Cuomo advirtió que una política de migración “basada en prejuicios y crueldad” no hace más grande a Estados Unidos, como tampoco detener a un hombre trabajador, separarlo de sus hijas y destrozar las comunidades.

“Frente al asalto del gobierno federal contra los inmigrantes, protegeremos nuestros valores y lucharemos por los derechos de todos los neoyorquinos”, dijo.

Piden que se investigue la base militar

Sin embargo, Chica ya había recurrido a la organización Se Hace Camino Nueva York, donde le asignaron un abogado y a su vez exigen que se realice una investigación inmediata a la base militar, y que se comprometa a detener cualquier tipo de colaboración con ICE.

Asi mismo, exigen la libertad inmediata de Villavicencio.

“Este caso muestra la crisis que sigue perjudicando nuestras comunidades. ICE sigue buscando cualquier excusa para atacar a nuestras familias–en este caso, un padre de dos hijas ciudadanas estadounidense con una petición en proceso para ajustar su estatus migratorio”, dijo a MundoHispánico Javier H. Valdés, codirector de la organización. “Y ahora tenemos el caso trágico y ridículo de una base militar siendo cómplice a esos ataques, mientras que el Sr. Villavicencio estaba haciendo su trabajo de entregar pizzas para sostener a su familia”.

Una cuenta de GoFundMe ha sido creada para ayudar a la esposa e hijas de Villavicencio, que no cuentan con más miembros de sus familias en este país.   En 4 días más de 600 personas se han unido a esta causa, aportando dinero y sobrepasando los 20,000 dólares propuestos como meta.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Quiénes fueron las mujeres en la vida de José José?

ES TENDENCIA:

Top Stories