Madre queda en manos de ICE luego de un accidente menor (VIDEO)

La vida de María del Pilar Manrique cambió después de verse implicada en un accidente automovilístico que, aunque no dejó heridos ni daños a los automóviles involucrados, culminó con su arresto y posterior traslado a un centro de detención de ICE.

El accidente ocurrió en el condado de Miami-Dade a las 4:30 de la tarde del pasado 15 de julio cuando Manrique chocó a otro conductor que iba delante de ella y que, dice, frenó de repente.

La policía la arrestó por manejar sin licencia de conducción vigente y Manrique dice que su hijo de seis años quedó traumatizado pues su detención se hizo en su presencia.

“Mi niño le suplicaba al policía y le decía ‘¡no se la lleve por favor, por favor no se la lleve, déjala salir!'”, dijo Manrique a MundoHispánico desde el centro de detención de Broward . “Y yo llorando. Él [policía] me decía ‘cállese señora, cállese'”.

Yeimmy Castillo Lagos, hermana mayor de Manrique, dice que durante el incidente y arresto tuvieron a la inmigrante “más de tres horas dentro de la patrulla, con la patrulla apagada y los vidrios hasta la mitad de la ventana”.

“Cuando ella llega al centro de detención, le hicieron exámenes médicos y la encontraron deshidratada”, agregó.

MundoHispánico no pudo verificar de manera independiente la denuncia de Castillo pues no tuvo acceso al reporte del accidente pese a solicitarlo formalmente en múltiples ocasiones.

TE PUEDE INTERESAR: Una mala interpretación de la fecha limite para renovar TPS podría dejar a miles sin el amparo (VIDEO)

Más allá del trauma familiar que ha causado el arresto de Manrique, de 34 años y madre de tres hijos, la familia no sabe cuál será su futuro pues dicen que no cuentan con los recursos para pagar los honorarios que cobra un abogado de inmigración.

“El dinero no nos alcanza”, dijo Wilson pareja y padre de los tres niños, quien solicitó que su identidad se mantuviera en el anonimato por temor a represalias. “Estamos necesitando un abogado, alguien a quien le conmueva el corazón esta historia”.

Familia de María del Pilar Manrique. Cortesía de la familia.

Así, Manrique deberá acudir a una audiencia ante un juez de inmigración el jueves sola, sin hablar inglés y sin entender las leyes de inmigración del país en el que ha residido los últimos tres años.

Pero dice que va a pedir más tiempo para conseguir quién la represente, como sugiere el abogado de inmigración Alfonso Oviedo.

“Puede pedir (al juez) que le den tiempo para conseguir un abogado, pero la van a mantener detenida y va a seguir en esa situación”, dijo Oviedo a MundoHispánico. “Ahora, sino tiene representación legal, en la siguiente ocasión, normalmente el juez le dice ‘bueno se va a representar usted misma’. Le hace cuatro preguntas y le cierra el caso y la deportan”.

Inmigrantes sin representación legal

De acuerdo a un estudio realizado en 2014 por la Universidad de Stanford, sólo el 14 % de los inmigrantes indocumentados detenidos son capaces de obtener un abogado, mientras que el resto carece de ayuda legal para enfrentar un caso lo que conduce a su deportación.

Otro estudio de la Universidad de Pennsylvania indicó que el 57 % de los individuos que enfrentan un  proceso de deportación carecen de un abogado.

“Cuando se trata de cargos penales en una corte estatal, se les da cobertura de un defensor público y en la corte federal también; pero en materia de inmigración, eso cargos son cargos civiles en consecuencia no son representados por abogados públicos y si lo fueran, sería un desastre porque eventualmente esos abogados buscan una salida fácil”, dijo a MundoHispánico el abogado Oviedo.

Wilson, de 42 años y que trabaja como obrero de la construcción, dice que con su esposa presa se ha tenido que convertir en padre y madre.

También dice que, en muchas ocasiones, lo que gana no le alcanza para pagar el arriendo o la guardería de los pequeños de seis años y dos años.

El menor es ciudadano estadounidense y la hija mayor tiene 20 años y también prefiere mantenerse en el anonimato.

Activistas pro-inmigrantes como María Bilbao de la organización United We Dream, acusan al gobierno local de entregarle a ICE a padres de familia que no tienen ningún antecedente criminal.

“El alcalde [Carlos] Giménez decidió rendirse ante la administración de Trump y ahora ellos pueden detener a las personas por más tiempo, lo que hace que ICE tenga más tiempo para que los vayan a buscar y eso es lo que le pasó a María del Pilar”, dijo Bilbao.

Luego de que fuera arrestada en la cárcel de Miami-Dade, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) tomó en custodia a Manrique y la trasladó a su centro de detención de Broward, en virtud de un convenio que tiene la ciudad tiene con ICE, que les permite verificar el estatus legal de los arrestados por la policía y asumir la custodia de quiénes no se encuentren de manera legal en el país.

“Después de pagar su fianza de un dólar, ella debía esperar por 48 horas a ver si llegaba inmigración, sino llegaba quedaba libre, pero diez minutos antes de cumplirse las 48 horas llegó ICE y se la llevó,” dijo Castillo.

Giménez, alcalde del condado Miami-Dade, en un comunicado dijo que “de los 1,050 arrestos realizados entre el 27 de enero de 2017 y el 19 de julio de 2018, el número de detenidos reclamados por el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), incluyó a 682 condenados por delitos graves (65%) y a 689 infractores reincidentes (65%)”.

TE PUEDE INTERESAR: México extradita a EE.UU. al presunto asesino de un patrullero fronterizo

Ingresó al país con visa de turista

Sobre el caso de Manrique ICE dice que “ingresó al país con visa de turista en marzo de 2016, posteriormente no salió de Estados Unidos y se quedó por más del tiempo permitido en su visa.

“Ellos decidieron venirse a este país porque fueron amenazados de muerte en Colombia por razones políticas”, dijo Castillo, hermana de Manrique. “El padre de María del Pilar, mi padrastro, tiene una organización que ayuda a la reinserción de paramilitares a la sociedad, pero las cosas se han complicado y toda mi familia allá ha recibido amenazas de muerte”.

La angustia de esta familia que huyó de Colombia aumentó con la detención de Manrique y temen lo peor.

“Me da miedo que nos atrapen a todos y nos quiten a mis hermanos porque el gobierno puede quedarse con ellos”, dijo la hija de 20 años que ayuda a su padre a cuidar a sus dos hermanos.

Wilson habla de su hijo de seis años que no olvida y no entiende el arresto de su mamá.

“Yo lloro todas las noches”, dice con la voz entrecortada. “Me preocupa el grande. La verdad hasta mentiras le he dicho ‘no tu mamá ya salió'”.

Castillo, hermana de Lagos, vive en San Antonio, Texas, y habla del pequeño que cumplirá los siete años el viernes en ausencia de su madre.

“Me dijo tía vamos a ir a la playa y celebramos mi cumpleaños, pero no tenemos que venir y no podemos manejar porque yo no quiero que a usted se la lleven”, dijo Castillo.

ES TENDENCIA:

Top Stories