Activistas cierran calles de Miramar para exigir cierre de centro de detención de ICE (VIDEO)

Un grupo de activistas interrumpió el tráfico de automóviles el miércoles en algunas calles de Miramar, al norte de Miami, y se acostaron sobre el asfalto caliente de los días de verano para pedir el cierre de una sede del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), donde, aseguran, tratan de manera inhumana a los inmigrantes que vienen de varios lugares del país a hacer chequeos o trámites migratorios.

Confrontación entre manifestantes y la policía. Exigen cierre de sede de ICE en Miramar, Florida

Los activistas dicen que los inmigrantes, en su gran mayoría indocumentados, tienen que soportar largas y tediosas filas expuestos al sol y a las inclemencias del calor y que adentro del edificio no existen las condiciones básicas para atender al público.

“Esto es inhumano. Las personas están de pie por largas horas soportando el sol o la lluvia”, dijo Camila Duarte a MundoHispánico líder de United We Dream una red de inmigrantes dirigida por jóvenes. “No tienen baños. No tienen agua mientras esperan. Muchas personas terminan desmayadas”.

Cientos de personas entran diariamente al edificio en Miramar para hacer presentaciones rutinarias que les exigen las autoridades mientras sus casos y su permanencia en el país se decide en las cortes y tribunales de inmigración.

RELACIONADO: Alertan de más obstáculos a inmigrantes con peticiones ante USCIS

“Adentro hay sillas, pero no los dejan sentarse. Muchas mujeres se han orinado esperando”, dijo Dian Alarcon, del Instituto Nacional de Latinas para las Salud Reproductiva. “El baño más cerca está a tres cuadras en (un supermercado) Publix. No hay agua, nosotros somos los que suministramos el agua”.

ICE instaló hace poco dos carpas para proteger a quienes hacen largas filas afuera del edificio. En un comunicado, dijo que tienen señales que informan a los visitantes “sobre los baños que hay disponibles en el edificio” y que quienes están esperando afuera “pueden contactar a los oficiales de seguridad para ingresar al recinto” para ir al baño.

“Hay fuentes para beber agua en el área del vestíbulo de la oficina de Miramar”, dijeron las autoridades de inmigración. “Además, ICE está explorando la posibilidad de agregar fuentes de agua adicionales afuera del edificio”.

Pero los activistas y algunos testimonios recogidos por MundoHispánico contradicen estas versiones.

“Uno pasa hasta cinco horas afuera con los niños”, dijo una nicaragüense de 33 años quien no quiso revelar su identidad por temor a represalias de ICE. “A ellos no les importa que uno esté con los niños aguantando calor, sudando. Es inhumano. A los bebés no les dejan pasar, ni dejan que las mamás lo puedan amamantar. Ahora hay una carpa, pero anteriormente no había nada. Siempre hemos aguantado lluvia y sol”.

“Hace un mes, una niña que hacía la fila para el chequeo de inmigración se desmayó y sangraba su nariz y, por si esto fuera poco, no hay estacionamiento y a muchos les remolcan el auto”, agregó Duarte.

TE PUEDE INTERESAR: López Obrador recortaría los sueldos a por lo menos 5,000 empleados

Las organizaciones civiles involucradas y algunos vecinos de la zona afirman que, fuera de las condiciones inhumanas, muchos temen que una vez entren al edificio no puedan regresar a sus hogares porque son deportados.

“Muchas personas entran a este centro y no salen”, dijo Adam Luna, Director de Comunicaciones de United We Dream. “En este tipo de lugares, realizan redadas silenciosas y muchos de los que salen lo hacen con grilletes de monitoreo en sus tobillos. Nosotros hemos creado un circulo de protección y protesta para acabar con todo esto”.

Miguel López, un mexicano de Oaxaca de 41 años y que actualmente vive en Texas, dijo que gastó más de 2,500 dólares para venir a Miramar con su esposa, su hija recién nacida, y el abogado de su esposa, que tiene que presentarse cada cierto tiempo en el centro.

“Uno no está seguro si uno va a salir, o no, aunque uno esté con su abogado”, dijo López. “Mi esposa está en pie esperando desde las ocho de la mañana con la bebé. Es muy incómodo, la niña estaba sudando y llorando. Tuvimos que cambiarla (los pañales) aquí afuera en la acera”.

En otro comunicado, ICE dijo que “respeta plenamente los derechos constitucionales de todas las personas a expresar pacíficamente sus opiniones. Dicho esto, ICE sigue comprometido con llevar a cabo su misión de hacer cumplir las leyes federales de inmigración en consonancia las normas y la política de la entidad”.

Sin embargo, Iván Parra, Director de Servicios de la organización Florida Immigrant Coalition, dijo que la policía del condado de Broward detuvo a 19 manifestantes al caer la tarde del miércoles.

ES TENDENCIA:

Top Stories