Buró Federal de Investigaciones

Luego de varios años de estar prófugo un colombiano enfrenta la justicia por robo violento a un joyero

El colombiano Gabriel Ocampo-Mayorquín, de 33 años, fue declarado culpable el miércoles 15 de agosto ante una corte federal en Houston de robo agravado en contra de un joyero quien era custodiado por un agente de la Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas (TABC, por sus siglas en inglés) en un hecho que se remonta hasta septiembre de 2009.

De acuerdo a los documentos legales del intrigado caso de Ocampo-Mayorquín, consultados por MundoHispánico en Houston, el agente Sehon del TABC aceptó realizar en su día libre un trabajo de custodia para el dueño de la empresa de joyas Movado Jewelry, de apellido Novosel, quien viajó desde Baton Rouge, Louisiana, hasta Texas para realizar diversas transacciones de compra y venta de joyería.

En la mañana del 11 de septiembre de 2009 los dos hombres estaban estacionados en un auto frente al hotel Hilton Garden Inn, en el 2301 Sage Road en el área The Galleria, a punto de salir a realizar las transacciones de joyas que ya tenían pautadas.

Relacionado: Detienen en El Salvador a médico fugitivo por tres cargos de asalto sexual en Texas

Cuando los dos hombres estaban a punto de salir en el Chevy Impala en el que viajaban, Novose en el asiento trasero y Sehon como conductor, por lo menos cuatro hombres se les acercaron armados y con una barra de metal con la que rompieron los vidrios del carro. Uno de esos hombres era Ocampo-Mayorquín, de acuerdo con las autoridades. Los hombres, a punto de pistola arrebataron varios relojes de oro que Novosel llevaba dentro de un maletín en su regazo.

Sin embargo, el agente Sehon sacó su arma y les disparó a los ladrones quienes devolvieron el fuego. Uno de ellos, después identificado como Santos Díaz-Soto, quedó herido en la espalda durante el incidente y otro, Ocampo-Mayorquín, también recibió un balazo en el brazo. Los dos hombres corrieron hacia un carro Acura verde, que conducía un hombre identificado como Juan Carlos Valencia, y escaparon junto con otros dos hombres del lugar a toda velocidad.

Momentos después del robo cuatro testigos llamaron al Departamento de Policía de Houston (HPD, por sus siglas en inglés) para contarles que acaban  de ver a un Acura verde entrar una velocidad exagerada en el estacionamiento de Gables Apartment Complex, en el 3300 Sage Road, y del cual salieron tres hombres dos de los cuales iban sangrando.

En el estacionamiento del Gables Apartment Complex los hombres le entregaron el Acura a Marcela Osorio-Pemberthy quien había llegado al lugar en una camioneta color café. La mujer se fue, manejando muy despacio, para no llamar la atención de las patrullas del HPD que ya andaban por el área alertadas por el robo.

Te puede interesar: Juez niega pedido de trasladas juicio de ‘El Chapo’

Valencia se fue en otro carro con Ocampo-Mayorquín para que un médico de su confianza lo tratara de las heridas. Otro hombre, Hugo Ortiz, se fue del sitio en una camioneta Toyota Sequoia negra, con Díaz-Soto quien era el herido más grave. A Díaz-Soto su cómplice lo dejó tirado afuera del Memorial Hermann Hospital, desangrándose, para que lo curaran de sus heridas my graves.

Díaz-Soto fue la pieza clave para que los agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), que tomaron la investigación del caso debido a los disparos en contra de un agente policial, descubrieran la trama del robo y los seis involucrados, todos colombianos y residentes legales en Texas.

Gracias a la declaración de Díaz-Soto el FBI detuvo en Houston a Hugo Ortiz, Marcela Osorio Pemberthy y Ryan Blanco quien también estuvo involucrado en el robo. En aquella ronda de arrestos Ocampo-Mayorquín escapó. Pero sólo hasta principios de éste 2018 cuando los agentes federales descubrieron que el hombre estaba en una cárcel de México cumpliendo una condena de 8 años, también por robo agravado, y que estaba a punto de salir libre. Era el único que faltaba de enfrentar la justicia.

Agentes del FBI en Houston viajaron a México y con apoyo de agentes federales de ese país detuvieron a Ocampo-Mayorquín cuando salía de la cárcel. El hombre fue llevado a la cárcel federal en el centro de Houston en donde el miércoles 15 de agosto se le leyeron los cargos que enfrenta.

En caso de ser encontrado culpable podría recibir una pena de hasta 20 años en una cárcel federal por robo agravado. Además deberá pagar hasta 250,000 dólares al gobierno en restitución por los daños. En su declaraciónOcampo-Mayorquín admitió su culpabilidad en los cargos. No se a determinado cuándo se le dictará sentencia. Todos sus cómplices ya cumplen condenas en cárceles federales de Estados Unidos.

ES TENDENCIA:

Top Stories