“¡Tengo que matarte!”. Hispano secuestra a su esposa en Houston

Gilberto Lara-Quevedo citó a su esposa, a quien por discreción la llamaremos G.A., para un trámite con el seguro de su camioneta. Nada sospechoso. Sin embargo, minutos después, la mujer fue secuestrada presuntamente por su marido y quien la amenazó gritándole “¡tengo que matarte!”.

Lara-Quevedo, de 51 años, fue detenido por el Departamento de Policía de Houston (HPD, por sus siglas en inglés) y está recluido en la Cárcel del condado de Harris en donde enfrenta cargos de Secuestro y Asalto Agravado. El hombre no es ciudadano de Estados Unidos por lo que su situación legal se podría complicar más cuando se determine cuál es su situación migratoria.

El dramático caso de violencia doméstica comenzó el viernes 15 de febrero a las 10:00 de la mañana cuando G.A. recibió un mensaje de su esposo diciéndole que se encontraran en el centro comercial ubicado en el 11240 Fondren Road, del suroeste de Houston, porque le habían chocado su camioneta y necesitaba unos papeles del seguro que ambos compartían.

TE PUEDE INTERESAR: Premio Lo Nuestro: Gabriel Soto paga caro las palabras de Geraldine Bazán y hasta Univisión pierde

La mujer acudió con tranquilidad. Sin embargo, en cuando llegó al lugar, su esposo la forzó de manera violenta a subirse a la camioneta, le quitó su teléfono celular, comenzó a golpearla y amenazarla de muerte. Ella quiso gritar, saltar de la camioneta, pero la fuerza del marido pudo más y además tenía los seguros del auto puestos, según detallan los documentos del caso ante el juez Chris Morton en la Corte Criminal 230 de Distrito en el condado de Harris, consultados por MundoHispánico, en Houston.

El hombre se alejó del lugar a toda velocidad y al tiempo que manejaba golpeaba a su esposa en el rostro, le jalaba el cabello para que se retirara de la ventana y le gritaba “¡te amo, pero no quieres estar conmigo, tengo que matarte!”. El hombre tomó la carretera y a toda velocidad intentó impactarse con varios camiones de carga. La mujer asegura que él le prometió que así morirían los dos mientras le apretaba el cuello con un mano y furioso manejaba por la ciudad.

ES TENDENCIA:

La salvación de la mujer llegó gracias al pesado tráfico de Houston. En la carretera I-10, en Channel View al este de la ciudad, el hombre bajó la velocidad debido al atasco de autos en la zona, salió de la vía interestatal y se adentró en las calles del barrio.

ES TENDENCIA:

Justo ese momento lo aprovechó G.A. quien saltó al asiento de atrás de la camioneta y pudo luego abrir la ventana trasera que no estaba con seguro. La mujer salió y corrió por Sheldon Road. Clamaba a voz en cuello por ayuda a los vecinos de lugar. Lara-Quevedo intentó una última jugada. Paró su camioneta, corrió tras la mujer y le ordenó que regresara. “¡Perdóname, regresa a la camioneta, ten tu teléfono!” le ordenó Lara-Quevedo a su aterrorizada esposa frente a los vecinos que salieron a asistirla.

ES TENDENCIA:

Pero ya era demasiado tarde para pedir perdón. En ese momento varias patrullas de la Oficina del Alguacil del condado de Harris y del HPD llegaron al lugar y, ante la declaración inicial de G.A.  y las lesiones evidentes en el rostro y el cuello detuvieron a su esposo a las 12:28 del día. Luego de más de dos horas de terror.

ES TENDENCIA:

Top Stories