Hispana de Texas acepta culpabilidad de un delito menor para librarse de la pena de muerte por homicidio

Christina Treviño, de 25 años, se declaró culpable del delito de represalias violentas ante el juez Jack Pulcher, de la Corte Criminal de Distrito 105 en el condado de Nueces, para así evitar la pena de muerte tras ser acusada de homicidio capital de un niño. El juez determinó que en octubre próximo decidirá la sentencia de la mujer.

Treviño originalmente estaba acusada de homicidio capital por la muerte de Álex Torres, de 13 años cuando murió a balazos efectuados presuntamente por David Dávila en Corpus Christi, una ciudad costera en el sureste de Texas. El niño falleció por los tiros que entraron por la ventana y la puerta cuando estaba solo en la tarde en enero de 2015 en su domicilio del 2000 Treway Circle. Sus abuelos, quienes lo custodiaban, habían ido a la tienda momento antes.

De acuerdo a la acusación, Treviño manejaba el auto desde el cual Dávila disparó en contra de una casa en la que creía que estaba su ex novia y quien lo había acusado ante el Servicio de Protección al Menor (CPS, por sus siglas en inglés) por no hacerse responsable del hijo de ambos. Treviño ha estado detenida en la cárcel del condado de Nueces desde agosto de 2017 cuando la División de Homicidios del Departamento de Policía de Corpus Christi (CCPD, por sus siglas en inglés) la detuvo como coacusada de aquel crimen. La casa en la que murió Torres no era en la que estaba la ex novia de Dávila quien andaba huyendo de él.

Relacionado: Adolescente salvadoreña de 17 años y embarazada es acusada de complicidad en un asesinato

Joe Mike Peña, Fiscal Asistente del condado de Nueces, le explicó al juez Pulcher que ellos no pedirían la pena de muerte para Treviño siempre y cuando la chica se declarara culpable de otro delito menor para evitar ser ejecutada por haber ayudado a Dávila.

Dee Ann Torres, la abogada de Treviño, mantuvo desde la primera audiencia que su representada no tuvo nada que ver con el tiroteo. Sin embargo,  sí aceptó la propuesta de la fiscalía en la audiencia de la mañana del miércoles 22 de agosto.

Cuando Dávila, de 28 años, presuntamente cometió el tiroteo que mató a Torres tenía menos de un año de haber salido de una cárcel del Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ, por sus siglas en inglés) en donde permaneció siete años por un cargo de robo agravado con violencia.

Te puede interesar: Hombre detenido por ICE cuando llevaba a su esposa a dar a luz sí es buscado por asesinato en México, confirman funcionarios

De acuerdo a los detectives de la División de Homicidios del CCPD días antes del homicidio el hombre estuvo presumiendo con su círculo de amigos que mataría “a quien abriera la puerta” del lugar en el que creía que estaba escondida su ex novia. Dávila sí está acusado de homicidio capital y en octubre próximo el juez determinará si es culpable o inocente y la pena que podría enfrentar que lo podría llevar a ser ejecutado.

En el Código Penal del Estado de Texas se establece que la pena por el delito de represalias violentas va de 2 a 10 años de cárcel y pagar un máximo de 10,000 dólares en restitución al estado por los daños a las víctimas.

David Dávila, de 28 años, acusado de homicidio capital, está a la espera de su sentencia  en la prisión Walls Unit en Huntsville, Texas, al norte de Houston. (Foto: Departamento de Policía de Corpus Christi)

 

ES TENDENCIA:

Top Stories