Lourdes Vázquez/MH

FBI alerta a jóvenes que amenazas falsas de tiroteos tienen severas consecuencias (VIDEO)

En Estados Unidos se han registrado más de 20 tiroteos en escuelas en lo que vá de este año, sin embargo, el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) señala que se han reportado muchas más amenazas de tiroteos que terminaron ser falsas. Según el FBI, los que realizan esas llamadas también están exponiéndose a severas condenas.

Aunque no todas las amenazas resultan ser verdades el FBI investiga cada una de ellas. Por eso, el buró ha lanzado la campaña: “piense antes de publicar” o “think before you post”. El propósito de la misma es que los jóvenes entiendan las consecuencias. Al publicar amenazas falsas en los medios sociales, verbalmente, o través de otros medios, el individuo se expone a ser castigado hasta cinco años en prisión.

“No importa si la amenaza es real o falsa, es un delito federal”, dijo Melinda Urbina portavoz para el FBI en Dallas.

RELACIONADO: Días después de tiroteo en escuela de Texas, estudiantes asisten a foro de prevención (VIDEO)

De acuerdo a Urbina a raíz de los recientes tiroteos en escuelas han aumentado las amenazas a través de las redes sociales. El FBI destacó tres condenas después que jóvenes hicieron una falsa amenaza, incluyendo un hombre de Texas en el 2015 quien amenazó a una preparatoria de Minnesota.

Zachery Morgenstern fue condenado a más de tres años en prisión y tres años de libertad condicional supervisada. El hombre tenia 19 años cuando fue condenado por anunciar múltiples amenazas de bomba falsas, por acosar a través de mensajes de texto y por hacer llamadas telefónicas, mediante las cuales reportó situaciones de rehenes que resultaron ser falsas.

Por otro lado, en abril del 2017, Karry Max Taylor de 21 años fue condenado en Carolina del Sur por amenazas falsas. De acuerdo a la fiscalía del estado, Taylor envió mensajes de texto a tres personas que decían, “Hola Montana, esta es Sosa. Omar dijo que puso una bomba en el estacionamiento o algo así … en el hospital VA en Garners Ferry Road. Tengo miedo y no sé qué hacer “.

La corte condenó a Taylor a un año y un día de prisión, y tres años de libertad condicional supervisada. Además, el tribunal ordenó que restituyera al Departamento de Bomberos de Columbia y al Departamento de Policía de Columbia unt monto total de $ 1,487.77 para cubrir el costo de ir a cubrir una amenaza de bomba falsa y pagar una tarifa de evaluación especial de $ 100 a la corte.

Urbina agrega que este tipo de amenaza falsa es un delito grave que no solo afecta al individuo sino también a la familia. Por lo cual anima a los padres a educar a sus hijos sobre los riesgos y consecuencias de sus palabras. Al mismo tiempo, anima a la comunidad reportar si conoce de una amenaza o ve algo sospechoso.

“Es mejor prevenir que lamentar”, dijo Urbina.

TE PUEDE INTERESAR: Mundial Rusia 2018: ¿Cómo ver gratis y en vivo la ceremonia de apertura?

 

Top Stories